Cerrar
Cerrar
Hace 36 años, una avalancha sepultó a Armero y mató a 25.000 personas
AUTOPLAY
Armero: la historia de la peor catástrofe natural de ColombiaArmero: la historia de la peor catástrofe natural de Colombia
Tragedias

Archivo / EL TIEMPO

Hace 36 años, una avalancha sepultó a Armero y mató a 25.000 personas

Como cada año, habrá actos conmemorativos donde una vez estuvo este pueblo del Tolima.

El 13 de noviembre de 1985 es una fecha de nunca olvidar. En la noche de ese fatídico día, Colombia vivió una de las peores tragedias de su historia cuando una avalancha de piedra y lodo que bajó del nevado del Ruiz tapó por completo a Armero, en ese entonces el pueblo más próspero del Tolima, pues tenía cinco entidades crediticias y a diario el comercio movía más de 400 millones de pesos.

La tragedia, en su aniversario 36, congrega este sábado a miles de personas procedentes de Ibagué, Bogotá y municipios vecinos como Lérida, Venadillo, Honda, Mariquita y Alvarado, donde se concentra la mayor parte de los damnificados o quienes de manera milagrosa lograron ponerse a salvo.

(Además: Armero: la historia de la peor catástrofe natural de Colombia)

Todos visitan las ruinas o lo que el tiempo no ha podido borrar y llegan en buses de turismo y vehículos particulares para rendirles un homenaje a las 25.000 personas que murieron en el barro y el lodo víctimas de esa avalancha que, a las 11 de la noche, bajó por el río Lagunilla.

“En Bogotá y todos los rincones del país vivimos miles de damnificados que hace 36 años salimos a buscar una mejor vida, pero cada 13 de noviembre volvemos a Armero para recordar los seres queridos que perdimos en un segundo”, dijeron familias sobrevivientes que residen en el barrio Nuevo Armero, una zona estrato 2 de Ibagué.

Tan solo en la capital del Tolima se refugian en condiciones de pobreza unos 7.000 sobrevivientes que viven en arriendo en barrios como Jardín Santander, Claret, Ciudadela Simón Bolívar, Ciudad Luz, Nuevo Armero y San Vicente de Paúl.

Todo quedó sepultado luego de que el volcán expulsara arena caliente que derritió la nieve de la copa y formara una avalancha de piedra, lodo y agua.

Foto:

Marcela Han Acero / EL TIEMPO

(Lea también: El recuerdo de una dolorosa tragedia que sacudió al país)

“Todas las noches sueño con las calles de mi pueblo, pero no puedo olvidar el parque Los Fundadores frecuentado por las familias en busca de la sombra de una hermosa ceiba”, dijo Luis Peña, un sobreviviente que vive en Ibagué.

En este aniversario, como todos los años, el acto central consiste en una eucaristía presidida por sacerdotes que llegan para brindar ayuda espiritual a muchos que aún no han podido olvidar lo que sucedió en 1985 pero en medio de todo reconocen que “estar vivos es un verdadero milagro”.

“El 14 de noviembre, día siguiente del desastre, los cadáveres los recogían en volquetas, los cuerpos sin vida se contaban por montones que sepultaban en una fosa común del cementerio, pero se llenó y entonces a muchos los quemaron para evitar epidemias”, dice Ana María, una anciana que vivía en los alrededores del parque Los Fundadores.

(Le puede interesar: Así registraron los medios la tragedia de Armero, hace 36 años)

A las 11 de la noche la avalancha acabó con la vida de unas 25.000 personas que dormían, pero no se salvó ni el alcalde de Armero, Ramón Antonio Rodríguez, al que todos por cariño le decían ‘Moncho’ y quien pidió a los habitantes desocupar sus casas porque el volcán era ya una bomba de tiempo.

El drama de la niña Omayra Sánchez, captado por Germán Acero Arévalo, se convirtió en el símbolo de la tragedia de Armero. Importantes medios de comunicación del mundo publicaron las fotografías.

