Mujer denuncia abuso sexual por parte de un taxista en Medellín
no es hora de callar
No es hora de callar patrocinado

Mujer denuncia abuso sexual por parte de un taxista en Medellín

El agresor fue grabado mientras retenía a la joven en el vehículo. Denunciante pide justicia.

Polémica por abuso sexual en un taxi en Medellín

Los hechos ocurrieron el pasado domingo 9 de agosto.

Foto:

Archivo particular

Por: Medellín
12 de agosto 2020 , 02:06 a. m.

Tratando de ocultar el temblor en sus manos, Yeraldine Vargas tomó su celular y le pidió a uno de sus amigos que llamara a la Policía. Atrapada en un estrecho taxi, que recorría las desiertas calles de Medellín el pasado domingo 9 de agosto, su primera reacción ante el peligro fue guardar silencio y tomar registro de todo lo que estaba pasando: a menos de un metro suyo un taxista que le doblaba su edad se estaba estimulando sexualmente y había asegurado cada una de las puertas del vehículo.

(Le puede interesar: A la cárcel profesor que habría abusado de estudiante menor de edad)

Las cosas ocurrieron en cuestión de minutos. Mientras caminaba cerca a la glorieta de la calle Colombia con la Avenida 80, al occidente de la ciudad, Yeraldine se acercó a un paradero de bus a esperar un taxi que la llevara a su casa, ubicada al otro extremo de la ciudad.

Luego de poner la mano y esperar a que el carro se detuviera, la joven de 20 años se preparó para sentarse en el asiento trasero. Sin embargo, el conductor se anticipó y le dijo que se sentara adelante, ya que la silla trasera estaba sucia.

Sin darle mayor importancia, la joven acató el consejo y se subió al asiento del acompañante.

(Le puede interesar: ¡Pilas! Así será el 'pico y cédula' en Medellín esta semana)

Yo iba distraída, mirando por la ventana y revisando el celular. Sin embargo, no sé por qué, me dio por mirar de reojo al conductor y vi que se estaba masturbando. Como no hacía ruido, ni hablaba, no me di cuenta cuando había empezado a hacerlo”, relata Vargas Areiza, quien precisa que a partir de ese instante comenzó a sentir pánico.

Aprovechando que tenía el celular entre sus manos, la joven decidió grabar un vídeo en donde quedara registrado el rostro de su agresor y le escribió a un amigo de confianza para que llamara a las autoridades.

Cuando veía que se acercaba un carro gritaba para pedir ayuda


(Lea también: Enfoque ‘verde’ en el Plan metropolitano del valle de Aburrá)

“Mientras íbamos por el camino, cada que él metía los cambios, trataba de tocarme las piernas. Y fue en ese momento que me molesté. Le pedí que me respetara, que no lo hiciera más y que se detuviera para yo bajarme. Como tenía tanto miedo, trataba de hablarle bien, sin gritarle. Pero cuando veía que se acercaba un carro, gritaba para pedir ayuda”, recuerda la joven, agregando que nunca la escucharon.

Alarmado por su reacción, y al percatarse de que ya había pedido ayuda por celular, el conductor se detuvo a medio camino y fingió sufrir una avería.

“En ese punto me tocó forcejear con él. Comenzó a decirme que no me haría nada si le decía de qué color era mi ropa interior. Yo me negaba, pero él insistía y hasta me ofreció 30.000 pesos para que lo hiciera. Cuando me volví a negar, me dijo que no me dejaría ir hasta que terminara”, denuncia.

Aprovechando un descuido del agresor, Yeraldine logró salir del vehículo y antes de que este se perdiera por las calles alcanzó a anotar el número de su placa. Minutos después su familia llegó al lugar de los hechos y emprendió una búsqueda infructuosa del taxista anónimo.

Cuando se repuso del susto, Yeraldine se dirigió a una estación de Policía y narró lo sucedido. Sin embargo, sería un par de horas más tarde, cuando con indignación subió a su cuenta de Facebook el video del abuso y este se volvió viral. En ese momento logró que las autoridades le prestaran atención. 

La violencia contra las mujeres es sistemática, tanto en el espacio público como en sus hogares

La publicación causó indignación entre miles de internautas e incluso llegó a varios funcionarios y figuras públicas locales, quienes pidieron identificar al responsable y buscar soluciones de fondo para que este tipo de casos no vuelvan a ocurrir.

“¡Esto no puede seguir pasando! Queremos una ciudad en la que las mujeres se sientan libres y seguras. La violencia contra las mujeres es sistemática, tanto en el espacio público como en sus hogares. Rechazamos la conducta delictiva cometida por un taxista de Medellín, esperamos medidas correctivas necesarias y que se le brinde el debido acompañamiento a la víctima”, publicó Daniel Duque, un concejal de la ciudad.

Cabe recordar que tan solo en 2018, la Fiscalía General recibió por lo menos 795 reportes de abuso sexual en el valle de Aburrá.

El pasado lunes, Vargas interpuso una denuncia formal ante la Fiscalía por lo sucedido. Por ello pidió a las autoridades acelerar la búsqueda de su agresor y así evitar que otras mujeres pasen por lo mismo.

Me siento muy mal. No es justo que haya hombres que hagan este tipo de cosas. No quiero que esto le pase a ninguna otra chica. Gracias a Dios a mí no me pasó nada, pero quiero que se haga justicia con ese hombre”, concluye Vargas.

MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.