Por culpa de las EPS, clínicas cierran servicios en Boyacá

Por culpa de las EPS, clínicas cierran servicios en Boyacá 

Las deudas que han dejado Entidades Prestadores de Salud comprometen el acceso a los servicios. 

Hospital de Tunja

Por el dinero que adeudan las EPS, algunos hospitales tendrán que cerrar sus servicios. 

Foto:

Luis Lizarazo / Archivo EL TIEMPO

15 de diciembre 2017 , 02:41 p.m.

Abrumados por el bajo y casi nulo flujo de recursos por parte de las EPS, dos clínicas de Tunja, la Santa Teresa y la Clínica Los Andes, se vieron obligadas a cerrar varios servicios. Entre tanto la Clínica Pozo de Donato será vendida.

La Santa Teresa tuvo que clausurar hace unos días el servicio de urgencias porque no se realizó el giro de recursos por parte de las entidades promotoras de salud que les adeudan entre 1.400 y 1.500 millones de pesos.

“Eso ha generado atrasos en el pago de nómina, el no poder cumplirle a los usuarios en algunos casos (...) Tener abierto el servicio de urgencias implica, además, tener insumos, médicos y enfermeras las 24 horas del día, pero es un alto costo para una clínica tan pequeña que no recibe los recursos”, señaló Édgar Ortiz, gerente de la Clínica, a la que Coomeva se fue debiéndole cerca de $300 millones y Caprecom una cifra cercana a los $500 millones.

Por su parte, la Clínica de los Andes cerró nueve de sus servicios: ginecología, sala de partos, hemodinamia y las unidades de cuidado Intensivo Adulto, Cuidado Intermedio Adulto, Cuidado Intensivo Pediátrico, Cuidado Intermedio Pediátrico, Cuidado Intensivo Neonatal y Cuidado Intermedio Neonatal.

“Para Boyacá es muy preocupante porque es una oferta de cuidados intensivo muy importante, el Hospital San Rafael ha intentado cubrir esos servicios. Tuvimos reuniones con los gerentes de las clínicas, nos pidieron que les ayudáramos a cobrar cartera y ese ejercicio lo venimos haciendo con todos los hospitales públicos, pero tenemos limitaciones”, mencionó Germán Pertuz, secretario de Salud de Boyacá.

Nos pidieron que les ayudáramos a cobrar cartera y ese ejercicio lo venimos haciendo con todos los hospitales públicos, pero tenemos limitaciones

A la Clínica Pozo de Donato no le quedó de otra que ser vendida. Las EPS le adeudan $6 mil millones y hoy no hay cómo pagarle a trabajadores, proveedores, ni cómo comprar insumos.

Para la Clínica de Especialistas de Sogamoso, el problema también es crítico. Pese a que desde hace meses no tenían relación comercial con Coomeva, esta EPS se fue debiéndoles cerca de $650 millones.

“Nos preocupa que la Superintendencia les haya autorizado la salida de Boyacá sin que se hayan puesto al día con la red prestadora”, señala Nidia Mariño, la gerente, quien le pide al Gobierno departamental presionar a las EPS para que les paguen a las clínicas privadas, como presionan para que le paguen a la red pública de Boyacá.

Tanto para ellos como para la Clínica El Laguito, de Sogamoso, a la que Coomeva le debe $580 millones, la posibilidad de llegar a cerrar servicios no se descarta, pero por ahora esperarán a que las EPS cumplan con los acuerdos de pago.


REDACCIÓN BOYACÁ SIE7E DÍAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.