Condenan a los padrinos de niña de 3 años asesinada en Armero Guayabal

Condenan a los padrinos de niña de 3 años asesinada en Armero Guayabal

El dictamen médico legal determinó que la niña murió a causa de un zarandeo y no por un golpe.

Niña de Armero

La menor había sido entregada por su madre al cuidado de la madrina.

Foto:

Juan Carlos Escobar / Archivo.

Por: Ibagué
04 de septiembre 2018 , 01:10 a.m.

El caso de tortura, violación y asesinato de Sara Yolima Salazar, una niña de 3 años, ocurrido en Armero Guayabal (Tolima) el 21 de abril de 2017, terminó este lunes con la condena de los padrinos de la menor.

El dictamen médico legal determinó que la niña murió a causa de un zarandeo, término aceptado en la medicina para determinar cuando una persona es balanceada con fuerza de un lado a otro de manera violenta.

Un Juez Especializado de Ibagué impuso una pena de 39 años y 8 meses de prisión contra Ángela Johanna Guerra Urueña, y de 13 años contra su esposo, Edilberto Rojas Torres.

La mujer fue condenada por homicidio agravado en concurso heterogéneo con tortura agravada, mientras que su esposo por tortura agravada.

Más de 80 pruebas que presentó el ente acusador, entre testimonios y exámenes científicos, fueron contundentes para la decisión, pues confirmaron que la niña fue sometida a un maltrato físico agudo, sistemático y crónico por el lapso de un año, que la llevó a una desnutrición severa mientras la tuvieron bajo su custodia luego que la madre se la entregara debido a su condición de pobreza.

Tenían en tal descuido a la niña que al hacerle la necropsia los peritos notificaron que no había un solo espacio en su cuerpo que no tuviera una lesión y cicatrices recientes y antiguas.

La niña de 3 años, natural de La Dorada (Caldas), vivía, según la Fiscalía, en condiciones infrahumanas y degradantes, provocando con ello que perdiera el cartílago de su nariz quedando sin parte del tabique, sin sus dientes, y que sufriera pequeñas mutilaciones en sus dedos, entre otras lesiones.

Sus padrinos no la llevaban al Centro de Atención Integral de la vereda donde residían, aduciendo que Sara era "desobediente porque no controlaba esfínteres".

El juez del caso compulsó copias para que la Fiscalía investigue el delito de acceso carnal violento del que fue víctima la menor de edad.

En su momento, el Instituto Nacional de Medicina Legal reveló que la niña tenía múltiples señales de abuso sexual y maltrato infantil.

“El Instituto ha llegado a plena certeza de múltiples traumas antiguos, traumas recientes, relacionados todos sobre violencia sexual hacia la menor”, dijo Medicina Legal en su momento.

IBAGUÉ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.