La histórica Semana Santa de Popayán sin cargueros por la cuarentena

La histórica Semana Santa de Popayán sin cargueros por la cuarentena 

Juan Camilo Díaz debió guardar su túnica, cíngulo y capiro para llevar la "procesión por dentro".

Cargueros de Popayán

En Popayán, donde es tradicional la Semana Santa, este año no habrá procesiones para evitar la propagación del covid-19.

Foto:

Cortesía

Por: Juan Camilo Díaz
08 de abril 2020 , 07:44 p.m.

Orgullosamente soy un carguero de Popayán y cada año espero con ansias la Semana Santa para participar y cumplir en mi devoción..

Mi nombre es Juan Camilo Díaz Herrera y tengo 19 años. Desde niño comencé a ser parte de las procesiones. A los 5 años empecé a cargar en las procesiones chiquitas. Ya luego, a los 15 años, pasé a las procesiones de la Semana Santa. Actualmente, soy miembro del grupo Juvenil de la junta permanente Pro Semana Santa.

Este año tenía su expectativa. Como siempre, desde diciembre empiezo a contar cuánto tiempo falta para la semana de mis amores, la semana en la que quiero que nada termine tan rápido, la semana que no solo yo espero con tanto deseo.

Llegó la semana anhelada y con dolor en el alma y mi corazón las procesiones no se realizarán, algo que nunca había escuchado.

Juan Camilo Díaz

Juan Camilo Díaz desde que era un niño hace parte de grupos de cargueros.

Foto:

Archivo particular

Esta semana para mí es una de las más aburridas y tristes. Me levantaba cada mañana para salir prontamente a cualquier iglesia ayudar con la armada de los pasos, a limpiar cada centímetro del anda, a vestir las imágenes que desfilarían en los días santos.

Cuánta falta hace estar reunidos con mis amigos del gremio bajo una gran tertulia y poder contarnos anécdotas, sucesos y demás. También me hace falta salir a las empanaditas y tamales de pipián que son sagradas durante esta Semana Mayor.

Lastimosamente, el crujir de las andas no sonará, el olor a incienso que purifica el camino de la procesión con una hermosa mujer payanesa no se verá, el retumbar de los tambores de la banda no se escuchará, la matraca del Jueves y del Viernes Santo no sonará y las grandes puertas de las iglesias no se abrirán.

Así que los días se vuelven eternos. El reloj pasa cada vez más despacio y solo queda desear que todo esto acabe pronto. Mis almuerzos también son tan aburridos y mis tardes ni hablar.

En mi casa no permanecía. Estaba casi siempre ocupado como carguero.

Mis papás me levantaban temprano y me acostaba a altas horas de la noche y así sucesivamente. Es así que mis papás siempre me decían que durante esa semana yo me volvía invisible.

La verdad es que no mienten porque si venía a mi casa era para cambiarme y descansar un rato para volver a salir. Son días grises por los que pasamos, pero nuestra fe y tradición están más vivos que nunca. Esta es una Semana en la que literalmente la procesión va por dentro.

JUAN CAMILO DÍAZ
Para EL TIEMPO*Espere todos los días una entrega de #DiarioDeLaCuarentena, una serie en la que colombianos escriben cómo se vive el aislamiento obligatorio desde sus profesiones.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.