El primer vuelo de El Mochuelo conmovió a los Montes de María

El primer vuelo de El Mochuelo conmovió a los Montes de María

El museo itinerante abrió sus puertas para hacer memoria y rescatar la identidad en la región.

Museo Montes de María

El museo itinerante El Mochuelo recorrerá los 16 municipios de los Montes de María. Allí se recuerda, a través de muestras artísticas, a las víctimas que dejó la violencia.

Foto:

Foto: Yomaira Grandett. EL TIEMPO

Por: John Montaño
16 de marzo 2019 , 06:43 a.m.

El mochuelo es un ave que habita en los Montes de María y fue inmortalizada por el juglar sabanero Adolfo Pacheco en su canción con ese mismo nombre.

Esta es un ave que solo abre el pico para cantar. Es un pájaro pequeño que parece débil, pero esconde un gran poder de resiliencia.

Según los campesinos de los Montes de María, el ave tiene el mismo poder de resiliencia que las comunidades montemarianas que sobrevivieron a más de 50 años de guerra.

En honor a este pájaro cantor, ayer viernes, en el Carmen de Bolívar se abrieron las puertas del Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad los Montes de María,
una iniciativa de la sociedad civil que tuvo el músculo financiero de 500 mil euros cerca de 1.800 millones de pesos de la embajada de Francia en Colombia.

Se trata de un museo viajero formado por una estructura en módulos de madera que mide 18 metros cuadrados, por lo que es fácil su instalación.

El proyecto recorrerá los 16 municipios que conforman la región montemariana con un mensaje de reconciliación, de esperanza, de rescate de la memoria y las tradiciones, pero a la vez de no olvido a la violencia.

Este museo itinerante sobre la memoria de las víctimas de la guerra retrata las luchas por la tierra y la resistencia a la violencia, así como los juegos tradicionales que la guerra desapareció.

“La guerra, entre muchas tragedias, destruye el tejido social y las tradiciones se pierden, muchas de las rondas infantiles y juegos fueron utilizados en nombre de la guerra. Recordemos como la masacre de El Salado se hizo a ritmo de gaitas y tamboras”, dice Beatriz Ochoa, una de las gestoras de este museo itinerante, quien es además experta decimera y casi todas sus narraciones son cantadas en verso y con profundo sentimiento montemariano. 

En la estructura, que fue instalada en la plaza central de El Carmen de Bolívar, sus visitantes encontrarán un árbol de la memoria con los nombres de 700 víctimas del conflicto, aunque son miles.

Hay datos sobre la mayoría de las 117 masacres registradas en la región.

También están los cerca de 52 dibujos hechos a lápiz por Rafael Pozzo, sobreviviente de la masacre de la vereda las Brisas, en el municipio de San Juan Nepomuceno.

“Para curar el dolor de la guerra, los campesinos de los Montes de María hemos hecho arte. Están, por ejemplo, las tejedoras de Mampuján o el caso de nosotros en las Brisas”, dice Pozzo, sobreviviente de la barbarie perpetrada por paramilitares.

“Con alias Cadena nos hemos sentado. Lo perdoné y hoy pensamos en la reconciliación”, suma Pozzo.

A la apertura del museo, cuya iniciativa es apoyada por la campaña de EL TIEMPO ‘No es hora de callar’, asistieron el embajador de Francia, Gautier Mignot,  el senador Iván Cepeda, entre otras autoridades, además de muchas de las víctimas de la violencia de la alta montaña.

"El llamado hoy es a fortalecer y respetar las instituciones de verdad, justicia y reparación y no repetición, que es absolutamente fundamental para el país, y que beneficia a todo el mundo comenzando por las víctimas, y en medio de los debates que se dan ahora es muy importante que todos los actores en especial el congreso puedan cerrar los ataques, en especial las polémicas contra la JEP", le dijo el embajador francés a EL TIEMPO.

El aporte financiero a este proyecto, es hasta hoy el mayor realizado por el gobierno francés al posconflicto. 

Primero escribimos lo que pasó en ese marzo del año 2000, después lo narramos en décimas (canciones en 10 versos) y luego, 9 años después, hicimos los dibujos”,  les relató Rafael Pozzo al embajador francés y a otras autoridades que observaron su obra.

Al lado de ellos, una silla mecedora carbonizada, como recuerdo de la llegada de los violentos a la región.

“Esta es una iniciativa de las organizaciones sociales y las víctimas; son relatos y memorias con un sentido: la no repetición de los hechos victimizantes. Es a la vez una obra de arte, es el relato en videos, fotografías, dibujos en los cuales nuestra gente relata lo que fue el paso de la violencia por nuestra región”, explicó Soraya
Bayuelo, expremio nacional de Paz y directora del colectivo de comunicaciones Línea 21, el cual trabaja por la reconciliación desde hace más de una década en esta zona del país.

Pero lo que más conmovió a los asistentes es la sesión de la violencia contra la mujer. Allí se expone una veintena de fotos de puntos geográficos donde guerrilla y paramilitares violaron a cientos de mujeres.

La apertura del museo estuvo a cargo de decimeros (cantantes e improvisadores en verso).

Pero el gran invitado al primer vuelo de El mochuelo, como se conoció a la inauguración del museo, fue el maestro Adolfo Pacheco, quien ofreció un concierto donde las comunidades de todas las latitudes de los Montes de María bailaron a ritmo de clásicos como La Hamaca Grande y, por su puesto, El Mochuelo.

JOHN MONTAÑO
Enviado especial de EL TIEMPO
Carmen de Bolívar
En Twitter:@PilotodeCometas

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.