Aunque hay lluvias, Santa Marta sigue con su problema de agua

Aunque hay lluvias, Santa Marta sigue con su problema de agua

El aumento poblacional es una de las causas por las que se ha recargado el acueducto, ya saturado.

Santa Marta sin agua

El aumento de la población que registra actualmente Santa Marta ha generado una exigencia mayor a las redes.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Roger Urieles Velásquez
24 de septiembre 2018 , 11:55 a.m.

La perforación ilegal de los tubos del acueducto se ha sumado a los factores que impiden la normalización del servicio de agua potable en Santa Marta.

Incluso, durante la actual temporada de invierno en la que los ríos de abastecimiento han recuperado su caudal, el preciado líquido sigue sin llegar a los hogares.

Fernando Moncaleano, director de Veolia, empresa encargada, junto al Essmar, de la operación del acueducto y alcantarillado, asegura que el aumento de la población que registra actualmente la ciudad ha generado una exigencia mayor a las redes, que desde antes se encontraban saturadas.

El problema principal se centra en las zonas periféricas, donde hay identificado un incremento de la demanda del servicio a raíz del asentamiento de nuevas familias, propias y extranjeras.

“Si bien el problema de agua que enfrenta Santa Marta tiene que ver directamente con una renovación general del acueducto, el hecho de sumarle al existente una cantidad superior de consumidores reduce la capacidad de abastecimiento”, señaló el director.

De acuerdo a la explicación de Moncaleano, aquellas personas que se han radicado en sitios montañosos o invasiones que no están conectadas al acueducto y por ende no reciben el agua, se dirigen hasta las partes bajas donde perforan los tubos madres y extraen el recurso, con lo cual reducen la presión e impiden que llegue a otros barrios.

Esta mala práctica, que ha sido denunciada por los operadores del servicio, es repetida no solo por la comunidad carente del preciado líquido, sino también por parte de ‘mafiosos’ que buscan crear un monopolio alrededor del agua, comercializándola a precios excesivos.

“Estas ventas ilegales ofrecen el agua a 50 mil pesos por metro cubico a los necesitados, un valor exagerado que ni siquiera pagan los que viven en estrato seis”, agregó el directivo.

Desde la Alcaldía se han coordinando los operativos que en el año permitieron ubicar y acabar con puntos de captaciones fraudulentos, adicionalmente se dispuso de líneas de atención para que la comunidad denuncie el uso y manejo irregular del acueducto, no obstante, el flagelo que pone en jaque el suministro sigue dejando sin agua a una importante cantidad de viviendas, cuyos habitantes reclaman un mejor servicio.

Déficit de agua

Al respecto, Ingrid Aguirre, gerente de la Empresa de Servicios Públicos del Distrito de Santa Marta, precisó que para abastecer a la ciudad se requieren 2.354 litros; sin embargo, entre los 48 pozos y las plantas de El Roble y Mamatoco solo se están produciendo 1.400 litros por segundo, es decir que el déficit permanece.

“A pesar de todas las dificultades presentadas desde que se asumió el manejo de un acueducto en condiciones de abandono, como lo tenía el antiguo operador Metroagua, se han hecho inversiones y esfuerzos para llevar el agua a quienes la requieren”.

El alcalde estuvo a punto de declarar la calamidad pública por el agua, pero volvió a llover y ello hizo posible darle manejo a la crisis

Efectivamente hay un aumento poblacional considerable que nos ha obligado a redoblar los trabajos, incluso, en su momento el Alcalde estuvo a punto de declarar la calamidad pública por el agua, pero volvió a llover y ello hizo posible darle manejo a la crisis, que aunque se mantiene, no ha sido impedimento para cumplir con la prestación del servicio de manera equitativa”, insistió.

A través de carrotanques, mantenimiento y construcción de nuevos pozos y la instalación de tanques comunitarios, Veolia y Essmar se encuentran asistiendo a la población desabastecida que va en aumento.

El problema, de momento, está siendo atendido mientras sigan cayendo las lluvias; sin embargo, en cuanto llegue el verano y los niveles de los ríos vuelvan a bajar, la emergencia por el agua será mucho más fuerte, sin que exista una solución definitiva, pues el plan maestro de acueducto y alcantarillado que necesita Santa Marta, pese a tener la viabilidad técnica del Ministerio de Vivienda se encuentra desfinanciado.

Esperamos que el Gobierno de Duque, quien en campaña manifestó su respaldo a esta iniciativa, nos cumpla y disponga los recursos por el orden de los 1,5 billones

“Esperamos que el Gobierno de Duque, quien en campaña manifestó su respaldo a esta iniciativa, nos cumpla y disponga los recursos por el orden de los 1,5 billones para acabar con este sufrimiento que nos genera la escasez de agua”, puntualizó el alcalde Rafael Martínez, anunciando también que en los próximos días ha programado una reunión con las entidades encargadas en el orden nacional para definir qué camino tomar frente a esta situación de desabastecimiento que enfrenta la capital del Magdalena.

No aguantaremos un verano más y por eso hay que tomar cartas en este asunto de manera urgente, antes de que sea demasiado tarde”, advirtió el mandatario.

SANTA MARTA.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.