Así es como el turismo depredador acaba con la playa blanca de Boyacá

Así es como el turismo depredador acaba con la playa blanca de Boyacá

Hasta 1,5 toneladas de desechos arrojan durante un fin de semana en este sitio turístico.

Playa Blanca Tota

Esta es solo una botella plástica de miles que son arrojadas en la arena y el agua de la playa más alta de Colombia.

Foto:

Mauricio León / CEET

Por: Duvan Alvarez D.
12 de junio 2019 , 02:45 p.m.

A más de tres mil metros de altura, entre montañas y un poco de neblina, se sitúa el Lago de Tota, el cuerpo de agua dulce más grande de Colombia con una extensión de 55 kilómetros cuadrados. En una de las orillas de este lago, por obra de la naturaleza, se pueden encontrar siete hectáreas de arena blanca y fría, las cuales no tienen nada que envidiarle a la famosa Playa Blanca de Barú (Cartagena), ni en belleza ni en contaminación.

Esta zona del lago recibe el nombre de Playa Blanca y desde hace 10 años, según los trabajadores de la zona, es uno de los lugares más visitados del lago, el cual está en jurisdicción de Corpoboyacá.

Playa Blanca Tota

La playa tiene una extensión de 7 hectáreas de terreno que se conectan con las 5.500 del lago de Tota.

Foto:

Mauricio León / CEET

El turismo deja ganancias para las más de 100 prestadores de servicios y sus familias que dependen económicamente de esta, ya que han colocado sus locales de ventas de arepas, mecatos y café. Sobre todo este último, pues la temperatura en la playa no es la misma que las de la costa, el promedio de temperatura alrededor de la playa según la Alcaldía de Tota es de 12 grados Celsius, incluso se ha registrado cero grados en el agua.

A pesar de que una corriente de aire le puede erizar la piel a cualquiera, es muy común ver a los turistas despojarse de sus prendas para adentrarse en las heladas aguas de la playa y hasta enterrarse en la fría arena. Al mismo tiempo, vemos otros turistas que prefieren evitarlo y solo se quedan a mirar los espléndidos paisajes, en especial cuando llueve.

Playa Blanca Tota

Una porción de los turistas se atreve a ingresar a las gélidas aguas, otros prefieren solo observar.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Hasta agosto de 2018, la playa era administrada por la Alcaldía de Tota, durante ese tiempo se lograron registrar hasta tres mil ingresos en un fin de semana a la playa, sobre todo en temporada alta. Esto, si bien genera ganancias, también causa graves daños ambientales en el lugar.

El pasado puente festivo, del primero al tres de junio, se recogieron 1,5 toneladas de basura de las orillas de la playa, según José Zara, (encargado de hacer la limpieza de la playa, lo hace cuatro días a la semana, de viernes a lunes o cinco días cuando hay puente festivo). La mayoría de estos desechos eran latas de cerveza, botellas plásticas, colillas de cigarrillos, botellas de vidrio de bebidas alcohólicas y desechos ordinarios.

Playa Blanca Tota

Desechos de todo tipo se pueden encontrar en las orillas y zonas aledañas a la playa.

Foto:

CEET

“Trabajo desde las 8 de la mañana hasta las cinco de la tarde recogiendo la basura que dejan las personas. Mi labor me gusta y disfruto haciéndola, pero me da tristeza tener que recoger tanta basura que deja la gente en la orilla, cuando pueden solo caminar unos 5 metros y tirarla en las canecas grandes que se pusieron para eso”, relata José.

Él fue asignado a esta labor hace apenas 10 días, antes, según habitantes del sector, no había nadie encargado de este trabajo específico.

Playa Blanca Tota

El encargado de la limpieza de la playa recibe su sueldo de los trabajadores de esta, los cuales aportan una porción cada uno.

Foto:

Mauricio León / CEET

“Antes de que llegara el muchacho encargado se supone que había grupos ecológicos que Corpoboyacá enviaba semanal a recoger la basura una vez a la semana, pero eso no servía de mucho. Ahora llegamos a un acuerdo con la entidad y entre todos los trabajadores de la playa aportamos una parte para pagar el salario mensual de un millón de pesos de José”, explica Nancy Cruz Bayona, habitante del sector.

Nancy y su madre son dueñas de una parte de la playa. Ellas alquilan parte de su espacio a los turistas para que estos hagan camping.

Durante la visita de EL TIEMPO a la playa, se pudo observar que los turistas que acampan en esta zona recogen sus basuras en bolsas negras y las dejan en un punto para que Nancy las recoja, suba la montaña y las entregue a los compactadores de basura del municipio.

