Campos minados cercanos a las escuelas genera alertas en el Catatumbo

Campos minados cercanos a las escuelas genera alertas en el Catatumbo 

Guerra entre Eln y Pelusos dificulta el reinicio de las clases en 4 escuelas de Norte de Santander.

Estación de policía en el Catatumbo

Las clases en las zonas rurales de Teorama, Convención, El Carmen y Hacarí se encuentran paralizadas.

Foto:

Salud Hernández-Mora

19 de julio 2018 , 11:15 a.m.

La jornada educativa en algunas instituciones de la región del Catatumbo, en Norte de Santander, sigue padeciendo el asedio de la guerra, que hace cuatro meses estalló entre la guerrilla del Eln y la disidencia del Epl, más conocida como Los Pelusos, por el control de las rutas del narcotráfico en esta zona fronteriza de Venezuela.

Tras la instalación de la Mesa de Educación en Emergencia por parte de la administración departamental, las autoridades locales manifestaron su preocupación por la siembra indiscriminada de minas antipersonales y los constantes enfrentamientos entre estos grupos armados, que han impedido el reinicio de las clases en algunos sectores rurales de los municipios de Teorama, Convención, El Carmen y Hacarí.

Tenemos dos sedes que están rodeadas de minas y en las otras dos los combates son muy cercanos

Esta alteración del orden público está afectando directamente a cuatro sedes educativas, donde asisten 53 menores de edad y 18 docentes.

“Los reportes que tenemos de los directivos docentes es que se está presentando una suspensión de clases debido a problemas de orden público. Tenemos dos sedes que están rodeadas de minas y en las otras dos los combates son muy cercanos”, aseguró María Fabiola Cáceres Peña, secretaria de Educación de Norte de Santander.

Los establecimientos educativos que se encuentran en cese de actividades, están situados en las veredas Vijahual (Teorama), Santa María (Convención), Dosquebradas (El Carmen) y La Pacheca (Hacarí).

Frente a esta situación, las autoridades regionales estudian la posibilidad de modificar el cronograma académico o trasladar los estudiantes a otras sedes, que estén alejadas de estos combates.

“Por ahora los directivos deben seguir reportando cómo transcurre la situación. Haremos una nueva reunión el 17 de agosto, en Ocaña, con la presencia de los alcaldes, personeros y comunidades, para programar unas visitas a estas zonas de conflicto y determinar cómo se le puede ofrecer la educación a estos niños”, puntualizó esta funcionaria.

Durante el paro armado que fue decretado en el marco de este conflicto, la Secretaría de Educación decretó la suspensión de las clases en 80 instituciones del Catatumbo, afectando la jornada académica en 44.000 estudiantes y cerca de 18.000 docentes.

Esta grave violación al acceso a la educación fue denunciada la semana pasada por el Consejo Noruego para Los Refugiados, que también advirtió sobre el deterioro en algunas edificaciones por causa de estas acciones violentas.

CÚCUTA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.