Secretos del baluarte en Cartagena cuya intervención es criticada

Secretos del baluarte en Cartagena cuya intervención es criticada

Así es la fortificación que fue depósito de armas en la Colonia y donde Mincultura instalará cocinas

Los Casamata fueron los depósitos de pólvora y armas durante la Colonia

Los Casamata fueron los depósitos de pólvora y armas en Cartagena durante la Colonia

Foto:

archivo particular

Por: John Montaño
10 de enero 2019 , 05:12 p.m.

El proyecto del Ministerio de Cultura que busca implementar cocinas en el interior de dos casamata (gemelas) ubicadas en las entrañas del baluarte de San José, en la Murallas de Cartagena, tiene preocupados a los habitantes del barrio Getsemaní.

Se trata de dos casamata, o depósitos, de forma cóncava, de 10 metros de largo por 5 de ancho, y con una altura de 4.80 metros en su parte más alta.

Estas fortificaciones tenían como objeto esconder armas y pólvora durante La Colonia para los ejércitos que defendieron la ciudad del ataque de piratas e ingleses.

La muralla que sería intervenida es la que separa a la bahía de Cartagena de la Calle del Pedregal, en el tradicional barrio de Getsemaní.

Las murallas de Cartagena comenzaron a ser construidas hace 403 años, pero el fragmento de cordón amurallado en Getsemaní fue el último en edificarse por ingenieros españoles con mano de obra esclava.

El Ministerio de Cultura propone montar cocinas dentro de las casamatas para la preparación de comida cartagenera

El Ministerio de Cultura propone montar cocinas dentro de las casamatas para la preparación de comida cartagenera

Foto:

archivo particular

Las casamata gemelas que el Ministerio de Cultura busca intervenir están unidas por un respiradero que, en forma de te invertida, conecta a las dos fortificaciones con la parte superior de la muralla para que la brisa ingrese y combatir así el salitre y la humedad.

No obstante, el Ministerio explicó que el respiradero estaba obstruido con cemento y tierra antes de la intervención de las autoridades, y que hoy nuevamente fue habilitado.

La casamata principal tiene dos ventanas que la comunican con el exterior; mientras que la segunda habitación tiene sólo una ventana.

En el punto donde se encuentran los respiraderos de las dos casamata con el exterior de la muralla, el Ministerio instaló un extractor de aire que indignó a la comunidad, y que fue retirado por las mismas autoridades.

Sobre el baluarte de San José el ministerio instaló un extractor de olores y ventilación, los cuales fueron retirados

Sobre el baluarte de San José EMinisterio instaló un extractor de olores y ventilación, los cuales fueron retirados ante la indignación de la comunidad.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

Historia del Baluarte de San José

Esta fortificación fue construida por orden del gobernador e ingeniero Francisco de Murga en 1631, y forma parte de la defensa del otrora arrabal de Getsemaní.

A comienzos del siglo VXIII el baluarte necesito reparaciones, las cuales se llevaron a cabo en 1730 por Juan de Herrera y Sotomayor.

Sin embargo, Lorenzo de Solís informó, en el año de 1753, del mal estado de la estructura, siendo entonces don Antonio de Arévalo su último restaurador hacia el año de 1770.

Esta estructura es el escenario patrimonial del barrio Getsemaní hasta donde llegan miles de turistas al año.

Esta muralla también le recuerda al mundo que Getsemaní fue el barrio de constructores y expertos reparadores de embarcaciones.

El Baluarte de San José cuenta además con un parapeto atronerado, una garita, una bóveda para el cuerpo de guardia, una escalera y una rampa de acceso.

En el Pemp de las fortificaciones solo se definen los criterios y usos que deben tenerse en cuenta, no cada proyecto que debe o no realizarse

No obstante, y pese a la polémica, los mismos getsemanisenses reconocen que El Distrito de Cartagena ha venido recuperando la Avenida del Pedregal y todo este fragmento de muralla que años atrás estaba tomado por expendedores y consumidores de droga.

Críticas de la comunidad al proyecto

Entre las críticas que hacen las comunidades al proyecto están el hecho de que, según la gente, no fue socializado con todas las personas.

“Acá han querido hacer las cosas de afán y pasando por encima de la gente. Con Cartagena sucede algo y es que Bogotá toma decisiones sobre la ciudad sin contar con los cartageneros y peor aún pasando por encima de la gente”, dice Roberto Medina, habitante del barrio.

Las obras están paralizadas pero el debate entre comunidad y Ministerio de Cultura sigue abierto y el proyecto aún no está descartado.

Las obras están paralizadas pero el debate entre comunidad y Ministerio de Cultura sigue abierto y el proyecto aún no está descartado.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

Pero la mayor preocupación de la gente está en que las intervenciones al baluarte no fueron incluidas en el Plan de Manejo y Protección del Centro Histórico, (Pemp), que cuida por la preservación del legado de los españoles.

A esas críticas de la comunidad, el Ministerio ha respondido: “En el Pemp de las fortificaciones solo se definen los criterios y usos que deben tenerse en cuenta, no cada proyecto que debe o no realizarse. Este proyecto se ajusta a lo que el Pemp estipula para esta murallas”, le dijo a este diario Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, al ser consultado.


John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter:@PilotodeCometas

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.