Secciones
Síguenos en:
Alerta por aumento de casos de violencia de género en el Eje Cafetero
No es hora de callar

Campaña No es hora de callar.

Foto:

Archivo El TIEMPO

Alerta por aumento de casosde violencia de género en el Eje Cafetero

Campaña No es hora de callar.

Las organizaciones feministas piden a las autoridades mejorar las rutas de atención.

El reciente caso de una joven que fue asesinada por su pareja y luego enterrada en un polideportivo del sur de Armenia tiene aterradas a las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres en el Eje Cafetero. A este caso se suman varios más registrados en toda la región durante el último año, lo que prende las alarmas entre los habitantes de los tres departamentos.

La joven Leidy Carmenza Vega Osorio recibió varios golpes de su esposo Alexander Osorio López. Ellos tuvieron una discusión y la mujer terminó inconsciente en el piso del baño. Luego, se vio cómo Osorio salió de la vivienda ubicada en un barrio del sur de Armenia.

Según informó un medio local, la Fiscal Primera Especializada de Armenia relató durante las audiencias que, tras regresar a la casa, el hombre vio que su esposa no reaccionaba y decidió acostarla en un colchón y dormir junto a ella.

De acuerdo a la declaración de Osorio ante el juez, él pasó dos días junto al cadáver de Leidy, luego se lo llevó envuelto en un colchón hasta un polideportivo cercano al sector donde residían y fue que la enterró.

Finalmente, el hombre decidió buscar a su mamá y contarle todo lo sucedido, pero la mujer lo convenció de confesar el crimen y entregarse a las autoridades.

La directora del Observatorio Mujer de Armenia, Sandra Castañeda, relató que no se explica cómo nadie se dio cuenta de todo lo que ocurrió, atravesó un barrio con el cuerpo al hombro y nadie vio nada. “Ella murió de un colapso pulmonar producido por un trauma, le enterró la costilla de un golpe. Es atroz lo que estamos viviendo y no ha habido un movimiento ciudadano, no ha pasado nada”, apuntó.

Castañeda agregó que “a esta niña no solo la mató ese hombre, sino nuestra indiferencia y la falta de operatividad de las autoridades, las mujeres somos invisibles. A esta niña la matamos todas en el Quindío, por eso está aumentando tanto la impunidad. Un victimario sabe que puede matar y arrastrar el cuerpo y nada le va a pasar, aquí la única que tuvo un poco de sensibilidad fue la madre de ese hombre que hizo que confesara”.

La activista dijo que “el feminicidio nunca es un acto aislado, es un hecho más de violencia en el que se le fue la mano al victimario y él ya había sido denunciado no solo por la víctima fatal sino por otras dos excompañeras”.

La mujer también denunció la falta de efectividad de los protocolos de atención a mujeres. “En el Quindío las rutas de atención no están funcionando, no hay funcionarios disponibles, las comisarías no tienen personal, no se implementa nada, hay cantidad de trámites y las derivan de un lugar a otro hasta que ellas se cansan y abandonan la defensa de sus derechos”, manifestó.

La Fundación Feminicidios Colombia ejerció como representante de víctimas en la audiencia de imputación de cargos contra Alexander Osorio.

Exigen cifras claras

Camila Gracia, una de las integrantes de la organización Yukasa Feminista en Armenia, señaló que las autoridades en el Quindío “no hacen un trabajo juicioso por sistematizar las denuncias de las mujeres o entregar las cifras que den cuenta de la violencia y que a su vez permitan generar acciones de prevención”.

Además, Gracias dijo que el Quindío es uno de los departamentos más violentos contras las mujeres, niñas y niños y aún así las políticas se quedan cortas, no previenen y se mantienen en impunidad los casos. Solicitamos varias veces que se ponga en funcionamiento el Observatorio de género”.

Por su parte, Johana Quejada, secretaria de Familia del Quindío, explicó que en el departamento “se presenta un subregistro porque hay dos entidades que generan informes, el Sivigila de la Secretaría de Salud, que recoge la información de las comisarías, y el sistema de salud y las cifras que tiene la Policía y Fiscalía. Por eso hemos sugerido desde el Comité de Violencia unificar criterios de medición y recepción de casos de violencia”.

En Risaralda también hay casos recientes de feminicidio, como el de una joven de 21 años a quien su expareja la asesinó y abandonó su cuerpo en Dosquebradas.

También, la semana pasada, una mujer de 28 años de edad fue atacada con un machete por un vecino en el municipio de Marsella. La joven de nacionalidad venezolana intentaba defender a su hijo de 10 años y le propinaron heridas en el rostro y pecho, y tuvo que ser sometida a varios procedimientos quirúrgicos.

La situación de violencia de género en Caldas no es diferente a los otros departamentos. Este flagelo ocupa el segundo puesto entre los 10 eventos de salud pública más recurrentes en lo que va del 2021. Según la Dirección Territorial de Salud, en cifras solo lo supera el covid-19. Además, se reveló que el 71 por ciento de los agresores son los mismos familiares.


REDACCIÓN EJE CAFETERO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.