Secciones
Síguenos en:
La academia de sexo que eligió a Medellín como sede en América Latina
Sex Academy

Sex Academy Barcelona (España) surgió en 2012. Este año llegó a Medellín.

Foto:

Cortesía Sex Academy

La academia de sexo que eligió a Medellín como sede en América Latina

Sex Academy Barcelona (España) surgió en 2012. Este año llegó a Medellín.

Sex Academy le apuesta a una educación sexual divertida y profesional, mediante talleres y terapias.

Si al escuchar que existe una ‘academia de sexo’ lo primero que se le viene a la cabeza es algo de tipo pornográfico, no se preocupe, es normal.

Esa, precisamente, es una de las pruebas de la falta de educación sexual que hay actualmente en el mundo.

Y aunque el sexo es algo natural y presente en la vida diaria, todavía persisten muchos tabúes en torno a este tema.

Así lo explica Laila Pilgren, fundadora y directora del Sex Academy Barcelona (España), una iniciativa que está a punto de cumplir 10 años enseñando y hablando de sexualidad.

(Le recomendamos leer: Habla familia de la joven que falleció cuando hacía 'bungee jumping')

“La educación sexual debe estar en manos de los sexólogos, así la educación sexual solo se ha pensado desde la salud y la prevención, nunca desde el placer

Esta iniciativa surgió en Barcelona, pero con los años se extendió hasta Madrid y Valencia y, posteriormente, se internacionalizó llegando a Miami y este año a Latinoamérica, con sede en Medellín.

EL TIEMPO dialogó con Laila Pilgren y con Daniel Tapias, el director de la Sex Academy en Colombia sobre la propuesta que traen para la región.

¿Por qué es necesario tener estos espacios?

L.P.: El problema de la educación sexual formal en España es que básicamente no existe, por mucho viene una enfermera u otra persona a explicarles a los jóvenes cómo se pone un condón, esta es toda la educación sexual formal que están recibiendo.

Los jóvenes requieren de alguien que les pueda dar confianza y que le puedan preguntar las cosas que realmente quieren saber, no que vaya alguien con un programa preestablecido que les diga lo peligroso de tener relaciones sexuales y que no queden embarazadas.

(También lea: 'Fue cobarde': agente de Esmad brutalmente agredida por vándalo)

D.T.: Sex Academy condensa la toda esa historia en la búsqueda de educar. Hay gente que es experta y certificada en sexualidad, pero que en ciertos espacios es censurada.

No se puede hablar de manera tan abierta sobre eyaculación femenina en ciertos espacios académicos porque la educación sexual solo se ha pensado desde la salud y la prevención, nunca desde el placer.

Esta es la primera academia de sexualidad en Latinoamérica que abarca la experiencia en educación por medio de plataformas artísticas y la experiencia de los profesionales que saben de sexualidad a nivel académico. De esta unión salen temas que la gente necesita, sin censura y de los que nadie se había atrevido a hablar de manera profesional.

¿Qué ofrece una academia de sexo?

L.P.: Contamos con dos productos diferenciados. Por un lado están los talleres, para los interesados en el mundo del tantra, aprender a tener mejores relaciones afectivas. Y por el otro lado, están las terapias individuales y de pareja.

D.T: En el caso de Latam, Sex Academy abarca cinco cursos o talleres inicialmente: eyaculación femenina, Taller de cuerdas (bondage), seducción y empoderamiento femenino, duelo o rupturas amorosas, y el otro es entender la diferencia entre amor y sexo, cómo separar y entender las relaciones sexo-afectivas y emocionales. Son temas que nos han pasado pero que nadie sabe o poco se habla de esto de manera profesional.

¿Cuál es el valor diferencial que tienen?

L.P.: La clave para una educación sexual profesional y de calidad es que quienes impartan estos conocimientos sean profesionales. En Sex Academy las personas que tenemos tienen al menos un Máster y que se dedican específicamente a esto. La educación sexual debe estar en manos de los sexólogos, así como la salud mental está a cargo de los sicólogos o siquiatras. Es algo así.

¿Cuáles son las dudas o temas más comunes que tratan en la academia?

L.P.: En parejas, los temas más comunes son: la falta de deseo, especialmente en parejas estables que llevan mucho tiempo. El deseo por sí solo no va a funcionar como lo muestran las películas, es algo que hay que trabajarlo, especialmente en parejas que llevan mucho tiempo juntas.

También trabajamos temas de confianza, como cuando ha habido alguna infidelidad, para recuperar esa confianza.

En cuanto a terapias individuales, los hombres consultan principalmente por temas de eyaculación precoz o falta de erección, y las mujeres en su mayoría, por anorgasmia (dificultad para alcanzar el orgasmo) y por dispareunia (dolor en la penetración).

¿Cómo ha sido recibida la iniciativa en Latinoamérica?

D.T: Apenas vamos a comenzar con los primeros talleres a finales de julio y ya de ahí de manera permanente.

Ya la primera temporada está llena por lo que la aceptación inicial ha sido muy positiva y ha tenido gran acogida. Ha causado mucha curiosidad por ser la primera academia de sexualidad positiva.

(Le puede interesar: Secretaría de la No-Violencia de Medellín firmará pacto con la JEP)

En los últimos dos años la acogida de todo lo erótico ha sido gigantesca en Medellín, actualmente hay muchos lugares culturales eróticos, se habla de la erótica como cultura y se han creado plataformas culturales para el erotismo, lo que ha permitido que hoy día permanezcan algunas propuestas en diversidad.

¿Qué otros talleres se vienen a futuro?

D.T: De hecho, hay un taller que se está construyendo que le va a enseñar a las empresas cómo hablar de género y cómo abordar la diversidad dentro de una empresa, lo que es muy importante porque ya se está comprendiendo que hay muchas miradas de la sexualidad y muchas miradas del género, por lo que es necesario abrir estos espacios para hablar de ello.

Cada vez la gente entiende que hay personas gais o trans, que no necesariamente tienen que ser iguales a mí, pero que conviven en el mismo territorio.

En su experiencia ¿ha afectado la pandemia la vida sexual en pareja?

D.T.: Lo que aprendimos en pandemia es que si bien la piel o el tacto es el principal sentido en lo erótico, también hay otros.

Entonces el reto es cómo desde la distancia se puede estimular lo auditivo, lo visual y hasta el olfato. Si antes solo a una pareja se le ocurría ver una película, pueden intentar hacerse una llamada erótica o dejar una prenda con el perfume para que la pareja la sienta y estimule el cerebro. Son opciones para lidiar con tanta virtualidad o vivir un confinamiento en pareja o con pareja ausente.

ALEJANDRO MERCADO
Corresponsal de EL TIEMPO
@AlejoMercado10

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.