Secciones
Síguenos en:
¿Qué está pasando con las obras del Central Park en Bello?
Central park en Bello, Antioquia

Así luce hoy el Central Park. Las obras tienen un avance de un 85 por ciento. 

Foto:

Esneyder Gutiérrez

¿Qué está pasando con las obras del Central Park en Bello?

Así luce hoy el Central Park. Las obras tienen un avance de un 85 por ciento. 

El gobierno busca evitar que una obra de más de 100.000 millones de pesos sea un elefante blanco.

El esperado sonido del primer encendido de los motores que rugirán sobre la pista del soñado y controvertido autódromo que se construye en el municipio de Bello, norte del valle de Aburrá, tendrá que seguir esperando.

El nuevo choque que recibe la obra se originó en la decisión de la gobernación de Antioquia de suspenderla hasta tanto quede claro que pasó con los soportes que por 24.000 millones de pesos se pagaron en el 2019.

(Le puede interesar: Medellín se prepara para aplicar tercera dosis en mayores de 70 años)

El Secretario Regional y Sectorial (Seres), de Infraestructura, Hábitat y Sostenibilidad de Antioquia, Juan Pablo López Cortés, explicó que la continuidad del proyecto Parque de Deportes a Motor Central Park, que se desarrolla en el lote Tulio Ospina de Bello, dependerá de la solución que la actual Administración Departamental le vaya dando a los problemas técnicos, contractuales y de expectativa que encontró al llegar.

Empecemos por el obstáculo de las expectativas. “Sí, a lo que me refiero es a que las expectativas que se generaron alrededor del proyecto son expectativas muy alejadas de la realidad. Una de ellas es que el parque no es de más de un millón de metros cuadrados, es una intervención en un lote de 37 hectáreas con unos condicionantes ambientales por retiros de vía y por un lago. Otra está asociada a la construcción de una gran pista con las mejores especificaciones y unas grandes tribunas para hacer todo tipo de eventos, sin embargo la plata que se dejó destinada no es suficiente”, dijo López.

El funcionario agregó que el presupuesto inicial fue de 140.000 millones de pesos, determinado por el gobierno anterior, en cabeza del exgobernador Luis Pérez Gutiérrez, para hacer la pista de carreras, algunas tribunas y unos edificios de servicios. De esos recursos ya se han pagado 104.000 millones.

(Le recomendamos: 10 pelagatos gritando y miles aplaudiendo: Quintero por polémica en estadio)

Y de aquí se desprende el otro impedimento: lo contractual. En consideración de López, este podría ser el más delicado y tiene que ver con una alerta preliminar que emitió, a mediados del primer semestre de este año, el Colegio Mayor de Antioquia, interventor de la construcción. Según esta institución es necesario aclarar los soportes que por 24.000 millones de pesos fueron desembolsados en el 2019.

Esta alerta obligó a la gobernación a terminar los contratos con las entidades que estaban al frente de los trabajos. “Estamos a la espera de 36.000 millones de pesos para cubrir la liquidación de los contratos y dejar el proyecto completamente funcional, no terminado porque no alcanza el presupuesto”, puntualizó López.

Además de este escollo, según el funcionario, también encontraron, desde el empalme, que el contrato se estaba ejecutando entre el Instituto de Deportes de Antioquia (Indeportes) y la Empresa de Vivienda e Infraestructura de Antioquia (VIVA), ambas entidades de la gobernación.

(Además: Exigen pronta solución por clausura de la cocina en cárcel de Medellín)

Pero este tipo de contrataciones no es común, ya que un proyecto de dicha envergadura debe realizarse a través de un proceso de licitación pública hecho por la Secretaría de Infraestructura.

El tema de fondo es que Indeportes contrató a VIVA para que fuera el constructor directamente y “eso desnaturalizó las competencias de las dos entidades puesto que ninguna tiene la capacidad, ni la experiencia, ni los recursos para enfrentar un proyecto de esta magnitud”, agregó el Secretario.

Dada esta situación, la gobernación consideró que lo mejor era acabar esos contratos que las entidades hicieron con distintas firmas y comenzar un periodo de liquidación para la que pidió acompañamiento de la Cámara de Comercio y la Contraloría.
Los condicionamientos técnicos, asociados a algunas deficiencias estructurales en diseños, permisos ambientales, inspecciones arqueológicas y gestión predial son parte del otro inconveniente.

(También lea: Más de 3 años tardó el retorno completo de las familias a Puerto Valdivia)

Entre tanto, la gobernación está haciendo algunos ajustes a los diseños y solucionando esas dificultades. Pero, sobre todo, trabaja en el reto de encontrar un modelo de operación, mantenimiento y sostenibilidad del Central Park.

