El profesor que ayunó once días en defensa de la educación pública

El profesor que ayunó once días en defensa de la educación pública

Juan Carlos Yepes, docente de la Universidad de Caldas, levantó el viernes la huelga de hambre.

Profe en huelga de hambre

En esta carpa, y con cuidados permanentes a su estado de salud, pasó su etapa de ayuno el docente.

Foto:

Jonh Jairo Bonilla

Por: MANIZALES
28 de octubre 2018 , 07:20 a.m.

Juan Carlos Yepes Ocampo fue el docente universitario que más días logró soportar el ayuno indefinido, planteado a manera de protesta por la crisis de financiamiento que aqueja a la educación superior en el país

Junto con Yepes, docente de la Universidad de Caldas, iniciaron el ayuno Luis Fernando Marín, de la Universidad del Quindío y el exrector de la Universidad Pedagógica, Adolfo Atehortúa. Ambos, debido a afecciones de salud, declinaron de la iniciativa días atrás.

Entre tanto, Yepes, tras 11 días sin ingerir alimentos más allá de aguas aromáticas y sales hidratantes, terminó con 272 horas de ayuno al considerar que “el padecimiento humano en un país como este no trasciende”.

A pesar del acuerdo al que llegaron el gobierno nacional y los 32 rectores de las universidades públicas del país el viernes, considera que hay otros temas por resolver y por los que continuará luchando.

“He recibido múltiples mensajes que me recuerdan la importancia de mi presencia viva en manifestaciones y debates, por eso me bajo de la huelga, pero no renuncio a mis convicciones y me sumo con mayor vitalidad a la lucha”, manifestó el docente minutos después de conocer los compromisos del Presidente Iván Duque.

Yepes agregó que este crecimiento del movimiento estudiantil en Colombia no “es el final, sino el comienzo” de esta batalla por mejores condiciones para todos los que hacen parte del sistema educativo.

Este manizaleño es Licenciado en Ciencias Sociales, con un magister en educación y un doctorado en estudios políticos. El docente, de 50 años, lleva 31 de estos dedicado a la docencia, de los cuales los últimos 25 los ha ejercido en esta universidad.

Sus amigos y familiares aseguraron que Yepes representaba “muy bien” lo que era la lucha por la educación pública y de calidad, pues defenderla siempre fue su mayor activismo.

“Es un hombre integral y coherente con sus ideas. Es un gran líder al que incluso pensamos postular a la rectoría, pero dijo que prefería estar en las instancias que velan por la universidad y los estudiantes y no donde tuviera otros compromisos. Justamente como lo hizo”, comentó Carlos Arturo Sánchez, docente y amigo personal.

Yepes ha tenido una activa labor en estamentos estudiantiles. Fue decano, representante de los profesores ante los Consejos de Facultad, Académico y los últimos ocho años ante el Consejo Superior. También fue presidente del Consejo Nacional de Educación Superior (Cesu) y actualmente es asesor de los 40 sindicatos universitarios activos del país.

“Toda la vida ha sido un defensor de los derechos gremiales y sindicales. Lo que más le conmovió fue como muchos de sus oponentes ideológicos se acercaron a exponerle su respeto y reconocimiento”, mencionó Gloria Beatriz Ríos, otra de las docentes que le acompañó.

Como educador tuvo el apoyo de estudiantes, colegas y directivos de la U. de Caldas y como padre de familia el acompañamiento total de su esposa y sus dos hijas.

“Para nosotras no fue novedad lo que hizo pues, desde que tengo memoria, ha luchado por la educación y ha hablado con pasión de ella. Esta decisión respondía a lo que ha sido su vocación de vida”, expresó Andrea Yepes, hija mayor del docente.

La preocupación de su familia nunca cesó, pero saber de los cuidados médicos permanentes y su fortaleza mental intacta hicieron llevadera la espera que, por fortuna, no tuvo un desenlace que lamentar.

“Este es un logro de mi papá y todos quienes se sumaron a la causa, pero que lástima que hayan pasado tantos días sin que el gobierno se pronunciara. Lo importante es que se cumplió lo que los tres huelguistas querían, tener una respuesta para la educación pública gracias a la que también mi papá pudo ser un profesional”, agregó Andrea.

La recuperación de Yepes empezó el viernes pasado cuando fue remitido al Hospital de Caldas para su atención inmediata. Su ingesta de alimentos será progresiva, pues pasará de consumir menos de 100 calorías al día a 1.800 que son, en promedio, las recomendadas para él.

El proceso se hará de la mano de la misma nutrióloga que acompañó la huelga. Iniciará con 150 calorías el primer día, al segundo 300, 450 al tercero y de esa manera hasta llegar a la cantidad indicada. De acuerdo con el personal médico que lo acompañó, que el profesor pueda comer normalmente tardará por lo menos ocho días.

La sentida huelga que fue animada con duetos, bandas musicales y cantos de los estudiantes, terminó. La familia Yepes recibió de nuevo a su padre y la universidad pública recobró a un luchador incansable.

LAURA USMA CARDONA
PARA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.