La vida de don José tras ser discriminado en restaurante de Medellín

La vida de don José tras ser discriminado en restaurante de Medellín

Su mayor sueño sigue siendo grabar un disco con sus propias canciones. Logró conocer el mar.

Así ha cambiado la vida de don José, tras ser discriminado en restaurantePese a que ahora es más conocido, José López, más conocido como don José, sigue trabajando con su guitarra, en buses y restaurantes del centro de Medellín. La alcaldía de Medellín le ha dado la oportunidad de cantar en algunos espacios como la Feria de las Flores.
Don José

Esneyder Gutiérrez

Por: Medellín
22 de agosto 2018 , 11:37 a.m.

Todos los días, de lunes a sábado, José López coge su guitarra y sale de su casa, ubicada en el barrio Campo Valdés, de Medellín, para salir a trabajar. El centro de la ciudad lo espera cada mañana para servirle de escenario musical.

Desde las 10 a. m. hasta el mediodía se sube a los buses y entona conocidas canciones de Olimpo Cárdenas, Óscar Agudelo, Julio Jaramillo o Javier Solís, entre otros artistas de la música popular. Después, cuando llega el mediodía, cambia de locación y va en busca de restaurantes en los que pueda acompañar el almuerzo de los demás con su voz.

Entra con calma y esboza una sonrisa al tiempo que saluda. Se para frente a los clientes y, con voz casi imperceptible en medio del ruido del centro, les dice que cantará para ellos. Su voz se hace más fuerte cuando el talento que ha cultivado por 37 años sale a flote.

Son en total dos canciones las que entona en cada lugar, antes de que las personas le extiendan la mano para entregarle un billete o una moneda. En algunos sitios se gana algo que le importa mucho más: aplausos. Se despide con la misma cordialidad y busca otro lugar, hasta las 4 p. m., cuando regresa a su hogar.

José se mezcla entre muchas otras personas que cantan, bailan o hacen malabares para ganarse la vida. Pero es diferente a todas ellas. Mientras camina por las calles del corazón de la ciudad, recibe múltiples saludos, sonrisas y palmaditas afectuosas en el hombro. Quienes no lo hacen, murmuran su nombre: ‘Ahí va don José’, ‘Ese es don José’, ‘Mirá a don José’.

Como don José lo recuerdan, luego de que se hiciera famoso en videos que circularon en redes sociales, en mayo pasado, cuando fue víctima de discriminación por la empleada de un restaurante de El Poblado. Y don José se metió en el corazón de muchos, así se evidencia con cada paso que da por la ciudad y así lo siente él, quien reconoce que aunque lleva una cotidianidad normal, su vida dio un vuelco.

Don José

Don José sigue trabajando en restaurantes y buses del centro de Medellín.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

“A don José más que todo lo vinimos a ver en el centro de lleno después de la situación en El Poblado, es una persona espectacular, lo más humilde que uno puede conocer. Todo el mundo lo aplaude, le hace bulla cuando canta, es muy reconocido”, expresa Marco Antonio Sánchez, administrador del restaurante Carbonara, uno de los que don José frecuenta para trabajar.

Al cariño que siente de parte de gente que no tiene relación cercana con él se suman los gestos de solidaridad de otros. Así, don José pudo montarse a un avión por primera vez y tener ante sus ojos la inmensidad del mar que nunca había visto en sus 61 años. Fue el regalo de los propietarios de un hotel, que lo invitaron en vacaciones de mitad de año, con su esposa, sus hijos y sus nietos a Coveñas.

“Yo no conocía el mar y me pareció muy bueno, me gustó mucho montar en avión, no me dio miedo”, recuerda don José, y asegura que fue un inolvidable viaje de seis días.

Don José es una persona espectacular, lo más humilde que uno puede conocer

Inolvidable también será haberse parado frente a cientos de personas en uno de los conciertos de la Feria de las Flores, en la que fue uno de los artistas contratados por la Alcaldía de Medellín, que también ha solicitado sus servicios para que cante en algunos hogares geriátricos.

Así lo cuenta con alegría, mientras sigue caminando con su paso lento y con la guitarra al cuello, esa que una mujer desconocida le regaló tras el suceso en El Poblado. En ella volvió a poner la imagen de Jesús que tenía en la antigua.

don José

La guitarra con la que trabaja don José fue también un regalo de una mujer, tras el suceso ocurrido en el restaurante de El Poblado.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Con Valeria Lotero, la joven que publicó el video en el que don José fue discriminado, no volvió a hablar mucho desde entonces. Tampoco a frecuentar los restaurantes de El Poblado, mucho menos aquel en el que sucedió ese evento, pues dice que se siente muy incómodo.

Pero su sueño sigue siendo poder grabar un disco con las canciones que él mismo compuso, esas que no canta en lugares públicos porque no están registradas. ‘El perrito Lazy’ es una de sus preferidas y quiere ser éxito en el próximo diciembre con las letras que ideó para cada uno de los días de celebración de este mes: 7, 8, 24 y 31.

MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.