Secciones
Síguenos en:
El crimen de marino colombiano en asalto a barco en aguas de Venezuela
Capitán Jaime Herrera Orozco asesinado en Venezuela

La embarcación iba al mando del capitán de navío mercante colombiano Jaime Herrera Orozco.

Foto:

archivo particular

El crimen de marino colombiano en asalto a barco en aguas de Venezuela

Viuda del capitán asesinado por guardia venezolana pide justicia.  #CrímenesenelExtranjero.

El barco mercante San Ramón partió a medidos del 2019 del puerto de Georgetown en Guyana, con rumbo a Cartagena de Indias, donde entraría a astilleros para ser reparado.

La embarcación iba al mando del capitán de navío mercante colombiano Jaime Herrera Orozco.

La carta de navegación señala que el capitán tomó la costa y navegó en línea recta rumbo a aguas venezolanas para luego tomar rumbo a Cartagena de Indias.

(Lo invitamos a leer, además: Crónica del día que un barco repleto de explosivos sitió a Cartagena)

"Mi esposo llevaba un año trabajando para la empresa Sulpply & Solutions GV C.A. y ya venían de Guyana hacia Cartagena", recuerda Claudia Fortich, en el municipio de Turbaco, Bolívar.

Pero el viaje tranquilo se interrumpió el 7 de agosto del 2019 cuando el motor del viejo barco presentó fallas y el capitán colombiano ordenó fondear en la Bahía de Pozuelos, ya en aguas venezolanas, a 12 kilómetros de Puerto de la Cruz.

El curtido capitán se reportó al puerto más cercano y esa misma noche fueron interceptados por una patrulla de la Armada de Venezuela.

(Le puede interesar: Robaron casa de familiares de Jorge Oñate cuando estaban en su sepelio)

Capitán Jaime Herrera Orozco asesinado en Venezuela

La carta de navegación señala que el capitán tomó la costa y navegó en línea recta rumbo a aguas venezolanas para luego tomar rumbo a Cartagena de Indias.

Foto:

archivo particular

Los militares fuertemente armados ordenaron a la media docena de marinos que conformaban la tripulación reunirse en la cubierta del San Ramón.

Pese a que el capitán del barco abrió las bodegas de la vetusta nave para mostrar que no llevaban carga y que el buque iba a ser reparado en Cartagena, los militares adscritos a la unidad de contrainteligencia militar de Venezuela, DGCIM, anunciaron que el barco estaba confiscado y la tripulación detenida. El grupo fue involucrado en un presunto caso de contrabando.

Los detalles del proceso los presentó la agencia de noticias Reuters en un completo informe sobre el caso, basado en los reportes de autoridades portuarias y en las declaraciones que entregaron al tribunal estatal siete marineros y soldados, que fueron involucrados en el hecho.

En comunicaciones con su familia en Colombia, el capitán Herrera, de 51 años, señaló que la guardia venezolana los sobornó. Pero él, seguro de su inocencia y la de su tripulación, esperó un juicio justo de las autoridades venezolanas que nunca llegó.

(Además: La misteriosa desaparición de 6 jóvenes que iban de paseo a Cartagena)

La noche del crimen

Con la amenaza de 14 años de cárcel por los delitos de contrabando, la tripulación del buque San Ramón recibió el año nuevo del 2020 prisioneros en su propia nave y vigilados por hombres de la Armada Venezolana.

Sin embargo, el tribunal penal en Barcelona, la capital del estado Anzoátegui, nunca falló pena alguna contra los marineros cuyo único error fue navegar sobre aguas venezolanas.

Los primeros 50 días del 2020 fueron de trámites ante las autoridades judiciales sin tener respuestas.

El domingo 23 de febrero, la tripulación, siete marineros en total, como presagio de un final trágico, celebraron una fiesta que culminó a las 7 de la noche, cuando todos se encerraron en sus camarotes.

(Lo invitamos a leer: Gobierno suspende a Gaviria como gobernador de Antioquia)

Capitán Jaime Herrera Orozco asesinado en Venezuela

Claudia Fortich, viuda del capitán, hoy lucha por una pensión para sacar adelante a sus dos pequeños hijos 

Foto:

archivo particular

"Alrededor de la medianoche, Juan Carlos Cabeza, mecánico de motores, caminó hacia la popa para hacer una llamada telefónica. Mientras estaban allí, dijo Cabeza a sus colegas, seis hombres enmascarados subieron a bordo desde una lancha, le apuntaron con armas, luego lo ataron y amordazaron. Uno de los asaltantes montó guardia mientras los otros se dirigieron hacia los camarotes", señala Reuters en uno de sus informes sobre el caso.

Los asaltantes encañonaron a la tripulación en sus respectivos camarotes mientras saquearon.

“Yo estaba en mi cabina. Descansando. Eran más o menos las 12 de la noche. Cuando escucho caminar por los pasillos y voces no conocidas, que dicen ‘quédate quieto Mamahuevo’. Inmediatamente comprendí que habían piratas a bordo”, le dijo a EL TIEMPO Eulalio Bravo, uno de los marinos colombianos que acompañaba al capitán Herrera en La travesía.

