Secciones
Síguenos en:
Una visión de la protesta que aísla al Cauca
Bloqueos en la vía Panamericana

Los bloqueos en la vía Panamericana son los que más afectan a las empresas del norte del Cauca.

Foto:

Juan Pablo Rueda / CEET

Una visión de la protesta que aísla al Cauca

Fernán Martínez Mahecha hace un análisis de la historia de los bloqueos en ese departamento.

No hay gasolina, el pollo escasea, no hay azúcar, no hay bolsas de basura, la sal es difícil de conseguir, la docena de huevos ha llegado a costar 25.000 pesos, no hay taxis... Así vive Popayán después de 24 días con las carreteras taponadas.

(Lea además: En 24 días se han registrado 2.151 bloqueos de vías en el país)

El jueves se abrió un carril denominado ‘corredor humanitario’ que duraría tres días. Los miembros del paro, donde la mayoría son indígenas con sus pañoletas rojo y verde, bastones de chonta adornados con cintas de colores, y muchos de ellos encapuchados, deciden qué y quién entra a la ciudad.

Popayán lleva más de 30 años de bloqueos. La ciudad ha estado sitiada unas 20 veces, aunque no hay ningún registro oficial exacto.

(En otras noticias: Policía fue atacado con bomba incendiaria en su rostro)

El primer bloqueo se realizó en 1984 por campesinos, mestizos y negros que protestaban por el daño que les haría la construcción de la represa La Salvajina, pero para octubre de 1989, los indígenas de Totoró lograron, utilizando la herramienta del bloqueo o tranca, que el Ministerio de Gobierno les comprara unas tierras para ampliar su territorio. Antes solamente tumbaban cercas e invadían, como lo promovió el primer gran líder indígena, Quintín Lame (1880-1967).

Carlos Ossa Escobar, exviceministro de Agricultura y exdirector del Incora, representando al gobierno de Virgilio Barco, concedió el primer acuerdo de carretera y se comprometió a entregarles a los indígenas de Totoró una extensión de tierras en el área de Malvazá a cambio de que levantaran el bloqueo. Eureka.

Bloqueo y recompensa

El Cric (Consejo Regional Indígena del Cauca), la organización que los concentra, tiene 50 años de existencia con una sólida estructura operativa dirigida por los consejeros mayores. Su primer presidente fue el gobernador del resguardo de Totoró, Manuel Tránsito Sánchez.

Durante estas tres décadas largas de bloqueos a la Panamericana, la carretera más larga del mundo, siete presidentes y 31 ministros de Gobierno o del Interior (como se denomina actualmente) han tenido que lidiar con este chantaje.

(Le sugerimos: Dramático relato de padre del joven que murió en protestas de Popayán)

Desde entonces los astutos, pacientes y minuciosos indígenas se han dedicado a estudiar la forma de ‘medirle el aceite’ y apretar al gobierno de turno para lograr sus objetivos.

Han perfeccionado la estrategia, la técnica y el discurso. Se tragan vivos a los representantes de cada gobierno. Presidentes, ministros, viceministros y asesores enchalecados, repletos de logos y nombres bordados, recién posesionados, próximos a salir o muy ocupados, que no conocen la historia de los conflictos ancestrales ni la geografía del territorio y que llegan rodeados de la fuerza pública y cámaras de televisión a negociar con verdaderos doctores con Ph. D. en el arte del bloqueo.
Y, con el soplete en la nuca, los enviados no tienen más remedio que conceder para evitar el desgaste político y regresar a Bogotá con un papel firmado.

Prometen lo que sea a vigencias futuras, entregan algún dinero inmediatamente y el resto queda pendiente para que lo pague el próximo gobierno. La escena se repite cada año.

(Lea también: Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno, golpeado en las Américas)

Hábiles negociadores

Los indígenas del Cauca han logrado acumular unas 545.000 hectáreas, distribuidas en bosques, áreas de cultivo, páramos, pastos, rastrojos y tierras eriales o sin uso, y los nacimientos de varios de los principales ríos de Colombia: un área equivalente al 18 por ciento del departamento.

