La Maravilla para 18 familias desplazadas de Miraflores

La Maravilla para 18 familias desplazadas de Miraflores

15 madres cabeza de hogar y tres padres de familia reconstruirán sus vidas. 

Entrega de tierras

Las 18 familias recibieron un predio de 279 hectáreas que pondrán a producir. 

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

28 de marzo 2018 , 07:21 a.m.

Criar ganado y cultivar maíz para generar alimento para las reses, en temporada seca, es el proyecto que se llevará a cabo en la finca La Maravilla, ubicada en Puerto López (Meta), con el que van a empezar a resarcirse 18 familias desplazadas de Miraflores (Guaviare).

El predio de 279 hectáreas lo recibieron ayer 15 mujeres cabeza de hogar y tres jefes de hogar, de manos del director de la Agencia Nacional de Tierras (ANT), Miguel Samper Strauss, a través de una resolución, y con la entrega de subsidios para cada uno de los nuevos propietarios.

“La finca tiene muy buen agua, buenos pastos y una buena casa” , “me siento muy feliz, muy contento y realizado”, expresó José Dubery Roldán Muñoz, al recibir el documento que lo acredita como propietario, tras ser desplazado de Miraflores en el año 2005.

Ayer la ANT entregó, en 23 municipios de 12 departamentos del país, subsidios integrales que le permiten a cada familia comprar tierra con un promedio de 50 millones de pesos, y poner en marcha proyectos productivos, con un plante de ocho millones de pesos. Uno de los municipios beneficiados fue Puerto López, donde Samper Strauss hizo la entrega de los subsidios, en persona, a 18 familias. 

Se trata de una inversión de 5.300 millones de pesos en todo el país, dijo, “lo que le va a permitir a los campesinos adquirir y poner a producir más de 750 hectáreas, siendo este un mecanismo para garantizarle el acceso a la tierra a los campesinos”.

En total, agregó, “hemos adjudicado en todo el territorio nacional 600 subsidios, esto es una cifra histórica porque durante 14 años de existencia del Incoder no se adjudicaron más de 300 subsidios y en año y medio de gestión, doblamos esa cifra con una inversión 63.000 millones de pesos”.

Entrega de subsidios

Entrega de subsidios integrales a las víctimas.

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

El desplazamiento

José tenía en Miraflores una residencia, dos lanchas rápidas para transportar personal. Sostiene que también se rebuscaba negociando gasolina y cemento. “Tenía un plante de unos 700 millones de pesos y el día que me vine lo hice con 260.000 prestados, lo perdí todo” por la guerra.

Entró la fuerza pública y al lado llegaron paramilitares que nos culpaban de colaborar con la guerrilla

Jose, uno de los beneficiados

José Durbey Roldán, uno de los beneficiados. 

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

El calvario para José no terminó allí: “El frente 53 mató a mi papá en Medina (Cundinamarca) en el 2004, y un año después los paramilitares ‘Los Paisas’ mataron a mi hermano en la finca que tenía en Cumaribo (Vichada)”, relata.

De Miraflores también tuvo que salir Angélica del Carmen Roncancio en el 2004. Allá mandaba la guerrilla y el negocio de la coca. “Cuando se metió el ejército empezaron los combates y los que vivíamos en los caseríos nos veíamos afectados porque no dejaban pasar alimentación y empezamos a aguantar hambre. Se tomaban las fincas y desaparecían a la gente, a mí esposo, que era gallero, lo mataron y me tocó venirme sola para el Meta”, relata.

Sandra Milena Carvajal Ramírez trabajaba en una estación de servicio en Miraflores, vivía con el esposo que administraba una tienda de ropa, y cuando “entró la tropa empezaron los conflictos porque no podíamos venderle al Ejercito ni a la Policía y nos prohibían prestarle cualquier clase de servicio a la fuerza pública”. Les tocó salir sin nada: “perdimos los electrodomésticos y los muebles que teníamos en la casa”.

Los tres terminaron desplazándose para Villavicencio. José llegó donde sus padres en el barrio Villa Lorena, donde se hizo líder comunal de la asociación de víctimas y hoy hace parte de la Mesa de Víctimas de la capital del Meta; a Angélica le tocó vender preparada, dulces, hacer oficios varios, mientras que Sandra Milena llegó donde la mamá a tener su segunda hija.

José cuenta que llevaba siete años detrás del proyecto para que les dieran tierras. Empezó en 2011 en el proyecto Mi Llanito en Villanueva (Casanare), que presentaron al Incoder y un año después lo rechazaron por problemas de los títulos del predio; luego presentaron otro para la finca el Rodeo, de Villa la Paz, en Puerto Lleras (Meta), pero se cayó por una fuente hídrica que estaba muy cerca del predio; en 2016 presentaron el de la finca Las Palmas, en Puerto Lleras, pero se cayó por un tema ambiental.

Tras la tercera iniciativa fallida, los asociados de AsovicMeta estaban desmoralizados con esos proyectos, pero recibieron la visita en abril de 2016, de funcionarios de la Agencia Nacional de Tierras y de la ONG ACDI / VOCA que los convencieron de seguir persistiendo, relata José.

Finalmente, “presenté el proyecto de la finca La Maravilla en el sector del Melúa Bajo, en Puerto López, de 279 hectáreas, que tiene muy buen agua, buenos pastos y una buena casa, donde vamos a producir ganado, cultivar maíz y tener unos silos para guardar la comida para las reses en temporada seca".




NELSON ARDILA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.