‘Tarifa única de transporte reduciría motos en Medellín’: expertos

‘Tarifa única de transporte reduciría motos en Medellín’: expertos

Cantidad de motos y alta accidentalidad preocupan a las autoridades y los ciudadanos.

motos

Los distintos modos de transporte deben ser apoyados. Pero, el público debe priorizarse.

Foto:

Archivo ETCE

Por: Miguel Osorio Montoya 
20 de marzo 2019 , 07:13 a.m.

Esteban Suárez vive en Castilla y solía trabajar en Sabaneta. Para ir hasta ese municipio del sur del Valle de Aburrá tenía que caminar, cuesta abajo, desde su casa hasta la estación Caribe del metro.

Allí abordaba la línea A y se bajaba en Sabaneta. Otra caminada de unos 15 minutos lo esperaba para llegar a la empresa en donde laboraba. Era en total un viaje de más de una hora y en el que se gastaba unos 4.400 pesos diarios. Lo extenuante del viaje y el costo le sembraron una duda: ¿por qué no comprar una moto?

Y así lo hizo. Prestó 5’300.000 pesos y compró, de contado, una Discover 150. Ahora, dice, tarda apenas 20 minutos para llegar a su nuevo trabajo, en el Mall del Este, en el sector El Tesoro. Pero, más allá del ahorro del tiempo, señala lo económico de su nuevo transporte: “Antes podía gastarme hasta 150.000 pesos en pasajes durante el mes. Ahora, con solo 35.000 tanqueo la moto y me rinde 400 kilómetros. Es decir, con esa plata puedo andar hasta más de dos semanas”.

La historia de Esteban podría sonar anecdótica. Sin embargo, es la historia de muchos en Medellín. Si bien el auge de las motocicletas no es único de esta región, pues por el país circulan 8’360.459. De ellas, solo en el valle de Aburrá, ruedan 901.382 matriculadas en los 10 municipios del área metropolitana, según cifras del Runt.

José Fernando Ángel, experto en movilidad, opina que las motocicletas son un buen medio de transporte en pueblos y ciudades pequeñas, pero no sirven para urbes de más de 500.000 habitantes. “Este tema de las motos se convirtió en una patología urbana muy grave. Es un problema en los barrios donde todos los días atropellan a niños y adultos mayores”, dice Ángel.

Una alternativa interesante es la bicicleta eléctrica, que además tiene la ventaja de que no contamina. Por ejemplo, ¿por qué no pensar en domiciliarios que en vez de motos usen estas bicicletas? 

Además, añade, que la única solución al exceso de motos es mejorar el transporte público y luego regular su circulación: “Lo que hay que hacer es crear sistemas de transporte masivo metropolitanos que tengan una cobertura total con tarifas únicas, con una mirada social. Hacer troncales en los corredores principales que prioricen el transporte público con carriles exclusivos”.

También es claro en que el carro particular genera los mismos problemas de las motocicletas: contaminación, trancones y accidentalidad.

El experto señala que la ciudad ha avanzado en transporte. No obstante, considera que falta mayor articulación en el área metropolitana que permita una mejor cobertura de una tarifa fija que beneficie a los usuarios.

Una vez se haga esta mejora en el servicio del transporte, podrán aplicarse algunas restricciones a las motos, como han hecho en México y Buenos Aires.

No podemos bajar a una persona de estrato 2 0 3 para montarla en el metro .La solución de fondo son las alternativas que tenemos que ofrecer

Lo mismo cree María Paulina Aguinaga, concejala de Medellín por el partido Centro Democrático. La cabildante es enfática en afirmar que la tarifa única es cada vez más una necesidad apremiante.

“Según cifras del metro, corroboradas por la secretaría de Movilidad de Medellín, los hogares de estrato 1 y 2 destinan entre el 30 y el 35 por ciento de sus ingresos al transporte, por eso es que no es atractivo. Una moto, sumando su mantenimiento y todo, representa apenas un 18 por ciento de sus ingresos”, sentencia Aguinaga.

A esto añade que sí se ha avanzado con la tarifa única (cables, alimentadores, tranvía) pero que todavía hace falta mucho. Y pone una prueba al respecto: algunas personas deben tomar hasta cuatro buses para llegar a sus trabajos.

Para evitar que las motos sigan multiplicándose en la ciudad de manera vertiginosa, la concejala cree que es necesario un plan integral y que las restricciones no son el problema de fondo: “Una alternativa interesante es la bicicleta eléctrica, que además tiene la ventaja de que no contamina. Por ejemplo, ¿por qué no pensar en domiciliarios que en vez de motos usen estas bicicletas?”.

Daniel Carvalho, concejal de Medellín y máster en Ordenamiento Territorial y Urbanismo, cree también, como Aguinaga, que el asunto de la preferencia hacia las motocicletas es fundamentalmente económico.

Sin embargo, considera que sería un error satanizar a las motos. Para el cabildante, la superioridad numérica de las motocicletas sobre los carros es un asunto que debe asumirse con responsabilidad. Una de las claves para eso, expresa, es hacer el transporte público más atractivo y más veloz. ¿Cómo? Creando más carriles exclusivos. Carvalho se suma al clamor casi popular: unificar las tarifas.

La problemática principal de las motocicletas, argumenta el experto Ángel, es la alta accidentalidad que provocan. Solo el año pasado, según cifras de la secretaría de Movilidad de Medellín, 93 motociclistas y 14 acompañantes murieron en la ciudad.
Este año, a corte del 10 de marzo, habían muerto 13 motociclistas y 6 acompañantes.

Estas cifras los convierten en el segundo agente vial más vulnerable, solo por debajo de los peatones: en 2018 fallecieron 112.

Lo que hay que hacer es crear sistemas de transporte masivo metropolitanos que tengan una cobertura total con tarifas únicas, con una mirada social.

El motociclista Esteban, por su parte, considera que el problema no son solo quienes manejan las motos.

Él, cuenta, ha presenciado actos de intolerancia de conductores de vehículos particulares. Incluso rememora una anécdota según la cual un conductor les tiró el carro encima a dos motociclistas para que se movieran a más velocidad.

Esteban, al ver el casi atropello, le pidió a quien manejaba el vehículo que se relajara. Este, sin embargo, lo manoteó y le hizo gestos ambiguos.

Aguinaga, para concluir, se suma a la idea de no estigmatizar a los motociclistas por lo que pasa en las vías.

“No podemos bajar a una persona de estrato 2 0 3 para montarla en el metro .La solución de fondo son las alternativas que tenemos que ofrecer”, sentencia.

MIGUEL OSORIO MONTOYA
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.