El debate nacional por puerto que causaría tragedia ambiental en Chocó

El debate nacional por puerto que causaría tragedia ambiental en Chocó

Comunidad dice que generaría devastación ambiental. Gobierno afirma que se promoverá desarrollo.

Pescadores de Nuquí

Varias comunidades indígenas y afrocolombianas viven en el Golfo de Tribugá. 

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Julián Vivas
10 de junio 2019 , 12:00 p.m.

Desde que en mayo pasado el Congreso de la República aprobó en el Plan de Nacional de Desarrollo la construcción de un puerto de aguas profundas en el Pacífico Norte colombiano, en las calurosas calles de Nuquí, Chocó, solo se habla del proyecto Tribugá. 

La megaobra pensada desde hace 30 años como un puerto para buques de 200.000 toneladas estaría asentada en el Golfo de Tribugá y contaría con una inversión de 132,9 millones de dólares por parte de las Cámaras de Comercio de Manizales y Pereira, la Gobernación del Chocó, el Concejo Municipal de Nuquí y varias organizaciones del Eje Cafetero.

El puerto ya cuenta factibilidad técnica, financiera y legal y está en proceso de estudios ambientales ante Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

Precisamente, en días pasados la Procuraduría General de la Nación pidió a la Anla aplicar el principio de precaución frente al desarrollo de cualquier proyecto en el Golfo de Tribugá y evaluar la pertinencia de abstenerse de otorgar autorizaciones o permisos hasta que no haya estudios científicos para determinar los impactos que se puedan generar al ecosistema.

Las comunidades indígenas y afrocolombianas que serán directamente impactadas por el puerto aseguran que este proyecto es solo la punta del iceberg de una invasión sin precedentes que podría arreciar la inseguridad y acabar con los ecosistemas naturales de sus territorios ancestrales.

(Lea la historia de la comunidades afro e indígena que se opusieron con machetes y flechas a la construcción de la vía a Tribugá)

“Nosotros hemos hecho unas observaciones por todos los impactos que esto tendría en el tema ambiental y cultural, porque la vía Nuquí - Las Anímas, que es parte fundamental del proyecto, pasaría por los resguardos y esto afectaría nuestra cultura, seguridad, fauna y flora”, manifestó con tono de alarma Helfer Andrade, Coordinador de la Mesa de Diálogo y Concertación de los pueblos indígenas del Chocó.

El líder indígena se pregunta cómo es posible que en un territorio sin energía eléctrica, agua potable o saneamiento básico, piensen primero en construir un megaproyecto de este tipo y no arrancar por garantizar su acceso a servicios básicos. “Si esto fuera realmente para traer desarrollo a las comunidades como tal, tendría la aprobación de todos. Pero uno ve que es más el interés de unos inversionistas del Eje Cafetero por crear unas empresas y obtener unos buenos ingresos”, dice Andrade.

Según Mauricio Cabrera Leal, asesor en temas de Gobierno del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Colombia, la construcción de una carretera como Nuquí- Las Ánimas -fundamental para el proyecto- "generaría una gran devastación ambiental en la Serranía de Baudó, uno de los sitios de más diversos del mundo gracias a su variedad de especies endémicas”.

Cabrera señala que el estado de conservación actual de este ecosistema se debe a su aislamiento de los centros urbanos y que construir una carretera conllevaría a la colonización e inminente deforestación de este pulmón del planeta.

Un concepto técnico emitido por el Ministerio del Interior establece que el puerto, las vías y lìneas férreas que conforman al proyecto Tribugá, impactarían a más de 400.000 personas que conforman los resguardos indígenas emberas Ríos Jurubida Chory y San José Amia De Pato; el Consejo Comunitario Los Riscales, en Nuquí; el Consejo Comunitario San Francisco de Cugucho, en el Alto Baudó; el Consejo Comunitario de Río Baudó Acaba, en Alto y Bajo Baudó; y el Consejo Comunitario Villa Conto, en Río Quito.

Para Harry Mosquera, representante del Consejo Comunitario Los Riscales, lo que quiere hacer la Sociedad Portuaria Arquímedes, promotora del proyecto, es imponer un desarrollo que no está acorde a las políticas de su comunidad. 

“Nosotros hace más de veinte años estamos ejecutando políticas de desarrollo sostenible basado en el turismo, la pesca artesanal y en la agroindustria. Gracias a Tribugá un número amplio de familias que no tendrían cabida dentro del proyecto entrarían a formar parte de la población en riesgo del departamento”, asegura Mosquera, y agrega que con la construcción de la megaobra los empresarios del Eje Cafetero serían los únicos beneficiados y que la comunidad se quedará “mirando cómo sale la carga y devastan nuestros recursos naturales”.

Generaría una gran devastación ambiental en la Serranía de Baudó, uno de los sitios de más diversos del mundo gracias a su variedad de especies endémicas”.