“La gobernación de Antioquia no tiene la capacidad de hacerlo y menos si su actividad principal va a estar alrededor de las carreras a motor, eso tiene un desgaste muy complejo que tendría que tener recursos”, dijo López.

Los duelos piloto-máquina sobre una pista tendrán que esperar.

Gobernación estudia modelo de operación

Luis Fernando Suárez refrendó su ratificación como gobernador encargado en el recinto de la Asamblea Departamental

Foto:

Cortesía Gobernación de Antioquia

El gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez, se refirió al proyecto del Central Park que, actualmente, tiene una terminación física de aproximadamente el 85 por ciento, contra una ejecución presupuestal del 80 por ciento.

La idea es que sea un pulmón verde, un espacio para la recreación, el deporte, las actividades culturales y la convivencia y el encuentro ciudadano.

“Somos un gobierno responsable y construimos sobre lo construido. Aquellas obras inconclusas o los llamados elefantes blancos toda la disposición del gobierno departamental para terminarlas.

(Lea también: Se conocen nuevos detalles en proceso judicial por muerte de Martín Elías)

Encontramos muchas dificultades en los procesos de planeación de ese proyecto, en la gestión de los predios, en las licencias ambientales y encontramos contratistas que, incluso, están en varios proyectos estratégicos del departamento que han declarado su insolvencia patrimonial lo cual dificulta, obviamente, la ejecución de esos contratos.
Los contratos terminaron el plazo y cuando un contrato termina el plazo se debe liquidar.

Avanzaremos en la terminación de esos contratos con los informes que nos presente la interventoría y estamos ya en una ruta de trabajo para definir los diseños de esa gran intervención que se debe terminar de hacer en el norte del valle de Aburrá. Esa es la ruta.

El proyecto debemos entregarlo responsablemente y funcional.

Ya definiremos los recursos que se dispongan para ello y los diseños que también nos definan cuál es la inversión que hay que acabar de hacer.

No descartamos ningún escenario. El equipo de expertos nos definirá.
Incluso hay un aspecto que es determinante ¿cómo sería el modelo de operación de ese parque?

Porque no está en la concepción del proyecto y en la planeación que se hizo cómo va a ser ese modelo de operación.

Sería absurdo dejar una intervención sin un modelo de operación garantizado que asegure la sostenibilidad de esa obra tan importante.

Que el señor exgobernador, Luis Pérez Gutiérrez, explique por qué firmó un contrato por esa cuantía, 140.000 millones de pesos, para ejecutar en cuatro meses.
Esto es un imposible técnico. Hemos tenido que prorrogar varias veces ese contrato.
Se termina el plazo contractual y tenemos un contratista que se declara en insolvencia.
Debemos liquidar el contrato y definir los diseños futuros y definir, igualmente, cuál será el contratista que debe terminar ese proyecto”.

‘Es para el disfrute de la comunidad’, Pérez

El mandatario criticó que las proyecciones efectuadas en 2005 fueran inferiores al crecimiento reportado por el Dane.

Foto:

Cortesía Gobernación de Antioquia

El exgobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, expresó, frente a la nueva controversia presentada con respecto a una de sus obras más representativas, que “Es posible que en Colombia no se vuelva a construir un parque de esta envergadura y esto es para juntar los pobres y los ricos, es un espacio de igualdad para todos”.

Recordó que la construcción empezó en el 2016, en un lote de casi un millón de metros cuadrados. El contrato y el cronograma inicial debió haberse terminado en abril de 2020 y agregó: “En mi administración Indeportes y VIVA realizaron un contrato de ocho meses con el contratista, trabajando tres jornadas por día para cumplir los tiempos. Nosotros administramos ese contrato cuatro meses y a la actual administración le correspondía otros cuatro meses.

Cuando nosotros estábamos a cargo no hubo problema con el contratista, pero luego del 31 de diciembre del 2019 todo cambió. Ahora, si los contratistas no funcionaron, entonces ¿por qué no les hicieron llamados de atención, no los sancionaron y mucho menos los han multado?

Y en cuanto a los dineros entregados en el 2019, estos deben estar justificados en las cuentas. De lo contrario que VIVA e Indeportes sean investigados y den cuenta de los recursos. Dicen que VIVA, en este 2021, se gastó en funcionamiento el dinero de la obra. Esto hay que investigarlo.

Yo sé que el proyecto es muy grande, pero que no se pongan a llorar por eso, si no son capaces de administrarlo que creen una sociedad privada que lo administre. El Central Park es un espacio con muchas posibilidades para practicar deportes, en la pista se puede hacer ciclismo, patinaje, atletismo. No es solo para motos y carros”.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
PARA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.