Las fosas en las que sepultaron a las víctimas de masacre en El Salado
Otras Ciudades

Las fosas en las que sepultaron a las víctimas de masacre en El Salado

El 20 de febrero cavaron fosas comunes debido al avanzado estado de descomposición de los muertos. 

Masacre en El Salado: Día 5
14 de febrero de 2020 , 04:20 p.m. Julián Vivas

20 de febrero del 2000

Correr y renacer

Los sobrevivientes de El Salado, en coordinación con la Infantería de Marina, decidieron cavar fosas comunes para enterrar a los muertos, considerando su avanzado estado de descomposición como consecuencia de la exposición a la intemperie por más de 24 horas. Se cavaron cuatro fosas comunes en las áreas aledañas al parque principal y allí fueron colocados los cuerpos envueltos en hamacas.

Una parte de los cuerpos fue enterrada en fosas comunes y otra en el cementerio ubicado en las afueras del casco urbano.

Una primera fosa contiene los cuerpos de Rosmira Torres, Victor Urueta y Luis Pablo Redondo; otra los de Jairo Alvis, Eloy Montes y Justiniano Pedroza; una tercera contiene a Dora Torres y Nayibe Osorio Montes; y en una cuarta fueron depositados los restos de Néstor Tapia, José Manuel Tapia, Margoth Fernández y Víctor Rafael Arias.

La Infantería de Marina advirtió a los sobrevivientes que no fuesen a salir del pueblo, pues ellos no podían garantizarles su seguridad; a pesar de lo cual continuaron recorriéndolo y sus alrededores en busca de sus víctimas, hasta encontrar en los montes a la señora Pura Chamorro y la niña Helen Margarita Arrieta, de siete años de edad, hermana de Neivis Arrieta. La niña fue hallada sin vida.

Tras recopilar decenas de testimonios de los sobrevivientes a la masacre, el Centro Nacional de Memoria Histórica señaló que la muerte de Helen puso de manifiesto el riesgo en el cual permanecieron los sobrevivientes que se escondieron en los montes, quienes vivieron en condiciones precarias y de vulnerabilidad extrema como la carencia de agua y alimento, el permanecer y el dormir a la intemperie en una zona con temperaturas demasiado altas y expuestos a los accidentes y a los ataques de animales peligrosos (como las serpientes), además de vivir esa experiencia con angustia, zozobra y miedo por más de 3 ó 4 días.

>> Vea aquí lo que pasó dos días después de la masacre en El Salado.

*NACIÓN.

*Relato tomado del Centro Nacional de Memoria Histórica.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.