Relleno El Guacal, en Antioquia, aún no tiene plan de clausura

Relleno El Guacal, en Antioquia, aún no tiene plan de clausura

El relleno sanitario cerrará, luego de que el gerente de Emvarias prometiera renunciar a operarlo.

Relleno El Guacal

El vaso norte llegó al límite de su capacidad al recibir 2 millones de toneladas de residuos en octubre de 2015. Desde entonces se suspendieron actividades.

Foto:

Guillermo Ossa. EL TIEMPO

Por: Jacobo Betancur Peláez
17 de mayo 2019 , 09:50 a.m.

Después de más de 13 años de litigios, protestas y crisis ambientales, el relleno El Guacal será clausurado de forma definitiva, luego de que Emvarias renunciara a hacer uso de su licencia sobre ese lugar. Sin embargo, la clausura del complejo aún no se concreta, ya que la empresa que lo operó por más de una década aún no presenta a las autoridades ambientales el plan para cerrarlo.

La renuncia de Emvarias se produjo luego de que el Consejo de Estado le diera la razón en una disputa que entabló con la empresa envigadeña Evas Enviambientales. Ese pleito se originó cuando ambas obtuvieron permiso de Corantioquia para construir un relleno sanitario en el mismo lugar y acudieron a los juzgados para determinar a quién pertenecía la licencia.

Aunque la victoria de Emvarias se produjo a mediados del año pasado, solo hasta la semana pasada el gerente de la entidad dijo que la empresa renunciará al uso de la licencia obtenida, luego de hacer un análisis de la situación.

“Envarias posee una licencia sobre un terreno que ya tiene unos pasivos ambientales, cuyo impacto aún no conocemos con detalle. Por otra parte el predio no es de nosotros, por lo que tendríamos que compralo. Además, la zona ya fue declarada de preservación por Corantioquia y hay un rechazo de la comunidad para que allí se opere”, explicó Jorge Lenin Urrego, gerente de Emvarias.

La reuncia de Emvarias a la operación del relleno fue bien recibida por la comunidad, principalmente en el colectivo ‘No más Guacal’ que desde´ hace varios años viene denunciando los impactos ambientales del miso. Sin embargo, para que esto se concrete Evas deberá presentar un plan de clausura para cerrar definitivamente el complejo.

Cabe recordar que Evas Enviambientales, cuyas pretenciones fueron negadas en el fallo del Consejo de Estado, fue la empresa que operó El Guacal por una década.

En octubre de 2015 el único vaso que funcionaba en el relleno llegó a su máxima capacidad, por lo que el complejo suspendió la recepción de residuos sólidos. Problemas en el licenciamiento de un nuevo vaso, que ampliara la capacidad, impidieron que volviera a funcionar.

A Evas le corresponde formular el plan de clausura

Liliana Taborda, subdirectora de regionalización de Corantioquia, explicó que aunque Emvarias ganó el litigio de la licencia, a Evas le corresponde presentar el plan de clausura y posclausura, ya que fue la empresa que manejó el relleno.

“En un plan de clausura debe contemplarse cómo se hará el monitoreo a los gases que se producen en el relleno, el tratamiento de los lixiviados (líquidos contaminantes que producen los residuos sólidos), la estabilidad del vaso durante esos 30 años, entre otras cosas”, explicó Taborda.

Corantioquia agregó que hasta los primeros días de mayo era el plazo para recibir el plan de clausura por parte de Evas, pero la empresa no se había comunicado con la autoridad ambiental, ni explicado las razones de su silencio.

Evas respondió a un cuestionario remitido por este medio, donde djo que aún estaba formulando los componentes técnico y financieros del plan de clausura y pos clausura.

No es posible estar de acuerdo con el cierre

Al la pregunta sobre si estaba de acuerdo con la clausura del relleno manifestó que teniendo en cuenta la vida útil del relleno La Pradera (ubicado en el municipio de Don Matías) no era “posible estar de acuerdo con el cierre” dado que El Guacal era “la única posibilidad existente en el Valle de Aburrá” para la disposición de residuos sólidos.

Corantioquia informó que hasta la tarde de ayer no había recibido ningún plan de clausura por parte de Evas y agregó que la empresa radicó un oficio donde explicaba que aún realizaba estudios jurídicos y financieros para formularlo.

Entre tanto, los habitantes del corregimiento de San Antonio de Prado, quienes por años se quejaron de El Guacal, aún esperan regresar a la tranquilidad, luego de resistir por años un relleno que aún genera problemas.

JACOBO BETANCUR PELÁEZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN.
En Twitter: @JacoboBetancur

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.