'Yo nunca había vivido algo igual y eso que he pasado por guerras'

'Yo nunca había vivido algo igual y eso que he pasado por guerras'

Un guarda de seguridad cuenta cómo es su turno nocturno en la soledad de la cuarentena

Diario de la Cuarentena

Ahora solo salgo a la tienda y trabajar, para nada más toco la calle. Ya lo único que escucho en la calle es a mi radio que me acompaña como perro fiel.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Por: Luis Gerardo Muñoz 
28 de abril 2020 , 03:54 p.m.

El primero de julio cumplo 14 años trabajando para la empresa de seguridad Omnitempus, pero ahora, en este momento, me preocupa mucho perder mi empleo a esta edad, también me preocupa el covid-19, pero no tanto como tener que quedarme sin el empleo.

Hace algunos meses trabajaba en turnos de ocho horas, ahora trabajo 12 horas en el turno de la noche y descanso dos días a la semana y eso por lo afortunado que soy al conservar el trabajo ya que he visto cómo han prescindido de los servicios de algunos de mis pares.

Vivo en el barrio Santa Cruz, zona Nororiental de Medellín, en compañía de mi esposa Claudia Patricia Pineda. Desde que inició el proceso de confinamiento nacional, es la única persona con la que he tenido contacto, ya que mi hija de 30 años, quien vive en el primer piso de mi casa, por seguridad y como yo si estoy en la calle desde que inició la cuarentena, decidimos tener muy poco contacto.

Es la única que me queda porque desafortunadamente mi otra hija, la menor con apenas 23 años, quien dejó una niña de 6 años, falleció hace dos años a causa de cáncer de colon.

Ahora trabajo 12 horas en el turno de la noche y descanso dos días a la semana y eso por lo afortunado que soy al conservar el trabajo

La movilización al trabajo ha estado un poco complicada. Mi itinerario comienza en la estación del metrocable Popular, llego a la estación de Acevedo y cojo el metro hasta la estación Estadio. De ahí debo caminar, porque normalmente me movilizaba en las bicicletas públicas Encicla y ahora están fuera de servicio. Por esto, me demoro unos 20 minutos más en llegar.

Luego en la mañana, de regreso a mi casa, es la misma rutina. Duermo en el día y trabajo en la noche, afortunadamente.

El proceso para ingresar a mi casa de regreso es muy importante. En la puerta tengo un dispensador de alcohol, como indican los protocolos; un recipiente, donde deposito toda la ropa y los utensilios que me acompañan en mi trabajo; también tengo un espacio exclusivo para los zapatos. Después, me baño con abundante jabón y salgo desinfectado para abrazar a mi esposa.

Después, me baño con abundante jabón y salgo desinfectado para abrazar a mi esposa


Extraño las salidas con ella a comer, ahora solo salgo yo a comprar los alimentos porque a ella le da miedo salir, pero fuera de la tienda y trabajar, para nada toco la calle.

En cuanto al trabajo, el servicio de vigilancia que presto es externo, por eso he podido vivir la soledad que se siente en las noches de cuarentena. Ahora no pasan habitantes de calle, no pasan carros particulares, mucho menos personas caminando, solo un par de veces la policía y uno que otro domiciliario o colega de seguridad privada. Lo único que escucho es mi radio que me acompaña como perro fiel.

LUIS GERARDO MUÑOZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.