El Minuto de Dios, el barrio al que el mar le 'robó' sus tierras

El Minuto de Dios, el barrio al que el mar le 'robó' sus tierras 

Estudios advierten que para recuperar el litoral costero se debe invertir $100 mil millones

El mar amenaza con llevarse la única vía que comunica el departamento de Córdoba con Antioquia. Foto: Juan José Murillo.

El mar Caribe amenaza con tragarse varias parte de Córdoba, como es el caso de barrio Minuto de Dios, en el corregimiento Puerto Rey.

Foto:

Archivo El Tiempo

Por: Gudilfredo Avendaño Méndez
10 de febrero 2019 , 12:00 a.m.

El barrio Minuto de Dios es la zona más golpeada por las olas del mar Caribe sobre las playas del corregimiento Puerto Rey, en el municipio de Los Córdobas (Córdoba).

En quince años, el fenómeno ha sido el responsable de la desaparición de al menos 8 kilómetros de playa, la destrucción de 150 viviendas y el desplazamiento de 80 familias, según cifras históricas de la Alcaldía de Los Córdobas y los mismos colonos.

Es un enemigo silencioso. Llega, destruye y se lleva a las profundidades las humildes casas de una comunidad conformada por pescadores y campesinos que fueron ubicados allí por el Gobierno Nacional en la década de los años 80, tras el inicio de la violencia paramilitar que los desplazó de sus tierras en Urabá y Córdoba.

El cementerio, dos hoteles y cientos de cultivos de coco que era la mayor riqueza agrícola de la región también han ido a parar a las profundidades marinas, no en una acción, cada día, más rápida de ‘robo’ del mar en contra de la tierra.

El problema, que se acrecienta con el pasar de los días, ha sido una constante en todas las épocas del año, según los propios afectados.

En verano la fuerte brisa crea y empuja con agresividad olas que van a parar sin control en el litoral, socavando el terreno y agrietando los cimientos y paredes de las viviendas. Algunas casas son hechas con bahareque y palma, lo que las hace más endebles al fenómeno natural.

Cuando llegan las lluvias, a pesar de cesar los vientos, los suelos agrietados sufren deslizamientos que llevan consigo las pertenencias de los pueblerinos. También las aguas de escorrentías, que producen los aguaceros se deslizan hacia la playa desde los cerros cercanos, produciendo desprendimiento y también ablandamiento de la tierra llevándose todo lo que encuentra a su paso.

Según cifras de las autoridades locales, en los 124 kilómetros de playa que tiene el departamento de Córdoba, existen 303 espolones; de los cuales tan solo el 1 por ciento está en óptimas condiciones para contrarrestar el fenómeno de la erosión. Pero en El Minuto de Dios no existe ninguno. Quienes han intentado enfrentar a la naturaleza a orillas del mar, construyendo murallas de piedra para evitar ser arrastrados, han visto desvanecidos sus proyectos improvisados y sin ningún tipo de estudio ni mucho menos asesoría profesional.

Estamos contra la espada y la pared por el empuje inclemente de la erosión marina y lo peor es que no vemos acciones para frenar este monstruo que sale todos los días del mar”, es el relato de Simona Cavadía, habitante de El Minuto de Dios.

La humilde mujer es una de los tantos damnificados que ha tenido que convivir en medio de las dificultades por el fenómeno natural.

En dos oportunidades ha tenido que huir de la furia del mar. La última vez fue a finales del año pasado, cuando la erosión obligó a salir de sus casas a 60 familias que se refugiaron a tan solo 400 metros a orillas de la carretera que comunica a Montería con Arboletes.

"El mar ha devorado varios kilómetros de playas, por no encontrar a su paso barreras naturales y mucho menos de ingeniería que impidan su avance", explicó.

Otro damnificado del mar es Fidel Enrique Carrascal, quien aún guarda en su mente el recuerdo de los almendros y los cocos del patio de su casa. Hoy hasta la cerca hecha en madera y alambre de púas se llevó la erosión marina que ataca con furia.

"Este lote era de 10 por 40 metros, aquí vivía con toda mi familia, ahora solo nos queda una pieza. De noche no dormimos vigilando que el mar no se nos lleve la tierra y poder salir si eso pasa", precisó Carrascal, quien es nativo de esta vereda.

Al igual que él, las otras 900 personas que residen en El Minuto de Dios desde 1992, están buscando la forma de llamar la atención de las autoridades locales y nacionales para comenzar a contrarrestar este fenómeno y poder vivir tranquilos en sus hogares.

La voz de la autoridad

Según el alcalde de Los Córdobas, Juan Carlos Yánces, la construcción de espolones y rompeolas mar adentro sería una importante solución al problema erosivo. Con ello, se lograría desviar las corrientes y evitar que se estrellen de frente contra el litoral.

"Es un problema muy complejo y que viene de muchos años atrás, pero en este gobierno tenemos toda la disposición para hacer frente y atender la problemática que sufren estas personas", dijo Yánces.

