‘Ángeles de la Calle’ siembra sus semillas en Valledupar

‘Ángeles de la Calle’ siembra sus semillas en Valledupar

Fundación muestra su solidaridad con habitantes de la calle, todos los viernes por la noche.

Fundación

La fundación llega a la población vulnerable todos los viernes por la noche y no solo con alimentación, sino con recreación, como la música.

Foto:

Ludys Ovalle Jácome

Por: Ludys Ovalle Jácome
24 de noviembre 2019 , 03:39 p.m.

Un cambuche amurallado de arena y piedras, dotado con rústicos plásticos y cartones, hace parte del refugio de Olga Sanabria, una anciana que habita los alrededores de la Terminal de Transporte de Valledupar.

“Hace cuatro años perdí a mi familia en una inundación en Guacamayal (Madgalena). Desde entonces, me vine a esta ciudad y vivo en este lugar. Una situación que cada día se hace más difícil, porque cuando llueve me toca salir corriendo a buscar donde pasar la noche”, afirma entristecida, la mujer, de 77 años.

A pocos metros de allí, con sus ropas sucias, descalzos, delgados, cabizbajos, silenciosos y rodeados de colchones desgastados, unos jóvenes también intenta sobrevivir a la crudeza de la miseria que los rodea.

“Viví una situación de conflictos con mi familia en Villanueva, comencé a drogarme y decidí salir de ese lugar. Ahora me siento incapaz de regresar en estas condiciones”, relata, entre lágrimas, Yarley Rueda, otra habitante de la calle.

Ellos hacen parte de los ‘rostros de miseria’ del que pocos conocen en Valledupar.
Es una población flotante, a la que por su apariencia física algunos califican como una amenaza pública, pero, al igual que otras personas, merecen vivir en condiciones mejores. Y es la que les brindan ‘Ángeles de la Calle’...

‘¡Alitas moviéndose!’

Esta es una fundación sin ánimo de lucro, creada en el 2017, cuyo propósito es acompañar y orientar psicosocialmente a la población vulnerable de Valledupar.
“Cada uno de ellos tienen su propia historia. Han sido víctimas de maltratos físicos, verbales y, en la mayoría de los casos, son rechazados y resultan invisibles antes los ojos del resto de la sociedad”, cuenta la psicóloga, Liseth Fernández, directora de la Fundación.

“A raíz de estas necesidades, decidimos crear la Fundación. Inicialmente financiamos estas actividades con nuestros propios recursos”, agrega Fernández.

El equipo de ‘Ángeles de la Calle’ lo conforman 20 personas. No son precisamente seres sobrenaturales con alas, adornados con aureolas de luces, ni espíritus celestes que sobrevuelan el cielo cantando alabanzas.

Son, simplemente, jóvenes de carne y hueso, que recorren cada viernes por las noches las cálidas calles de Valledupar, buscando socorrer a los que habitan en condición de pobreza extrema, llevando más que alimentos y abrazos de solidaridad.

Fundaciónn

Los adultos mayores, como los niños, son las personas con mayor atención por parte de la fundación, desde su creación.

Foto:

Ludys Ovalle Jácome

Van 104 misiones

“Las alas son imaginarias. Cada uno de los voluntarios se las ha ganado a base de trabajo, amor y fraternidad. Cada vez que necesitamos realizar una jornada, simplemente hacemos el llamado: ‘¡alitas moviéndose’ . Y entre todos hacemos realidad este gran sueño”, afirma, entusiasmada, Fernández.

Desde la creación de la fundación se han desarrollado 104 misiones, una tarea con las que han visibilizado la problemática de situación de habitualidad en la calle. Y velan para que estas personas tengan acceso a los derechos otorgados por las leyes del estado.

“La primera vez entregamos 50 avenas e igual número de panes. Fue un encontrón de sentimientos, y decidimos seguir avanzando en este ejercicio. Actualmente, entregamos un promedio de 200 raciones de comida por semana, y cuando terminamos la jornada nos queda un sinsabor porque la ayuda sigue siendo insuficiente”, subraya preocupada.

Apoyo de la academia

El impacto alcanzado por ‘Ángeles de la calle’ ha sido positivo, resultados palpados por los entes gubernamentales, al igual que por sectores privados e instituciones educativas, como la Fundación Universitaria del Área Andina.

Esta universidad lleva cerca de 11 meses apoyando esta causa, con acciones encaminadas desde la coordinación de responsabilidad y proyección social,en que se ha incentivado a la población estudiantil, docentes y administrativos para que donen y respalden esta noble causa que beneficia a un gran número de personas.

“La academia es la primera que debe apoyar estas causas, debemos enseñarles a los estudiantes la realidad en la que vivimos y mostrarles que su formación debe ir ligada a un gran compromiso social para que cuando se desempeñen profesionalmente se lo hagan a favor de la comunidad”, señaló Astrid Navarro, coordinadora de Responsabilidad Social de Área Andina.

Solidaridad con migrantes

La semilla de esperanza se ha extendido a otros habitantes en condición de calle, como los migrantes venezolanos, entre los que se encuentran adolescentes en estado de embarazo, niños y ancianos.

“Es difícil no conmoverse con lo que observamos cada noche. Esto nos lleva a pensar que tenemos una gran compromiso frente a tantas necesidades. Tenemos que ver más allá. Los afectados no solo son los adultos, sino también niños que viven en pésimas condiciones, que desgraciadamente pasan hambre, no tienen un techo donde vivir, ni dinero para menguar el hambre”, precisa César Jaime Urbina, uno de los jóvenes estudiantes del Área Andina, que hace parte de estas actividades.

Aunque no existe un censo concreto de las personas en condición de calle, se estima que la cifra supera los 400, entre colombianos y venezolanos.

“Ahora la población ha aumentado y estamos en el proceso de actualización del censo para ser más específico con sus necesidades”, recalca la presidenta de la Fundación.
Para los próximos días se contemplan nuevas actividades: entregas de regalos a los niños, celebración de dinámicas navideñas, brigadas de salud y alimenticia. En este sentido, la Fundación está solicitando mayores donaciones de colchonetas, mantas, comida, juguetes, libros y otros artículos que les pueda servir para mejorar la calidad de vida de esta población.

“Queremos que todos se sumen a esta causa, los requisitos que exigimos son amor por el prójimo, paciencia y solidaridad. Esperamos que, con los gobiernos entrantes, podamos socializar una propuesta de política de habitabilidad en calle, proponiendo la construcción de un hogar de paso para niños, mujeres en estado de embarazo y ancianos. Esta tarea ya la venimos liderando con la Área Andina, a quienes les estamos muy agradecidos”, puntualizó.

Ludys Ovalle Jácome
Especial para EL TIEMPO
Valledupar

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.