Violencia tiene paralizadas operaciones de Ecopetrol en el Catatumbo

Violencia tiene paralizadas operaciones de Ecopetrol en el Catatumbo

Campo Tibú y una planta de gas completan una semana fuera de servicio. Hay mil empleos afectados.

Derrames de crudo

El apoderamiento de hidrocarburos para el procesamiento de la cocaína ocasiona un 'desangre' en Campo Tibú, un complejo petrolero adminsitrado por Ecopetrol.

Foto:

Cortesía de Ecopetrol

Por: Gustavo A. Castillo Arenas
05 de agosto 2019 , 08:40 a.m.

El recrudecimiento de la violencia en la subregión del Catatumbo, en Norte de Santander, tiene sumidas las operaciones de Ecopetrol en una grave crisis sin precedente en la historia reciente de este departamento.

Campo Tibú y la Plata de Gas de Sardinata, considerados los baluartes energéticos en esta zona fronteriza con Venezuela, completan más de una semana en parálisis, que de extenderse por un mes podría representar pérdidas cercanas a los 1.200 millones de pesos.

La compañía decidió apagar sus pozos extractivos de hidrocarburos el 27 de julio, cuando se encontraba en su máxima tensión el enfrentamiento sostenido entre un grupo de ladrones de crudo, conocidos como ‘pategrilleros’, contra el Ejercito, que trata de controlar el accionar criminal de los señalados, quienes por cuatro días protagonizaron bloqueos viales y desmanes en el sector La Cuatro, en la vía entre Cúcuta y Tibú.

Esta confrontación se encendió en rechazo a un operativo adelantado por unidades de la Fuerza de Tarea Vulcano (Fuvul) del Ejército, que incautaron tres vehículos y capturaron a tres personas, señaladas de irrumpir en algún tramo de los 570 kilómetros de líneas de Campo Tibú y, por medio de válvulas ilegales, extraer petróleo.

Este fluido suele ser sometido a un proceso de combustión artesanal para destilar el ‘pategrillo’, el aceite que es considerado la materia prima en la elaboración de la cocaína.

“La empresa hace un llamado a las autoridades locales, regionales y nacionales para que continúen ejecutando acciones, que garanticen el reinicio de las operaciones petroleras de forma sana, limpia y segura”, aseveró Ecopetrol en un comunicado.

Por su parte, el presidente de la petrolera, Felipe Bayón, se mostró preocupado por esta práctica criminal, que se ha ensañado contra esta centro de producción, ubicado en el municipio de Tibú (Norte de Santander), porque “afecta sobre todo a las comunidades, y el agua, para sus animales y sus cultivos. Desde 1986, estimamos se han derramado más de 4 millones de barriles de crudo al ecosistema y eso es lo que el país debe rechazar”, indicó el funcionario.

De hecho, en lo corrido de 2019, la compañía ha identificado un total de 780 válvulas ilícitas en este complejo energético, que han sido usadas para el apoderamiento ilegal de 86.900 barriles de crudo. El año anterior fueron hallados 1.901 artefactos, por medio de los cuales se hurtaron 185.786 barriles de crudo, una cantidad equivalente a la producción de tres meses.

Pero lo más grave de este fenómeno es la perversa huella de contaminación, que está deteriorando la naturaleza. Debido a los derrames originados por estas instalaciones rudimentarias, 4.000 metros de suelo y de cuerpos de agua han resultado afectados.

Derrame de crudo

La instalación de las válvulas ilícitas provocan derrames de crudo, que contaminan la capa vegetal y los cuerpos de agua de esta zona de Norte de Santander.

Foto:

Cortesía de Ecopetrol

En 2018, Ecopetrol atendió 133 eventos por estos daños en su infraestructura, que ocasionaron un daño ambiental en 10.608 metros cuadrados de espejos de agua y 18.106 metros cuadrados de suelo.

En un comunicado de prensa, la Unión Sindical Obrera de la Industria Petrolera (USO) criticó al Estado y a la Fuerza Pública por su ‘falta’ de acción para frenar esta problemática, que tiene en ‘cuidados intensivos’ a la industria petrolera en esta zona del país.

Por ejemplo, la Fuvul apenas ha capturado a dos personas por este delito durante este año, mientras en 2018 se adelantaron un total de 17 detenciones.

El sindicato conminó al Ejército a garantizar la integridad y la seguridad de los más de 1.000 empleados directos e indirectos de Campo Tibú.

“Es necesario que las autoridades nacionales, regionales y locales garanticen la seguridad, para que en el menor tiempo posible sean reanudadas las operaciones en el campo petrolero. Asimismo exhortamos a Ecopetrol a que una vez superado este impase, se habiliten escenarios de diálogo social con todos los grupos de interés en la zona de influencia”, indicó la USO en un comunicado.

Aunque Luis Alberto Acevedo, secretario de Gobierno de Norte de Santander, aseguró que las condiciones de seguridad están dadas para conjurar esta parálisis, la tensión en el Catatumbo por culpa de la racha de acciones violentas se mantiene y hasta el momento Ecopetrol no ha definido fechas para reiniciar sus operaciones.

GUSTAVO A. CASTILLO ARENAS
Corresponsal de EL TIEMPO
Twitter: @Litumaescritor
CÚCUTA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.