Pero fue en el camarote del capitán Herrera- donde se encontraba la caja fuerte con el dinero que la compañía naviera, propietaria del barco, había enviado para la manutención de los hombres retenidos- donde se escucharon las más fuertes intimidaciones, agresiones, gritos y finalmente un disparo.

“Me quedé paralizado. No sabía qué hacer. Pensé en abrir la ventana de mi cabina y tirarme al mar, cuando sentí que pateaban la puerta de la cabina del primer oficial”, agrega Bravo, curtido marinero, hoy desde su natal Buenaventura. 

El cuerpo de Herrera Orozco quedó tendido en el piso.

"El dictamen forense fue fractura de cráneo y traumatismo craneoencefálico severo producido por herida de arma de fuego. El cuerpo de mi esposo llegó a Cartagena el domingo 1 de marzo de 2020 y fue sepultado el 2 de marzo, una semana después de su asesinato", recuerda Claudia Fortich.

(Le puede interesar: Médico fue vacunado con síntomas de covid, ahora está en una UCI)

Capitán Jaime Herrera Orozco asesinado en Venezuela

La familia vivía en Cartagena de Indias, ahora ella y sus dos pequeños se trasladaron a Turbaco. 

Foto:

archivo particular

La crisis diplomática que ahonda una injusticia

El levantamiento del cadáver dentro del barco del marino colombiano lo realizaron la Guardia Nacional y policías forenses la misma madrugada del 24 de febrero.

Fue un levantamiento que más perecía rutina en una de las zonas más peligrosas del Caribe para los navegantes, donde abundan los piratas y las autoridades son en ocasiones más peligrosas que los mismos delincuentes.

En declaraciones a la justicia venezolana los tripulantes señalaron que la embarcación fue inspeccionada en cuestión de minutos, tomaron huellas dactilares en la escena del crimen, recibieron informe de los pesos colombianos, dólares y otros bienes desaparecidos en la nave y sacaron el cuerpo sin vida de Herrera.

El oficial de la armada venezolana Edgard Amundaraín fue señalado por la justicia de ese país del robo y de cargos por porte ilegal de armas. Amundaraín fue precisamente uno de los miliares responsables de custodiar la nave durante los casi 7 meses que estuvo retenida en aguas venezolanas.

Tres militares venezolanos más fueron responsabilizados por el asalto. 

(Lo invitamos a leer, además: El rastro en Colombia de 'Papillon', el famoso criminal francés)

La cancillería venezolana se niega a apostillar el registro de defunción de mi esposo y el Estado colombiano se ha negado a prestarme su apoyo, solo encuentro negativas de las instituciones...

“La cancillería venezolana se niega a apostillar el registro de defunción de mi esposo y el Estado colombiano se ha negado a prestarme su apoyo, solo encuentro negativas de las instituciones en las que he tocado puertas. Inicié con un derecho de petición al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la Registraduría Nacional del Estado Civil”, dice Fortichi, para quien la tragedia de su marido en altamar se trasladó a su cotidianidad en tierra firme

La Registraduría colombiana le exige que para registrar la muerte del marino en Colombia, Claudia debe presentar el documento de defunción apostillado por las autoridades venezolanas.

“Radiqué una acción de tutela contra Registraduría Nacional Del Estado Civil, Ministerio De Relaciones Exteriores -Cancillería De Colombia-, su fondo de pensiones, Cancillería De Venezuela En Colombia, y el Estado Colombiano. Tutela que falló en mi contra, luego se hizo la impugnación de la tutela, que también me fue negada”, añade la mujer, que tuvo dos hijos con el capitán.

El Ministerio de Relaciones Exteriores sostiene que debido a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela es imposible a nivel diplomático solicitar, por lo menos, como cortesía el referido trámite.

Capitán Jaime Herrera Orozco asesinado en Venezuela

Funeral del capitán Herrera en Cartagena

Foto:

archivo particular

"Yo no estoy pidiendo caridad, estoy pidiendo que se me otorgue un camino legal que me permita registrar el fallecimiento de mi marido: eso es todo. Registrar el fallecimiento de mi marido nos permitirá acceder a sus ahorros pensionales y que el seguro de vida del banco responda de tal manera que no estemos constantemente amenazados con perder nuestra casa", pide Fortich.

La mujer dice que deberían existir protocolos especiales para este tipo de situaciones, pues tiene millonarias deudas, entre otras, con los abogados.

"Yo entendería todo esto si mi marido se encontrara desaparecido, si se desconociera el paradero de su cuerpo: pero este no es el caso. Mi marido está sepultado en Cartagena y existen muchísimas pruebas de su muerte", concluye Claudia Fortich.

John Montaño 
Corresponsal de EL TIEMPO
Cartagena

En Twitter: @PilotodeCometas 

Lo invitamos a leer más noticias en Colombia 

Viajaba en un bus interdepartamental y la robaron con machete

Obispo de Riohacha repudia asesinatos e inseguridad en La Guajira

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.