Pescadores artesanales de Nuquí advirtieron por su parte que la megaobra pondría en riesgo la seguridad alimentaria de más de 600 familias porque ya no podrían ejercer esta actividad con la misma facilidad por las estrictas medidas de seguridad que impondría el puerto.

También manifestaron que la construcción del proyecto podría poner en riesgo el avistamiento de las ballenas jorobadas que arriban cada año a las aguas del mar Pacífico para dar a luz a sus crías. Gracias a este evento más de 10.000 viajeros visitan anualmente Nuquí y la economía del municipio va en constante crecimiento.

Investigaciones de la Fundación MarViva alertan que el puerto Tribugá estaría empotrado en el Distrito Regional de Manejo Integrado Golfo de Tribugá - Cabo Corrientes, un área protegida de 60.138 hectáreas donde hay ecosistemas de manglar, zonas de alimentación de aves migratorias, sitios vitales para la anidación de tortugas, bancos de piangua, pargos y meros, estuarios y el corredor migratorio de la ballena jorobada. 

Proyectos y medioambiente 11

La Procuraduría alertó sobre el posible riesgo ambiental que traería la construcción de un puerto marítimo en el Golfo de Tribugá, en Chocó. 

Foto:

Archivo EL TIEMPO

No obstante, los promotores  del proyecto aseguran que Tribugá también ayudará a fomentar el desarrollo económico en el departamento del Chocó ya que se prestaría el servicio a la carga que se mueve desde las ciudades equidistantes con Buenaventura y a territorios ubicados en el oriente del país. Además, estiman que el puerto será necesario en  20 años cuando las exportaciones del país pasen de 3 a 8 millones de toneladas gracias al puerto.

El grupo de accionistas que invertirá los 132,9 millones de dólares necesarios para la construcción de la megaobra está compuesto por la Cámara de Comercio de Manizales, InfiManizales, el Comité Intergremial de Pereira, el Comité Intergremial de Caldas, la Cámara de Comercio de Pereira, el Concejo Municipal de Nuquí, la Gobernación del Chocó, la Cámara de Comercio de Chocó, Zona Arce y Cía. S en C y el municipio de Dosquebradas (Risaralda).

Un documento oficial de la Sociedad Portuaria Arquímedes, promotora del proyecto, asegura que se están adelantando los estudios ambientales necesarios para viabilizar la obra en compañía de la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó, Codechocó. 

Voceros de la Alcaldía de Nuquí aseguraron por su parte que han realizado varias reuniones de socialización con líderes comunitarios de la región y que los impactos del proyecto serán más positivos que negativos porque con Tribugá se generarán nuevos empleos y diversificará la economía de la región.

“La construcción de un puerto con impactos ambientales mínimos, puede cambiar por completo la cara a la región Pacífico. Hemos venido insistiendo que Nuquí debe tener una participación importante de las acciones del puerto, lo mismo que chocó. Debemos ser aliados y dueños del puerto como tal”, afirmó Jimmy Gamboa Ibarguen, presidente Consejo Municipal de Nuquí y defensor del proyecto.

Ibargüen agregó que si bien es cierto el Chocó requiere atención del Estado debido a que más del 60 por ciento de las necesidades básicas de sus habitantes se encuentran insatisfechas, la comunidad debe mirar las bondades del puerto y no verlo como lo peor que le podría pasar al territorio. “En las socializaciones nos han enseñado que la obra no causa tanto impacto, que es lo que la gente ha querido, el Ministerio de Ambiente está atento a los estudios para que el daño no sea tan grande”, dijo el cabildante.

El fantasma de Buenaventura

“No hemos terminado con el desarrollo portuario de Buenaventura, ni resuelto sus problemas sociales, y ya van a crear otro problema social con Tribugá”, manifestó a EL TIEMPO el senador del Polo Democrático Alexander López.

No hemos terminado con el desarrollo portuario de Buenaventura, ni resuelto sus problemas sociales, y ya van a crear otro problema social con Tribugá

De acuerdo con los opositores al proyecto portuario no hay experiencia en el Pacífico y Colombia que permita tener la esperanza de que el desarrollo va a llegar a ese territorio gracias a la obra. También aseguran que en Buenaventura ni siquiera los servicios básicos están garantizados y la cifra de desempleo supera los dos dígitos.

“Una de las únicas experiencias que tenemos es la de Buenaventura, y es una experiencia muy negativa. De las positivas hablan solo los de la Sociedad Arquímedes que nos presentan ejemplos demasiado lejanos en Londres, Suecia y Australia”, puntualizó Elber Gamboa, personero de Nuquí durante la audiencia pública del proyecto la semana pasada ante el congreso.

El líder de la Mesa del Paro Cívico de Buenaventura, Victor Vidal, manifestó por su parte que los líderes de ese territorio se encuentran en riesgo porque en los últimos años han dicho que la población “no necesita construir nuevos terminales marítimos, no caben ni son necesarios. La región no se puede seguir inundando de puertos”.

JULIÁN VIVAS BANGUERA
REDACCIÓN NACIÓN
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.