Así es la vida en Tasajera, el pueblo olvidado que hoy vive tragedia

Así es la vida en Tasajera, el pueblo olvidado que hoy vive tragedia

'Hay días en que lo único que podemos tener es lo que nos da la carretera', dice un poblador.

AUTOPLAY
Video: explosión TasajeraVideo: explosión Tasajera
Quemados en Tasajera Magdalena

Fred Amado Jiménez

Por: Leonardo Herrera Delgans
07 de julio 2020 , 04:00 p.m.

La tragedia que sacude hoy al corregimiento de Tasajera (Magdalena) es el resultado de años de abandono y  desidia oficial de uno de los pueblos más pobres del Caribe colombiano.

La situación es tan difícil que, según los habitantes,  hay quienes están atentos a cuanto carro o camión se voltee o quede varado en esta zona para obtener algo de su mercancía.

(Lea: Tragedia en Tasajera: siete personas muertas tras explosión de camión)

“Aquí muchos amanecen a veces esperando que se voltee un carro cargado con comida, para solucionar el problema en su casa”, cuenta Fred Jiménez, un realizador audiovisual, residente en Tasajera, que está documentando toda la problemática social del pueblo. “Nos estamos muriendo de hambre. Hay días que lo único que podemos tener es lo que nos da la carretera”.

El camión de gasolina que se volcó a varios kilómetros del pueblo, después del peaje, fue visto como una oportunidad para conseguir combustible gratis. Una veintena de motoclistas  y personas a pie llegaron a los pocos minutos que el vehículo se volcó sobre un costado de la vía. Tiempo después, se prendió generando la tragedia que deja hasta el momento unos siete muertos y más de 30 heridos.

Nos estamos muriendo de hambre y hay días en que lo único que podemos tener es lo que nos da la carretera

Tasajera es un corregimiento de Pueblo Viejo, entre Barranquilla y Santa Marta, que se encuentra entre la Ciénaga Grande y el Mar Caribe, sobre la Troncal del Caribe, que comunica a la costa con el interior del país.

Por tradición sus habitantes son pescadores, pero los problemas ambientales y la sobreexplotación de la ciénaga, obliga a muchos a buscar otra forma de subsistencia, puesto que aquí no hay empresas.

(También: El caos y la angustia se apoderaron de Tasajera por los quemados)

Debido a la pobreza extrema que se vive en este pueblo, es común entre sus habitantes que cuando se registran volcamientos de carros con alimentos o cualquier insumo, algunos pobladores se acerquen a llevarse lo que pueda rescatar.

Según cuentan en la zona, hay varias historias de camiones que por problemas mecánicos quedan varados en este pueblo y son saqueados por habitantes de Tasajera, ante la impotencia de conductores y de la misma policía. De hecho, un video antes de la explosión del camión de este lunes muestra a cinco policías que observan con impotencia el saqueo.

(Le recomendamos: La hipótesis de explosión que dejó 7 personas calcinadas en Tasajera)

Aquí hay personas que están preparadas para esos momentos, tienen sacos, para meter cosas sólidas y tanques por si son líquidos”, asegura Jiménez, quien tiene amigos y hasta familiares que han participado de los saqueos. “Tienen las motos listas y están a la espera que pase algo, porque no tienen más nada que hacer, hace años que el Gobierno se olvidó de nosotros”.

También le puede interesar

LEONARDO HERRERA DELGANS
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla
@leoher69

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.