Secciones
Síguenos en:
Mujeres confabularon historias reales en libro ‘Crónicas grillísticas’
Libro Crónicas Grillísticas

De acuerdo con la creadora de Wikigrillas, la idea era que la portada reflejara la realidad de varias mujeres en una sola.

Foto:

Cortesía Wikigrillas

Mujeres confabularon historias reales en libro ‘Crónicas grillísticas’

Son 30 relatos que el libro compila, con las anécdotas narradas en un grupo de mujeres.

Desde la ilustración de la portada, el libro ‘Crónicas grillísticas’ muestra su esencia: no hay un solo tipo de mujer. Algunas pueden usar tacones, otras tenis, unas con tatuajes otras sin ellos, unas muy vanidosas otras no tanto. Sus gustos, creencias, costumbres y afinidades son tantas como variadas, por lo que no puede haber un molde.

El libro surgió de una comunidad llamada Wikigrillas, conformada por 5.900 mujeres de todo Colombia y algunos otros países, donde las mujeres usaban la sección ‘Crónica grillística’ para narrar alguna experiencia propia. De allí que el nombre sea precisamente ese.

Las historias son tan variadas como reales. Hay desamor, sexo, acoso, violencia, relaciones familiares, e incluso, situaciones cómicas. ¿Qué tienen en común los 30 relatos? De seguro, incomodarán al lector, como lo afirma la introducción del libro, que a su vez quisieron llamar advertencia.

Algunas son: 'Nacho Vidal me salvó de un acosador’. En este relato, una mujer fue salvada por la estrella porno de un obrero. Otra es ‘Sexo francés’. Este relato narra cómo una mujer tuvo una buena aventura sexual con un hombre en Francia.

(Le puede interesar: Nara, la 'Mujer Talento' que convirtió una anécdota familiar en libro)

Laura Benítez, creadora de Wikigrillas y editora de las historias, de la mano de Juliana Paniagua y Alejandra Ospina, explicó que en primera instancia seleccionaron 60 historias de las que habían sido publicadas en el grupo, pero luego de una depuración quedó esta compilación.

Benítez recordó que el primer muro contra el libro es, como le ha sucedido en charlas y conferencias, quitarle la mala concepción a la palabra grilla, que siempre ha sido vista como negativa.

La gente debe leer el libro porque libera, porque sana, te enseña. Hasta los hombres lo deberían leer. Es un ejercicio de empatía chévere

Apenas yo empiezo a contarle a la gente de qué se trata wikigrillas, todo el mundo dice que quiere estar ahí”, afirmó Benítez, refiriéndose a su grupo, una red de apoyo de mujeres en el que no solo se cuentan historias, sino que se buscan consejos, apoyo y sororidad.

“La gente debe leer el libro porque libera, porque sana, te enseña. Hasta los hombres lo deberían leer. Es un ejercicio de empatía chévere”, reflexionó.

Además de las historias, el libro tiene algunas secciones interactivas, con actividades para las lectoras. Al final, también tiene un cuestionario titulado ¿Cómo saber si estás en una relación tóxica?

Laura Benítez, creadora de Wikigrillas.

Laura Benítez, creadora de la comunidad Wikigrillas.

Foto:

Cortesía

También para hombres

Un mensaje reiterado es que este libro también puede ser leído por hombres. "Queremos que sepan que es importante hacer un alto en el camino y escuchar o ver qué le pasa a las mujeres. ¿Por qué las mujeres nos estamos quejando tanto?, ¿por qué estamos tan histéricas?, ¿por qué hay tan necesidad de hablar de las mujeres?, ¿qué es lo que le pasa a las mujeres que están en esa búsqueda de ser escuchadas, desahogarse y de incomodar?", increpó Benítez.

La ilustradora del libro, Daniela Sanín, destaca que este sea “un contenido que visibilice a las mujeres, sirva para empoderar y que sirva cambiar nuestra realidad, que sea un contenido divertido, diferente”.

Las ilustraciones

Sanín manifestó que precisamente quería mostrar la diversidad alrededor del libro. “Hubo unas ilustraciones en las que me tomé más licencias, como la del tacón y el tenis, porque yo quería representar que podemos ser cualquier cosa. Podemos creernos las divas, o estar en tenis y con el despeluque, y no por eso somos más mujeres o menos”, reflexionó.

A su vez, explicó que fue un proceso colaborativo. “Fueron unas ilustraciones muy conversadas. Laura Benítez también hizo parte del proceso creativo. Eso me gustó mucho, cuando salía la ilustración no había que hacerle casi ni cambios. Ya la habíamos imaginado”, manifestó la ilustradora.

Melissa Álvarez Correa
Redacción EL TIEMPO- ADN Medellín
Twitter: @Melissalvarez3

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.