Así luce el primer museo del cambio climático construido en Colombia

Así luce el primer museo del cambio climático construido en Colombia

Se encuentra ubicado en el municipio de Floridablanca, Santander.

Ecoposada Montefiore

En este lugar se puede observar las diferentes especies que habitan en Santander y en especial en el Cerro La Judía.

Foto:

Jaime Moreno

Por: María Fernanda Neira Vargas
09 de julio 2019 , 10:10 a.m.

En Floridablanca, Santander se encuentra ubicado el primer museo del cambio climático del país, a tan solo 1 hora en automóvil desde el centro del municipio.

En medio de la naturaleza en el Cerro de la Judía, se construyó la Ecoposada Montefiore hace aproximadamente 18 años, predio que pertenece al señor Álvaro Germán Niño, médico Cirujano. Este ecohotel cuenta con siete pisos con capacidad para 60 personas, tiene un eco-auditorio, una discoteca ‘pristimantis’, juegos de billar, gimnasio, zonas húmedas, salas de juegos, observatorio selvático, piscinas en forma de espermatozoide.

Este amante de la naturaleza y protector de los animales, un día durante una caminata que realizaba con frecuencia en esta montaña, se encontró con un par de cazadores que visitaban la zona en búsqueda de especies como armadillos, tinajos, monos, entre otros; cuando Niño se dio cuenta a lo que se dedicaban estas personas, no dudó en defender la naturaleza y enfrentar a estos cazadores que se sentían felices por ir acabando poco a poco la fauna.

Ecoposada Montefiore

Estos museos hacen parte del Museo Comunitario Ambiental de Floridablanca.

Foto:

Jaime Moreno

“Durante una caminata, estando allá me sentí como en la película de Avatar y dije: cómo puede existir esto tan hermoso y a tan poco tiempo caminando, pues allí había visto la mariposa más grande del planeta de color azul, una libélula grandísima y estaba fascinado con todo, cuando vi bajar dos tipos con escopetas felices y ellos dijeron que les había ido bien, que eran cazadores, y yo les dije: dejen ver que cogieron y nos mostraron armadillos, tinajos y 5 monos del tamaño de un niño, color naranja y carita negra y yo quedé aterrado porque estos desgraciados cómo iban a hacer esto” afirmó el médico Niño.

Dándose cuenta de lo que algunas personas hacían para acabar con la naturaleza, Niño decidió enfrentarlos sin saber las consecuencias, pues dentro del grupo de personas que iban ese día se encontraba una periodista que grabó todo lo que él le había dicho a los cazadores “me fui hacia uno de ellos, Chucho, y le dije: a leguas se nota que usted hambre no tiene, por qué hace eso si eso no es de comer, además no es suyo ni es mío, es de sus nietos y de los míos”, con la impotencia que el médico sintió en ese momento los enfrentó y días después comenzó a recibir llamadas en donde lo invitaban a charlas y conferencias para defender el medio ambiente, esto, porque el video en donde discutió con los cazadores se había viralizado y desde allí comenzaron a ver a Germán Niño como un ambientalista más.

Ecoposada Montefiore

Las personas que visiten el sitio podrán tomar un baño en las cascadas que rodean el lugar.

Foto:

Jaime Moreno

Con el paso del tiempo el médico se fue dando a conocer hasta que un día dos personas que se identificaron como habitantes del Cerro La Judía, llegaron hasta donde él se encontraba y le ofrecieron parte de la montaña donde hoy está ubicada la Ecoposada Montefiore, un lugar alejado del ruido, en medio de la naturaleza, que cuenta con una de las mejores vistas en donde muy temprano se pueden observar animales de diferentes especies y disfrutar del sonido de las cascadas que rodean el lugar, pero lo más novedoso que se puede encontrar allí son los museos que incentivan al cuidado y la protección del medio ambiente.

“Cuando pasaron tres meses yo llevé una carpa y dormí allá, me levantaron los monos aulladores, esto es una maravilla, esto no puede ser posible, entonces dije que iba a construir una cabaña y ¡oh sorpresa! empezaron a llegar muchas personas ecologistas que si los dejaba dormir ahí y sin pensarlo comencé a construir habitaciones, hasta llegar a lo que hoy es el Ecohotel” comentó el médico Niño.

En este sitio está el museo del cambio climático “Libia Santos”, museo de la biodiversidad amenazada de la Judía “Alicia Rojas”, museo de las energías limpias “Carlos Sandoval Silva”, museo de la educación ambiental “Sandra Pachón” y el museo de los valores humanos sostenibles “Carlos Rivera”, estos cinco museos hacen parte del Museo Comunitario Ambiental de Floridablanca.

Ecoposada Montefiore

'Willy' es el guardián del Cerro y no le gusta que las personas contaminen y acaben con la naturaleza.

Foto:

Jaime Moreno

Este lugar de cinco pisos que alberga los museos, fue construido sobre una roca que permite a los visitantes tener una de las mejores vistas y su construcción fue inspirada en las iglesias antiguas, con rocas visibles que sacaron del mismo río, las cuales generan un ambiente penumbroso alumbrado únicamente por velas y la luz del día que hacen de este lugar el mejor sitio para contemplar las diferentes etapas del cambio climático.

Una sala de calentamiento global, otras de las condiciones desesperadas, las consecuencias desastrosas, extinciones masivas, extinción actual y la esperanza remota, son las seis salas que hacen parte del museo del cambio climático, pero aparte de poder observar toda la destrucción que ha causado el hombre y las consecuencias a las que todos los humanos deberán enfrentarse en un par de años, allí también se encuentra 'Willy’ el guardián del Cerro la Judía, quien cuida la naturaleza y a quien no le gusta que arrojen basura al río ni contaminen el lugar con desechos, porque para él este lugar es el más sagrado del mundo.

Ecoposada Montefiore

8 mil hectáreas tiene el parque natural de la Judía y tiene diversos senderos para que las personas realicen caminatas y aprecien la naturaleza.

Foto:

Jaime Moreno

En este grupo de museos se encuentra una representación de los dinosaurios que existieron en el mundo y lo mejor que pueden hallar las personas que quieran conocer este maravilloso y novedoso lugar es tener la posibilidad de caminar, observar diferentes especies y de esta manera poder darse cuenta de la diversidad que existe en Santander, una de las reflexiones que quiere generar Niño en los visitantes, que se puedan dar cuenta de todo lo hermoso que tiene el departamento y el mundo y que hoy se ve afectado por la contaminación y el mal cuidado que se le está dando las personas al medio ambiente.

MARÍA FERNANDA NEIRA VARGAS
EL TIEMPO/Bucaramanga@mafeneira3

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.