Los cementerios de NN a los que nadie se atreve a ir en Cauca y Nariño

Los cementerios de NN a los que nadie se atreve a ir en Cauca y Nariño

Comunidades en estas zonas viven en zozobra por la guerra que allí se libra entre grupos criminales.

Fosas comunes

La guerra que se vive en estas zonas del país dificulta que las autoridades lleguen a los puntos que las comunidades denuncian presencia de cuerpos.

Foto:

Cortesía

Por: Cali
21 de enero 2020 , 10:53 a.m.

A pocos metros de sus predios en zona rural de Suárez, Cauca, campesinos alertaron la existencia de cuerpos enterrados sin identificar. No precisan cuántos son porque se marcharon de esta tierra donde se encuentra este 'cementerio' por causa de la violencia, desde que el año pasado alertaron sobre cadáveres sin ser exhumados. Los labriegos aseguran que hay miedo de que quien los desentrañe de este territorio también terminaría asesinado.

Estos campesinos señalan que hay osamentas en esta región donde hay fuerte presencia de los grupos armados organizados residuales (GAOR), entre las llamadas disidencias de las Farc del grupo ‘Jaime Martínez’ y la ‘Dagoberto Ramos’, aunque esta comunidad en el norte del Cauca indica que se reactivaron paramilitares aliados con fuerzas del narcotrático en esta disputa territorial a sangre, fuego y muerte por estos corredores, muchos de los cuales son trochas, en las montañas del departamento. Así mismo, no se precisa si entre estos cadáveres hay víctimas de la población o si solo son actores armados.

Eduin Capaz, coordinador del área de Derechos Humanos de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), informa que tuvo conocimiento de esta denuncia, pero manifiesta que no se ha establecido ni corroborado por ser una situación muy compleja.

A su vez, en el resguardo Cerro Tijeras dicen que hubo contactos con funcionarios del Instituto Nacional de Medicina Legal, Defensoría y del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI). Sin embargo, no hubo las condiciones de seguridad para ir a este sitio en medio de la zona montañosa.

“Dijeron que no tenían garantías no ha pasado nada hasta el momento”, cuentan en el resguardo. De hecho, cuando indígenas han sido asesinados en las montañas, algunos como guardias de los aborígenes y otros campesinos, el traslado de cuerpos se dificulta, porque no llegan delegados del mismo Estado, en este caso, de Medicina Legal, a estas tierras de enfrentamientos, algunos entre ‘Los pelusos’, aliados con el Epl, además de paramilitares y el Eln o con disidentes de las Farc.

Es por ello que en el mismo resguardo dicen que buscan la manera de que lleguen sepultureros de la comunidad que ya conocen la zona a los lugares donde han ocurrido los crímenes o hasta disputas de los GAOR. Lo hacen acompañados por indígenas y líderes de la zona. Estas fosas están en un área donde las alturas varían entre los 1.000 metros y los 2.500 metros sobre el nivel del mar, cubriendo corregimientos, como Asnazú, La Toma y Agua Clara.

En la Fiscalía indican que el caso de las fosas sigue siendo parte de una extensa investigación por todo el país. Además, reiteraron que la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas fue creada para este fin, investigando los casos en toda Colombia de desapariciones antes del primero de diciembre de 2016. 

Entre tanto, en zona rural de Santa Rosa, municipio del sur caucano que limita con Nariño, comunidades también han señalado la existencia de fosas comunes en las montañas, donde ha sido marcada la violencia y el conflicto armado en los últimos 20 años.

Como ocurrió en el 2015, cuando Ángel Hernández , un labriego de 87 años, informó a la Fiscalía y a Medicina Legal haber enterrado a más de 30 víctimas en 62 fosas comunes en el cementerio de la cabecera del municipio Olaya Herrera, en Nariño. Todas estas víctimas eran resultado de enfrentamientos durante el 2000 y el 2005 entre paramilitares, guerrilla y narcotraficantes.

En Cauca habría osamentas sin exhumar en el norte y en el sur de esta región. Corresponderían a personas asesinadas a comienzos de la década o que eran miembros de los grupos violentos y cayeron abatidos en combates en los últimos meses.

Fosas comunes

Según las comunidades, muchos de los cadáveres que con seguridad hay en las montañas son de grupos armados.

Foto:

Cortesía

No obstante, ahora con la aparición y el fortalecimiento de los nuevos GAOR que están en combates con el Ejército, en Cauca y Nariño, por el recrudecimiento de esta guerra sin cuartel, sobre todo, en torno a cultivos ilícitos, en ambos departamentos, la población y las mismas Fuerzas Militares han venido detectando más fosas comunes.

Según fuentes de la Fiscalía y del Ejército, se han registrado casos en los que los cadáveres no se pueden desenterrar por estar rodeados de minas antipersona y otros elementos explosivos cerca de los cuerpos.

De hecho, en la Fiscalía hay información de que también habría osamentas en fosas comunes diferentes a las que están en los cementerios municipales donde Medicina Legal ha venido realizando un trabajo desde hace más de cinco años como un plan para desenterrar e identificar a los NN.

Por eso, en 2015, Medicina Legal pudo ubicar las 62 fosas y exhumar desde entonces 35 muertos, de los cuales, apenas cuatro fueron identificados.
Entre estos últimos, tres fueron entregados a sus familias.

En la Fiscalía informaron que hay que recordar que en Nariño la columna Mariscal Sucre de las Farc asesinó a una veintena de indígenas awás en febrero de 2009 y algunos estos cuerpos no habían sido recuperados.

“En la costa Pacífica de Nariño yo tuve conocimiento de muchas fosas y lugares de disposición de restos de personas, eso incluía a gente de la población civil y también muchos excombatientes y combatientes muertos por enfrentamientos con la Fuerza Pública en ese momento”, dijo Diego Arias, investigador en derechos humanos y conflicto armado.

“Es un hecho por la dinámica propia de la confrontación se puede dar como absolutamente cierto que esas fosas existen, pero la magnitud me atrevería a decir que no es poca, que es significativa, pero hablar de número es complicado.
Muy seguramente esas personas figuran en el registro de personas víctimas de desaparición forzada”, anotó el analista.

Por su parte, en reportes del Ministerio del Interior se señala que en 20 cementerios municipales de Nariño habría más de 500 NN. Sin embargo, sorprende que al consultar datos de desaparecidos en el sistema de Medicina Legal, en Olaya Herrera, donde habría más fosas comunes, apenas hay informes de un desaparecido, entre enero y noviembre del año pasado entre un total de 151, en todo Nariño.

A comienzos de este año, miembros de la Sijín de la Policía y del Ejército encontraron otras dos fosas comunes con seis cuerpos en la vereda Barro Caliente, de Olaya Herrera. Fue alertada por personas de las comunidades de la Red de Participación Cívica que autorizó el Gobierno Nacional al señalar que en esta zona hubo un fuerte enfrentamiento entre grupos armados ilegales, el 26 de diciembre del año pasado.

A su vez, en Cumbitara, en Nariño, hay alerta por fosas comunes. En una de ellas fueron hallados tres cadáveres. Hace una semana se identificó uno de los cuerpos, como el de Gonzalo Prado Paz o ‘Sábalo’, quien fue abatido en combates en noviembre de 2019. Fue de la línea de mando del extinto frente 29 de las Farc y luego se volvió cabecilla del disidente grupo E-29. El Ejército atribuyó su asesinato al Eln.

CALI

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.