Los nevecones de los vendedores de pollo están lavados, abiertos y vacíos, la libra de pechuga que valía 7.000 pesos hace un mes hoy es muy difícil de conseguir


También, 68 vehículos convencionales y 36 blindados suministrados por la Unidad Nacional de Protección (UNP), llamadas ‘4x4 ancestrales’ en Popayán, una ciudad que conserva su habilidad para poner apodos. Además, ellos son totalmente soberanos en sus territorios: no hay jueces, ni Policía, ni Ejército, ni Contraloría.

Juegan de locales en las mesas de negociación, a las que llegan con un asombroso nivel de conocimiento y detalle de las leyes, decretos y composición del presupuesto nacional.

En sus computadores y discos de memoria externa hay gigas y gigas de información perfectamente ordenada y actualizada para este propósito, y con la memoria de lo pactado en 30 años. Una data que usan para dictarles a los negociadores oficiales lo que quieren y de cuál partida presupuestal se deben sacar los recursos.

La experiencia hace al maestro. Y ellos, adornados con sus fotogénicos anacos, saben cómo maniatar a los negociadores y cómo ordeñar a esa vaca llamada Estado.

En el paro del 2019 les entregaron 800.000 millones de pesos para que se retiraran de la Panamericana, sin tener siquiera la cortesía de levantar los troncos y las piedras que habían dejado en La María, La Agustina, La Monterilla, El Cairo y Villarrica, sitios tradicionales y estratégicos para bloquear, trancar y sitiar a Popayán.

“Todavía existe la creencia de que en Popayán vive la oligarquía blanca del siglo XVIII, cuando la realidad es que solo quedan los apellidos. Los ricos perdieron su poder hace más de 40 años cuando les ‘incoraron’ las montañas”, dice Juan Cristóbal Velasco Cajiao, un conocedor de la problemática local.

Empresas en fuga

Con 13 presidentes nacidos en la ciudad fundada por Sebastián de Belalcázar, la imagen nacional es que el Cauca sigue siendo aquel departamento poderoso, antes el Gran Cauca, que incluía 13 de los actuales departamentos, pero hoy ocupa el puesto 21 en el escalafón de competitividad de la Cepal.

En el Cauca es muy aventurado hacer inversiones cuando los empresarios saben, con certeza, que al menos 20 días al año, las vías estarán cerradas y no podrán sacar sus productos ni entrar sus insumos.

(No deje de leer: Empresas del norte del Cauca estarían a punto de cerrar sus puertas)

Isabela Victoria Rojas, directora ejecutiva de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Cauca, dice: “En 2018, Alpina se fue del puente viejo de Popayán y se perdieron 200 empleos. En el 2019, Avícola San Marino se fue de Cajibío y se perdieron 140 empleos”.
Y ahorcados por este paro, huevos Kikes ya anunció que abandonan su planta del norte del Cauca porque tienen en ayuno a unos cinco millones de gallinas y no han podido salir a vender millones de huevos, lo que significará la pérdida de 1.600 empleos. Propal tiene los mismos planes.

Dídier Martínez, minorista de la galería del barrio Bolívar, donde se le toma la temperatura al mercado de la ciudad dice: “En Popayán ya estamos acostumbrados a que cada año hay un bloqueo y por eso los mayoristas siempre mantienen las bodegas llenas de alimentos y bebidas para aguantar al menos 20 días, pero ya se siente la escasez de muchos productos, y los que se encuentran están muy caros”.

En los pasillos de esta galería todavía se siente el olor a gases lacrimógenos porque la noche anterior los vándalos intentaron tomarse e incendiar los patios de la Secretaría de Tránsito, donde hay más de 2.000 motos decomisadas. Un polvorín lleno de tanques con gasolina.

Los nevecones de los vendedores de pollo están lavados, abiertos y vacíos, la libra de pechuga que valía 7.000 pesos hace un mes hoy es muy difícil de conseguir, y si se consigue, no baja de 15.000 pesos. Y otros muchos productos están cada vez más caros. Y como los restaurantes no pueden subir los precios, se están perdiendo puestos de trabajo en este y otros sectores.

