Armero: la historia de la peor catástrofe natural de Colombia

Armero: la historia de la peor catástrofe natural de Colombia

Artículos y contenidos relacionados para el especial multimedia.

Se cumplen 34 años del día que el volcán Nevado del Ruiz hizo erupción y sepultó a 25.000 personas.

Salvados de la avalancha, pero no de las secuelas

Luz Helena García tenía 15 años la noche del 13 de noviembre de 1985. En su huida debió soltar a una anciana que le retrasaba el paso. Ha regresado dos veces al pueblo donde compartió clase de danzas con Omaira Sánchez, la niña cuya muerte se volvió símbolo de la tragedia.

Cada vez que Luz Helena García Bernal escucha el bramido de un motor ronco o nota que se corta la energía, se estremece. Inevitablemente, sus sentidos se agudizan, la piel se crispa y se pone a la defensiva. Solo cuando identifica el origen del ruido vuelve a sentirse tranquila. La tragedia de Armero, de la que sus padres fueron los héroes al guiarla a una montaña en una frenética carrera, esquivando cuerdas de energía y postes caídos, explosiones de fondo y carros chocados, le dejó secuelas.

Pero esta bogotana de 48 años, que el día de la avalancha tenía 15, no es la única en su familia en vivir alerta. Su hermano menor también guarda más precauciones de la cuenta. Para los paseos familiares no deja de cargar un casco con linterna. Hace un año estuvieron los hermanos García con sus esposas e hijos en una finca en Puerto Bogotá, cerca de Honda.

“Una de esas noches llovió durísimo, se fue la luz como a las 11 de la noche. Mi hermano sacó su casco. Como a unas diez cuadras de donde nos quedábamos pasaba el cauce del río Magdalena, e imaginar que podía crecerse o desbordarse, nos tuvo toda la madrugada alertas con la puerta principal abierta, y nosotros en guardia. Otros familiares nos veían como bichos raros al ver que no nos íbamos a dormir”, recuerda Luz Helena.

Está casada hace 27 años, tiene una hija y trabaja como analista técnica en el Grupo Energía Bogotá (GEB). Su voz no se quiebra cuando noviembre asoma en el calendario y Armero se vuelve tema nacional. Otras dos prevenciones la marcan: cuando llega a una casa u oficina ubica las salidas de emergencia, y en su hogar les insiste a su esposo e hija que no dejen en el piso zapatos o algo que estorbe el camino a la puerta de la entrada.

“En mi casa, el pasillo que comunica los cuartos a la puerta de salida debe estar totalmente despejado, sin cajas o algo con que nos podamos tropezar. Mi hija no lo entiende, pero si hay que escapar, no debe haber trampas que nosotros mismos ponemos”, comenta.

Así ocurrió la tragedia

Tras la erupción, una avalancha de lodo, piedra y agua arrasó con Armero a las 11 p.m..

Las dolorosas imágenes de la tragedia

Tragedia de ArmeroEl 13 de noviembre de 1985 ocurrió la peor tragedia natural que ha sufrido Colombia.
Tragedias

Armero no olvida a los 25.000 muertos de la peor tragedia de Colombia

En noviembre miles de peregrinos llegan a las ruinas para recordar a sus familiares.

Las ruinas de Armero están a lado y lado de la vía y se componen de edificaciones y casas caídas que muestran la dureza de esa tragedia. Durante noviembre las ruinas se llenan de miles de hombres y mujeres que todo el día caminan de un lado a otro contando historias de lo que sucedió, pero algunas familias prefieren pasar buena parte del tiempo en algunas tumbas, entre las que sobresale la de Omaira, la niña de 12 años que se convirtió en símbolo de la tragedia.

La mayoría de familias señalan: "hemos llorado mucho a nuestros familiares muertos y cada año venimos a acompañarlos en sus tumbas, a estar un día junto a sus mejores recuerdos".

