Retiran orden de evacuación a familias cercanas al edificio Babilonia

Retiran orden de evacuación a familias cercanas al edificio Babilonia

Según la Alcaldía de Itagüí, el tramo más crítico de la estructura (pisos 13 y 6) ya fue retirado.

Derribamiento de Edificio Babilonia en Itagüí

Durante la mañana del miércoles 24 de julio,un equipo de obreros apilaba los pedazos que habían sido retirados de la estructura.

Foto:

Esneyder Gutiérrez. Para EL TIEMPO

Por: Jacobo Betancur Peláez
24 de julio 2019 , 12:35 p.m.

Las familias y comerciantes ubicados en el área de riesgo por el derribamiento controlado del edificio Babilonia comenzaron esta semana a regresar de forma paulatina a sus viviendas y locales comerciales, luego de que el pasado viernes 19 de julio la Alcaldía de Itagüí levantara la orden de evacuación en la zona.

La decisión se produjo luego de que el equipo de ingenieros que derriba la estructura lograra retirar cerca de la tercera parte del edificio, equivalente 2000 toneladas de material, informó la administración municipal. 

La empresa Jola S. A. S., contratista escogido para el derribamiento, aseguró que gracias a los trabajos los movimientos del edificio bajaron lo que, según explicaron, permitió concluir que el riesgo de colapso pasó de alto a medio y por tanto la alerta roja podía reducirse a alerta naranja.

La Alcaldía de Itagüí utilizó ese concepto como el argumento principal para desescalar el riesgo y emitir la resolución 97.222, aprobada por el acalde de ese municipio León Mario Bedoya.

Este diario visitó la zona y pudo comprobar cómo varias familias y establecimientos comerciales comenzaron a retornar de a pocos a la normalidad.

Es como volver a empezar, crear de nuevo el negocio. El cierre nos perjudicó mucho la parte de la clientela, que se disminuyó cerca de un 50 por ciento”, dice Fany López, propietaria del restautante ‘Sabor y Sazón’ ubicado sobre la carrera 50.

López calcula que desde el 13 de abril, cuando tuvo que abandonar su establecimiento por la orden de evacuación, perdió cerca de 500.000 pesos por día, equivalentes a más de 40 millones de pesos. Según dijo, ese hueco financiero la obligó a reabrir su local el 8 de julio, ya que la presión por pagar las cuentas (impuestos y servicios públicos) no le permitían esperar el levantamiento de la alerta roja.

Es injusto que el esfuerzo de toda una vía corra el riesgo de perderse por culpa de un constructor que no cumplió las normas

Al igual que López, muchos otros comerciantes consultados confirmaron que la disminución de la afluencia de personas golpeó sus finanzas, ya que no recibieron ningún tipo de apoyo financiero durante la vigencia de la alerta roja.

Diego Escobar, residente de un edificio ubicado sobre la carrera 39, justo detrás de la zona de las obras, coincidió que el derribamiento también golpeó los bolsillos de las familias evacuadas, ya que pese al subsidio de arrendamiento que la Alcaldía les desembolsó, las cuentas siguieron llegando y los gastos aumentaron.

“Para mi familia la evacuación fue un motivo muy grande de estrés, que nos afectó mucho. Cuando a uno lo mueven de su hogar, la adaptación es difícil. Es injusto que el esfuerzo de toda una vía corra el riesgo de perderse por culpa de un constructor que no cumplió las normas, eso equivale a un intento de homicidio”, opinó Escobar.

Edificio Babilonia

El edificio Babilonia era una estructura de 13 pisos que tuvo que ser demolida por presentar graves fallas en su estructura.

Foto:

Jaiver Nieto. EL TIEMPO

Los trabajos para derribar el edificio Babilonia comenzaron el pasado 24 de mayo, luego de que municipio de Itagüí y la empresa Jola S. A. S. firmaran un contrato por 1.438 millones de pesos con el objetivo de derribar la estructura en un plazo estimado de 60 días hábiles (exceptuando los días lluviosos). Así mismo, el municipio asignó una partida de 200 millones de pesos con el objetivo de apoyar a la población afectada, a través del pago de subsidios.

Según aseguró el municipio, con el derribamiento del primer tramo del edificio, que comprende los pisos 13 y 6, culmina la etapa más crítica de los trabajos.

Aunque el contrato del derribamiento estableció un plazo de dos meses, que iniciaron a partir del 24 de mayo, el acta de inicio estableció como plazo límite el 31 de diciembre de este año, fecha en la cual deberá concluirse por completo la demolición.

JACOBO BETANCUR PELÁEZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN
En Twitter: @JacoboBetancur

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.