El 'voto desencanto' podría mover al electorado en zona de frontera

El 'voto desencanto' podría mover al electorado en zona de frontera

Colombianos que retornaron hace poco de Venezuela, inscribieron masivamente su cédula en Cúcuta.

Fenómeno migratorio

Muchos de los ciudadanos que inscribieron la cédula en Cúcuta para participar en estos comicios son colombianos que residían en Venezuela pero la crisis de ese país los obligó a retornar.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

10 de marzo 2018 , 08:22 a.m.

El drama humanitario que sacude a la zona de frontera por donde miles de personas huyen del gobierno de Venezuela, sumado a las manifestaciones de violencia que recientemente se registraron en el centro de Cúcuta durante un evento proselitista del candidato presidencial, Gustavo Petro, se han encargado de acentuar una tendencia electoral entre el electorado de la capital nortesantandereana para este domingo.

Aunque en reiteradas ocasiones la Registraduría General de la Nación ha desmentido las versiones que circulan en redes sociales sobre la supuesta irrupción del voto venezolano en estos comicios, es innegable el efecto que trae el fenómeno migratorio sobre esta región limítrofe en el sufragio.

Por una parte, la Misión de Observación Electoral (MOE) manifestó su inquietud sobre el volumen de pobladores de la ciudad fronteriza que inscribieron su cédula durante el período de 10 meses habilitado para este trámite. Según un informe de la Registraduría, un total de 102.709 cédulas fueron incluidas en el censo electoral, un 30 por ciento más del consolidado obtenido para las elecciones legislativas de 2014.

No sabemos exactamente de cuántos ciudadanos con cédula podríamos estar hablando, pero es indudable que este proceso se disparó y nunca vamos a saber en qué condición de vulnerabilidad lo hicieron

No obstante, lo que más llamó la atención por parte de la MOE fue que en esa capital la cifra mostró una variación desproporcionada frente a las 134.603 personas inscritas en Norte de Santander, pues por poco abarca completamente el registro departamental.

“Si hacemos un comparativo entre estas cifras, el porcentaje de inscritos en Cúcuta es muy alto. En un consejo de seguridad nosotros planteábamos hasta dónde esos colombianos que retornaron de Venezuela inflaron este consolidado. No sabemos exactamente de cuántos ciudadanos con cédula podríamos estar hablando, pero es indudable que este proceso se disparó y nunca vamos a saber en qué condición de vulnerabilidad lo hicieron y si va a beneficiar el caudal electoral de algún político”, explicó Javier Eduardo Oviedo, delegado de este órgano electoral en Norte de Santander.

Para el funcionario, el sufragio de estos connacionales podría estar impregnado de una dosis de rechazo y desencanto hacia líneas ideológicas cercanas al gobierno de Nicolás Maduro. Y posiblemente, ese sentimiento de indignación pudo alentar la manifestación de violencia que se desató hace una semana en pleno centro de Cúcuta durante un evento proselitista de la campaña presidencial Colombia Humana de Gustavo Petro.

A pesar de que la movilización se desarrolló en respaldo al exalcalde de Bogotá, un grupo de detractores se concentró en ese lugar para protagonizar un enfrentamiento con insultos y piedras que fue apaciguado con la intervención de la Fuerza Pública.

Manifestación en Cúcuta

Algunos detractores de Petro portaban publicidad alusiva a una candidata a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático.

Foto:

Gustavo A. Castillo Arenas / EL TIEMPO

Hay que salir y votar con mucha conciencia, porque este privilegio de ir a las urnas sin presiones, como se hace acá, es algo que muchos venezolanos desearían tener

En este punto coincidió el politólogo José Fabio Torres Parada, quien se refirió a la configuración de una tendencia electoral en zona de frontera que se moldeó con la percepción ciudadana de la crisis humanitaria que se vive diariamente en la línea divisoria, y la rabia de miles de colombianos que, empujados por el hambre y la pobreza, se vieron obligados a abandonar sus hogares en Venezuela.

“No sabemos qué tantos sufragantes pueda mover esta intencionalidad, pero es claro que la indignación de la clase política tradicional, sumado a la tragedia humanitaria de frontera y a muchas personas que llegaron a la ciudad huyendo del gobierno de Maduro, acompañará al ciudadano al momento de depositar su voto en esta parte del país”, puntualizó el experto.

Luz Marina Celis es una de las miles de colombianas que inscribió la cédula en el centro de Cúcuta para participar en estos comicios tras abandonar una vida de 30 años en San Cristóbal, Venezuela. Aunque no recuerda cuando fue la última vez que ejerció su derecho al voto en territorio colombiano, porque emigró a una edad muy joven, esta vendedora ambulante, de 52 años, dice que irá a las urnas este año para evitar que Colombia descienda a una crisis social como la que la obligó a dejar su hogar en el vecino país.

“Debemos impedir a toda costa que se repita la tragedia del otro lado de la frontera. Hay que salir y votar con mucha conciencia, porque este privilegio de ir a las urnas sin presiones, como se hace acá, es algo que muchos venezolanos desearían tener”, aseveró esta ciudadana.

Entretanto, para atender a este nuevo volumen de sufragantes y en vista del paso masivo de personas por la línea divisoria, que a un día del cierre fronterizo alcanzó el ingreso de 40.000 migrantes, la Registraduría General de la Nación fortaleció su cobertura con la presencia de más funcionarios en los 1.589 puestos de votación que estarán dispuestos en la capital nortesantandereana para recibir a 561.884 ciudadanos habilitados para votar.

“Percibimos un ambiente electoral un poco tenso con las personas que residen en Venezuela y trabajan acá Colombia. Sin embargo, aquellas personas que están inscritas en el censo electoral nacional deben estar acá para votar o sino hacer lo propio en los consulados del vecino país. Sin embargo, Creemos que el traumatismo radica en el ataque en redes sociales con cadenas falsas sobre el voto venezolano y lo que se hizo es legalizar a aquellos hijos de colombianos de papá o mamá venezolana”, explicó Roque Alirio Martínez, delegado de esta entidad en Norte de Santander.

El funcionario agregó que la Fuerza Pública adelanta un dispositivo de seguridad con 2.000 hombres que estarán concentrados en los sectores aledaños a los puentes internacionales, donde algunos inescrupulosos ya empezaron a establecer una tarifa de 25.000 pesos para aquellos colombianos del otro lado de la frontera que deseen atravesar alguno de los caminos irregulares o ‘trochas’ para asistir a las urnas.

GUSTAVO A. CASTILLO ARENAS
Corresponsal de EL TIEMPO
Cúcuta
Twitter: @Litumaescritor ‏

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.