Juzgado de Cartagena aplazó para octubre audiencia contra 'La Madame'

Juzgado de Cartagena aplazó para octubre audiencia contra 'La Madame'

Fiscalía busca legalizar cuanto antes el nuevo material probatorio contra Liliana Campos Cuello. 

Caso de proxenetismo en Cartagena

La audiencia contra 'La Madame' fue aplazada para el próximo 18 de octubre a las 8 de la mañana.

Foto:

Cortesía

Por: John Montaño
18 de septiembre 2018 , 11:42 a.m.

El juzgado primero penal del circuito de Cartagena, en cabeza del juez Fredy Machado, aplazó la audiencia programada para este martes contra Liliana del Carmen Campos Puello, alias ‘La Madame’.

Según el abogado de la defensa, Gerónimo Escobar, “en el juzgado no han tenido tiempo de estudiar la apelación hecha por la defensa ante la acusación planteada por la Fiscalía”.

No obstante, el juzgado explicó que debido a la alta carga laboral del despacho, la audiencia fue aplazada para el próximo 18 de octubre a las 8 de la mañana.

De acuerdo con el fiscal Mario Gómez, “la Fiscalía busca legalizar cuanto antes el nuevo material probatorio”. Esto, luego de que se comprobara que el ente investigador no tiene pruebas que comprometan a esta mujer con la explotación sexual de menores. Cabe recordar que durante las audiencias preliminares la mujer no se allanó a los cargos.

la Fiscalía busca legalizar cuanto antes nuevo material probatorio

La mujer es señalada por el fiscal Néstor Humberto Martínez de ser la mayor proxeneta de la ciudad y enfrenta los delitos de concierto para delinquir, inducción a la prostitución y trata de personas.

En diálogo con EL TIEMPO, el abogado de la defensa señaló que buscará descartar una de las pruebas claves dentro del proceso. Se trata de un celular que le fue incautado al esposo de la procesada.

La juez que había dictado la medida de aseguramiento intramural contra Campos Puello, a comienzos del pasado mes de agosto, explicó que pese a ser la prostitución un oficio de libre elección y no penalizado por la ley colombiana, sí es delito cuando se realiza con fines de explotación.

Alias ‘La Madame’, según la Fiscalía, había arrendado dos casas en los exclusivos barrios de Manga y Crespo en los cuales subarrendó habitaciones a cientos de jóvenes provenientes de Bogotá, Cali, Medellín, Pereira, Barranquilla y otras ciudades, cuyo único fin en Cartagena era la prostitución con extranjeros.

No obstante, era ‘La Madame’ quien hacía los contactos entre turistas y prostitutas, a quienes les pagaba en pesos colombianos por los servicios sexuales que prestaban, pese a que los  extranjeros le pagaban a ella gruesas sumas de dinero en dólares.

La Fiscalía había denunciado que desde un lujoso apartamento en el exclusivo sector turístico de Bocagrande la mujer manejaba un millonario negocio de servicios sexuales con mujeres prepago que no solo se quedó en fiestas en yates, hoteles, casas lujosas y playas de Cartagena que eran verdaderos bacanales, sino extendió sus tentáculos de explotación a escenarios internacionales como Panamá, México, Miami y las Bahamas.

En las audiencias preliminares, a las cuales tuvo acceso EL TIEMPO, la Fiscalía  reveló que 'La Madame' tenía establecida una tabla de precios para los servicios sexuales que muy bien conocían sus ‘chicas’: pagaba 500 mil pesos por tres horas a sus ‘damas de compañía’ y el cliente tenía derecho a una relación sexual durante ese tiempo. Por 6 horas de sexo con un extranjero el pago era de 700 mil pesos y el cliente tenía derecho dos relaciones sexuales. Si el servicio sexual era por 12 horas, la chica  se ganaba 900 mil pesos y el cliente tenía derecho hasta cuatro relaciones.

Los lunes era el día de pago

Las jóvenes que prestaban sus servicios sexuales y que fueron entrevistadas por las autoridades en las casonas de Manga y Crespo aseguraron que 'La Madame' les cobraba 250 mil pesos semanales por servicios que incluían desayuno y almuerzo y una personas que aseaba la casa y lavaba ropas.

Los días lunes, ‘La Madame’ citaba a todas sus prostitutas en su lujoso apartamento del edificio Paola en Bocagrande, frente a las droguerías Farmatodo, y allí les pagaba.

En las fiestas a las que asistían las jóvenes de ‘La Madame’ tenían prohibido hablar con otras prostitutas de la organización y tampoco podían atender el llamado de otros ‘presentadores’, es decir proxenetas que no fueran de la red de Campos Cuello. 

Hacer caso omiso de estas recomendaciones, acarreaba multas de 100 mil pesos para las jóvenes. 

JOHN MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.