Sin embargo, el alcalde asegura que el municipio es uno de los más pobres del Departamento y que solo cuenta con un reducido presupuesto que debe ser utilizado para atender a toda la población, lo cual imposibilita llevar a cabo obras de envergadura en la zona del problema.

"Se estima que atender el problema erosivo en la zona costera del departamento vale más de 100 mil millones de pesos, por supuesto que esos recursos tiene que aportarlos el Gobierno Nacional", recalcó el Alcalde.

Pero se esperanzó en la iniciativa del Gobierno que prometió la elaboración de un proyecto para realizar obras de mitigación de erosión marina en la zona afectada y de ayudas humanitarias para las familias damnificadas.

El diagnóstico de Invemar

El director del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar), capitán Francisco Arias Isaza, dijo conocer claramente el problema, al cual ubicó sus inicios en el año 2005, cuando se presentaron los primeros síntomas de afectación de las playas.

"Cuando se empezaron a detectar los primeros problemas de erosión que amenazaban al barrio, la respuesta que dio el Invemar fue que era económica y socialmente mejor propiciar un traslado del barrio que hacer los espolones. En esa época, construir el espolón que se pretendía hacer costaba alrededor de 30 mil millones de pesos y trasladar a las familias en condiciones dignas se reducía el costo en un 70 por ciento", dijo Arias.

Lamentó que no se haya tomado la decisión política y administrativamente en ese momento, lo que ha generado efectos ambientales y sociales desastrosos.

Uno de los problemas que, según el Capitán Arias, provoca el debilitamiento del litoral frente a la furia de las olas, es la falta de planeación de las alcaldías en los proyectos de urbanismo.

"Antes los alcaldes y las Corporaciones Autónomas se escudaban en que desconocían las zonas de alto riesgo para erosión marina, pero en los actuales momentos se tiene un mapa de riesgo en el que se hacen advertencias que deben ser tenidas en cuenta por los Planes de Ordenamiento Territorial", concluyó Arias.

Puerto Escondido, otro enfermo crónico

El municipio de Puerto Escondido, vecino de Los Córdobas, comparte también el problema erosivo en sus costas. Allí los barrancos se han ido desprendiendo poco a poco, amenazando no solo las viviendas, sino también la carretera que conecta a la población con el resto del departamento.

La solución al problema iría de la mano de El Minuto de Dios, por lo que la alcaldesa de esa población, Cristilda Marsiglia, elevó su voz ante el Gobierno Nacional en procura de una atención oportuna.

"Estamos tocando puertas en el Gobierno Nacional donde realmente existen los recursos para atender este grave problema, sin embargo desde la Alcaldía estamos atendiendo con obras provisionales, pero no hemos dejado de acompañar a la gente", explicó Marsiglia.

¿Qué es la erosión marina?

Es un fenómeno natural presente en el mar y que tiene tres aspectos fundamentales que son físicos, biológicos y químicos, según Andrés Causil Múnera, biólogo residente en el municipio de Puerto Escondido, cerca a la zona de afectación y quien ha estudiado el problema por varios años.

A nivel físico se presenta debido a las mareas y a las olas; químico por los componentes como cloruros que tiene el mar y los cuales generan procesos abrasivos en el terreno; y biológico porque hay animales que comen carbonato de calcio, como los corales, que generan el proceso erosivo. En sí, la erosión tanto en el mar como en los ríos no es otra cosa que la pérdida o moderación del territorio, solo que en el mar se evidencia con fuerza.

La intervención del hombre

La actividad del hombre también aporta su cuota para que la erosión marina aumente, esto puede ser por las construcciones, la deforestación, por los muelles y por los espolones que son ejecutados sin especificaciones de calidad.

La mayoría de los espolones en la costa de Córdoba y en el Urabá están mal construidos. Dependiendo de cómo se instalen y cómo es la oceanografía y la orientación de las corrientes y las olas, funcionarán. Si no se hacen bien, en lugar de atenuar el problema lo que hacen es agravarlo porque pueden generar mayores corrientes, golpes de olas y agravar la erosión.

Desde el punto de vista de la actividad del hombre la única forma de atacar la erosión es haciendo un uso adecuado del territorio.

"La ocupación indebida con construcciones agravan el problema, hay que respetar la zona de playa o la zona costera", dijo Causil.

Lo que reduce el riesgo de erosión

La erosión es un fenómeno que no se puede evitar, pero sí reducir su impacto a través de conservación de especies nativas. La protección de los manglares a orillas del mar es una de las principales fórmulas de reducir el creciente problema erosivo.

Sin embargo, para el caso de Los Córdobas y Puerto Escondido, no existen especies forestales que conformen manglares. En Puerto Rey, años atrás existió una zona de mangles que desapareció cuando una empresa petrolera, que explotó un yacimiento en el lugar, sacó una barcaza que se hundió en el mar.

GUDILFREDO AVENDAÑO MÉNDEZ
Especial Para EL TIEMPO
Córdoba

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.