Foto:

Archivo

“El alcalde ‘Moncho’ repetía en las calles que el volcán nevado podría causar una tragedia por represamiento, pero todos tuvimos exceso de confianza, pues la verdad es que ese día cayó abundante nieve y ceniza como anunciando lo que nos venía encima”, dijo un comerciante que hoy vive en Armero-Guayabal, el pueblo que se formó con miles de sobrevivientes y que está ubicado unos 5 kilómetros delante de las ruinas del antiguo Armero.

“Moncho fue un héroe porque, a sabiendas de la tragedia que se avecinaba, él no salió del pueblo y más bien se dedicó a pregonar la necesidad de dejar las casas, de salir a pueblos vecinos como Honda y Lérida”, señaló un vendedor de comida que distribuye a los camioneros.

(Más información: Las hermanas que vivieron 34 años lejos por la tragedia de Armero)

“A los 15 años de edad, me tocó vivir la peor noche de la vida”, dijo este comerciante que perdió a varios miembros de su familia.

Lo que nadie olvida es que este pueblo primero se llamó San Lorenzo y en 1930 tomó el nombre de Armero, de acuerdo con una Ordenanza de la Asamblea del Tolima en memoria de José León Armero un prócer de la Independencia que fue fusilado por el ejército español en el municipio de Honda.

Estudiosos de la tragedia como Gustavo Prada, de la Corporación Casa Armerita, afirman que el desastre se dio por un deshielo del nevado del Ruiz, un volcán a 5.322 metros de altura compuesto por capas de lava endurecida, piroclastos y cenizas volcánicas que se ubica entre Tolima y Caldas y al que se accede principalmente por Manizales.

(Siga leyendo: A los vecinos del Nevado del Ruiz, el volcán ya no les quita el sueño)

En ese entonces el volcán nevado era vigilado, aunque no con los equipos modernos que tiene hoy, pero se contaba con una estación de monitoreo instalada 120 días antes del desastre por lo que la información de ese gigante no se tenía en tiempo real y cada mañana había que visitar la zona en busca de los datos del día anterior.

Foto:

EL TIEMPO

El volcán nevado del Ruiz arrojó gases, materiales y aire atrapado caliente que derritieron un casco de nieve y produjeron una avalancha cargada de agua, piedras, escombros y lodo que bajó a unos 60 kilómetros por hora por todo el cauce del río Lagunilla.

Los libros de historia relatan que la avalancha arrasó finalmente con 4.200 viviendas, destruyó 20 puentes y acabó las vías sin que nada quedara útil. Armero tenía 42.000 habitantes y el número de muertos pasó de 25.000.

En medio de la tristeza, los visitantes buscan primero la tumba de la niña Omaira, quien se convirtió en símbolo de la tragedia y adquirió reconocimiento mundial pues pasó tres días atrapada entre el pesado lodo y escombros de su casa que se fue al suelo esa fatídica noche.

“La tumba es el lugar que todos visitan, no es fácil olvidar a la niña Omaira y encendemos veladoras para mantener viva la llama de la esperanza en medio del dolor que uno lleva por dentro”, dijo un sobreviviente.

(Otra historia recomendada: 'Iba a cumplir seis meses cuando sobreviví a la avalancha de Armero')

Los actos protocolarios de este sábado comienzan a las 11 de la mañana con un pronunciamiento del alcalde de Armero-Guayabal, Medardo Ortega y luego sigue la eucaristía en el Parque Central de la Vida ubicado en lo que fue Armero.

Además de un minuto de silencio y ofrenda floral ofrecida por el Ejército y la Policía en honor a los fallecidos, también habrá muestra cultural con danzas de la región y una revista aérea.

(Si nos lee desde la app de EL TIEMPO, vea este video aquí)

@eltiempo

Responder a @eltiempo 36 años después de la tragedia #Armero #TikTokInforma #LoCuentoEnTikTok

♬ sonido original - EL TIEMPO

(Si nos lee desde la app de EL TIEMPO, vea este video aquí)

FABIO ARENAS
Para EL TIEMPO
Ibagué

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.