“Viene una masacre laboral en el departamento del Cauca. Como consecuencia directa de la afectación de los 24 días del paro y bloqueo, se perderán 33.000 empleos directos formales y unos 66.000 empleos informales, en una zona donde el 96 por ciento son microempresas y el 56 por ciento viven de la economía informal. No tendrán qué poner en sus platos”, dice Ana Fernanda Muñoz, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio del Cauca.

Lo que sí ha entrado sin problema son los chontaduros que vienen del Tambo, al occidente, la única carretera que permanece abierta porque norte, sur y oriente están bloqueadas.

Violencia, narcos y minería ilegal

Para completar este agónico panorama, el paro ha generado una escalada de violencia cada vez mayor. La noticia, no comprobada, de que cuatro hombres del Esmad habían violado a una jovencita, quien al otro día se suicidó, provocó el 14 de mayo la ira de los manifestantes y el incendio de varias dependencias de la Fiscalía.

El Cauca, con un nudo de tres cordilleras, dos valles y una llanura, es la fábrica de agua más grande de Colombia y una de las más grandes del planeta, y sigue esperando la prometida carretera al mar desde hace casi un siglo, prueba reina del abandono de Bogotá a la ciudad de los 13 presidentes, donde el pasado desvirtúa el presente y el futuro es cada vez más incierto.

La foto de la composición poblacional con 1,5 millones revela varios sectores muy diferentes que hacen del Cauca un departamento muy sensible socialmente. Muchas, por no decir todas las necesidades básicas están insatisfechas para buena parte de su población.

Además de los indígenas, que representan el segundo departamento con mayor cantidad de esta etnia, tiene unos 125.000 afros, localizados en su mayoría en la llanura del Pacífico, más cercanos a Cali y a Buenaventura que a Popayán.

(Además: Ofrecen hasta $ 50 millones de recompensa por vándalos de Popayán)

Y con su propia problemática, al norte se encuentra Caldono, población que ha sufrido 67 tomas guerrilleras y tres carros bomba.

Al sur operan varios grupos armados y organizados que se dedican a los cultivos ilícitos y minería ilegal, y que generan una creciente e inflamable bonanza económica y una agresiva violencia que sufren los campesinos ante los enfrentamientos generados por la lucha del poder de los narcotraficantes.

Y en la histórica capital ha cambiado todo, hasta el acento de su particular hablado. Después del terremoto de 1983, en Popayán se transformó la población. Llegaron laboriosos comerciantes del sur que se tomaron el comercio y en la casta política aparecieron nuevos apellidos.

Diversidad sí, eliminación del otro, no, piden los obispos en el Cauca. Los cultivos y la minería ilegal han transformado el valor de los jornales, dice el Cric. No hablan de acciones de hecho, sino de derecho.

La consolidación de la paz, la legalidad y la convivencia sin violencia en el Cauca se logra con seguridad y justicia, además de iniciativas sociales y alternativas con alternativas de producción, dice el gobierno del presidente Iván Duque, mientras logra salir de esta otra ‘medida del aceite’ que le está aplicando el paro con todas sus herramientas y ramificaciones.

José Ángel Azcanio, de Falcón (Venezuela), llegó a Colombia en diciembre y es vendedor de fresas de quinta, en la calle sexta de Popayán, y dice: “Chamo, la verdad a mí me ha ido bien con el bloqueo, comencé vendiendo dos cajas y ahora estoy vendiendo cinco cajas cada dos días. Me las trae don Rodrigo, de por aquí cerquita. Allá yo era mecánico y aquí me estoy volviendo comerciante”.
Hace el signo de dinero con sus dedos y sigue gritando: “Fresas a 2.000, fresas a 2.000”, ocultando su acento natal.

Fernán Martínez Mahecha
Para EL TIEMPO
En Twitter: @fernanmartinez

Lo invitamos a leer otras noticias

Concejala pide investigar presunto hallazgo de cadáveres en ríos

Entes de control advierten a administradores públicos sobre bloqueos

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.