Playa Blanca Tota

Cajas de cartón y demás desechos que prefieren dejar en la playa y no llevarlas a los botes de basura.

Foto:

Mauricio León / CEET

Lo anterior es algo que no pasa en el resto de la playa y los turistas expresan su inconformismo.

Llevo nueve años viniendo a la playa con frecuencia y la verdad la situación desde hace un par de años hacia acá es lamentable. Por todas partes por donde se camina se pueden encontrar las colillas de cigarrillo y las latas de cerveza. Lo mejor para la playa es que la conviertan en reserva natural”, comentó una turista.

¿Por qué cambió tanto en tan poco tiempo?

Según datos de la Alcaldía de Tota, hasta agosto del 2018, el promedio de visitas se  mantuvo estable por años. Sin embargo, la cantidad de desechos se ha disparado. Un funcionario de la Alcaldía explicó a que se podría deber.

Hasta hace 10 meses que nosotros administrábamos la playa, se realizaban labores de limpieza a diario. Se removían todas las algas de la orilla y los desechos que dejaban los turistas. Los sólidos se reciclaban y se vendían para hacer más labores ambientales con los niños del municipio, mientras que los ordinarios se usaban como biomasa para los cultivos”, explica el funcionario.

Playa Blanca Tota

Una parte de los desechos lanzados al lago luego aparecen en la orilla de la playa debido al oleaje.

Foto:

Mauricio León / CEET

Este plan, afirman trabajadores de la playa, cambió luego de que Corpoboyacá tomara el control de la zona, ya que las limpiezas pasaron a ser semanales.

Corpoboyacá informó que desde que retomaron la administración de la playa, se han registrado picos turísticos altos, de más de 38 mil personas en temporada alta.

No solo vienen y toman alcohol acá, además suelen venir con sus mascotas a pasearlas y que defequen en la arena

“No solo vienen y toman alcohol acá, además suelen venir con sus mascotas a pasearlas y que defequen en la arena. Lo peor es que en las piedras vienen algunos a pintar grafitis como si fueran las paredes de su casa”, expresó Nancy.

Otro problema que presenta la playa es la presencia de embarcaciones encargadas de pasear a los turistas por el lago y alquiler de motos de agua. Estas lanchas están ubicadas en dos muelles en la playa, tienen capacidad para unas 20 personas y les hacen un recorrido por todo el lago.

Playa Blanca Tota

Son comunes los grafitis en las rocas de la playa.

Foto:

Mauricio León / CEET

“Durante el recorrido en la lancha pude notar que varias personas no guardaban sus botellas de gaseosa sino que las tiraban al agua”, comentó un turista.

Algunos de estos desechos flotan y son arrastrados hasta las costas del lago, entre ellas la playa. Otros, al ser más pesados, se hunden y afectan a la fauna del lago, en la que destaca la trucha, que pueden consumir algunos de estos desechos de poca envergadura al confundirlos con su alimento.

Playa Blanca Tota

Las lanchas ofrecen los paseos en el lago. Durante los recorridos algunos turistas arrojan sus desechos en las zonas más alejadas de la orilla.

Foto:

Mauricio León / CEET

Este 11 de junio, en un comunicado, Corpoboyacá explicó que se realizará una inversión de más de $ 900 millones para la instalación de baños, puntos ecológicos para la disposición de desechos y mejoras en infraestructura eléctrica.

Además, la misma entidad destinó 1.650 millones de pesos para estas labores y otros $ 200 millones más que generó el turismo de la playa. Sin embargo, los turistas con quienes EL TIEMPO conversó consideran, hasta ahora, insuficiente la labor de limpieza de la playa, al igual que algunos de los trabajadores.

Playa Blanca Tota

La playa, hoy bajo la administración de Corpoboyacá, es el lugar más visitado de la laguna.

Foto:

Mauricio León / CEET

Corpoboyacá también aseguró que se realizan capacitaciones al personal para garantizar la correcta separación de los desechos ordinarios de los reciclables. Estos últimos son almacenados en un lugar de acopio ubicado en la playa, luego de un mes son recogidos por una empresa aliada y transportados hasta la sede de esta en Duitama y Sogamoso.

DUVAN ALVAREZ D.
Para EL TIEMPO
NACIÓN

#LOVI: cuando los turistas son depredadores del planetaViajeros, es hora de reflexionar. Se puede viajar y amigable con el medio ambiente.
LOVI: turismo depredador

A propósito de la nota vea esta entrega de LOVI: Cuando los turistas son los depredadores del planeta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.