Así registraron los medios del mundo la tragedia de Armero, hoy hace 33 años

EL TIEMPO

EL TIEMPO
Tragedias

13 de noviembre de 1985. Con casi un año de anticipación, geólogos habían advertido de las posibilidades de una tragedia en Armero. Una avalancha sepultó a unas 25.000 personas.

Archivo / EL TIEMPO
Armero 5

Esta fue una de las primeras imágenes que se capturaron tras la avalancha volcánica. En la foto rescatan a una mujer del inmenso lodazal que cubrió a Armero. Fue denominada como ‘La venus de barro’.

Archivo Particular
Armero 4

Los sobrevivientes de la tragedia se aferraron durante mucho tiempo a la esperanza de encontrar a otros seres queridos del municipio que descansaban en sus casas antes del deslizamiento. Hoy en día, la fundación Armando Armero da cuenta de las historias de quienes buscan a sus padres, a sus hijos, a sus conocidos.

Archivo Particular
Armero 2

De los 29 mil habitantes de Armero en ese momento sucumbieron más de 23 mil en el deslizamiento. Ese 13 de noviembre cayeron algunos vestigios de ceniza volcánica durante el día, a los cuales no se les prestó mucha atención. A las 11:30 p.m. el primer lahar –sedimento líquido que se mueve desde las laderas de los volcanes- llegó al municipio y arrastró consigo lo que a su paso encontró. Fueron cuatro lahares en total. La foto muestra el esfuerzo realizado por los equipos de rescate para buscar sobrevivientes entre los escombros.

Archivo Particular
Armero 6

A Omayra Sánchez trataron de rescatarla de su prisión de fango durante tres días. Mientras el tiempo pasaba ella entonaba canciones, daba testimonios y afirmaba que sentía en sus piernas lo que eran los cuerpos de dos de sus familiares. Ella se convirtió en el símbolo principal de la conmemoración de la tragedia.

Archivo Particular
Armero 1

La tragedia de Armero ocurrió el 13 de noviembre de 1985. Hoy, a 33 años de una de las catástrofes naturales más lamentables del país, se mantienen vigentes algunas fotografías que le dieron la vuelta al mundo. La destrucción de este municipio del Tolima se presentó a causa de la erupción del Volcán Nevado del Ruiz, a las 11:30 p.m., cuando todos los habitantes esperaban conciliar el sueño dentro de sus casas, las cuales fueron arrasadas por el material que expulsó uno de los colosos naturales más reconocidos de Colombia. Omayra Sánchez, la niña de 13 años que aparece en la foto, cubierta de los escombros de su propio vecindario, siempre será recordada por la tenaz lucha que libró para sobrevivir, para no claudicar, para no desfallecer. Esta icónica imagen fue retratada por el francés Frank Fournier –‘La agonía de Omayra Sánchez’- momentos antes de la muerte de Omayra, ocurrida 3 días después del deslizamiento –el 16 de noviembre de 1985 se apagó la luz de la niña que cantaba esperando su rescate-.

Cortesía Frank Fournier
Armero 6

Jorge Parga ganó el premio Rey de España con esta imagen de un niño que era salvado de la inclemencia del fango en Armero. El niño fotografiado estaba rodeado de varios cuerpos y Jorge Parga, en ese momento reportero gráfico de EL TIEMPO, vio cómo aquel se movía con dificultad. ¡Está vivo!, afirmó Parga a los rescatistas. En un artículo de 1995 EL TIEMPO logró hablar con el sobreviviente.

Jorge Parga / EL TIEMPO
Armero 8

La lucha por sobrevivir de los habitantes de Armero fue infatigable. Si bien todo lo que componía al municipio desapareció, algunas vidas pudieron salvarse del lodazal.

Archivo Particular
Armero 3

Muy pocas estructuras de Armero se mantuvieron en pie. El terreno que hoy es decorado por diversas cruces se convirtió en un espacio de conmemoración. La fachada de la foto pertenecía al hospital.

Felipe Caicedo / EL TIEMPO

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.