Alerta en metro de Medellín por crisis financiera durante la pandemia

Alerta en metro de Medellín por crisis financiera durante la pandemia

El gerente, Tomás Elejalde, dice que la pandemia ha ocasionado un bajón en los recados. 

Tomás Elejalde

Según Tomás Elejalde, gerente del Metro, la sobretasa a la gasolina y las rentas de tabaco también han afectado las finanzas del Metro.

Foto:

Jaiver Nieto

Por: Orlando Restrepo
01 de diciembre 2020 , 10:33 a. m.

No es una exageración. El dramático bajón en el número de usuarios del metro de Medellín, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, ha desembocado en la mayor crisis financiera que ha tenido en sus 25 años de existencia el sistema de transporte más querido por los paisas.

Y así lo reconoce su actual gerente, Tomás Elejalde Escobar, quien asegura, en entrevista con EL TIEMPO, que el sistema masivo está listo para operar, al menos, en un 80 por ciento de su capacidad. Y para reafirmarlo se basa en 15 estudios de prestigiosas universidades europeas y asiáticas, según los cuales, los sistemas masivos de transporte “no son una alta fuente de propagación y de contagio del virus”. Elejalde revela que el Icontec podría darle el sello de calidad, el primero en el país a las medidas de bioseguridad que desde su inicio aplica el metro de Medellín.

¿Ha cambiado algo en relación con los recaudos por sobretasa a la gasolina y las rentas de tabaco por efectos del encierro obligatorio a raíz de la pandemia?

Sí, circulan menos vehículos. Por efecto del aislamiento obligatorio y las cuarentenas hay menos consumo de gasolina y, claro, se ha visto disminuido. En cuanto al tabaco es un poco más imperceptible o menos fuerte la reducción, porque el consumo de tabaco no está directamente impactado por la cuarentena. Ha sido más o menos el mismo.

¿De marzo hasta hoy, cómo han variado esas cifras?

Comparando lo que se percibe por sobretasa a la gasolina entre 2019 y 2020, el bajón se ve entre abril, mayo y junio y todavía, en agosto, julio y septiembre, no nos hemos recuperado. Apenas en octubre volvemos a tener niveles parecidos a los de marzo o los de febrero. Y las rentas por el tabaco se han mantenido.

En junio no alcanzaron a entrar los pagos y se desplazaron hacia julio (si se suman ambos meses, están por el orden de los 3.100 millones de pesos o algo más). Es el 40 por ciento del recaudo de sobretasa al tabaco. En el caso de la gasolina es el 10 por ciento. La línea roja es el año 2019, que tuvo un efecto negativo con el cierre de operaciones de la Philips Morris y por eso enero muestra un comportamiento irregular que tiene que ver con el cierre de la tabacalera y con el stock que quedó. Estas son cifras de la Alcaldía de Medellín y de la Gobernación de Antioquia de esos recaudos, que el metro administra, pero no vemos esta plata, simplemente llevamos la contabilidad por la obligación que tiene la región del pago de la deuda.

Durante el encierro obligatorio, el número de pasajeros bajó ostensiblemente. ¿Qué cifras nos puede entregar a esta fecha sobre esos recursos?

En marzo, cuando se declaró la cuarentena o emergencia sanitaria, el número de pasajeros se redujo más o menos al 20 por ciento de lo normal. Ese 20 por ciento corresponde al personal esencial que tenía permitido circular durante la pandemia (seguridad, salud, empleados de supermercados, tiendas), y a duras penas representaba el 20 por ciento del aforo habitual. Sin embargo, el metro siguió operando con las mismas frecuencias, los mismos trenes, buses, tranvías y telecabinas.

Los costos operativos nunca se redujeron, se mantuvieron e incluso subieron un poco, porque a partir de ese primer día, empezaron las exigencias sobre los protocolos de bioseguridad y eso requirió unos insumos, rutinas de aseo, controles y estrategias adicionales que cuestan más dinero. Recibiendo menos de 20 por ciento de ingresos estábamos aún con un poco más del ciento por ciento de los costos operativos.

(Le puede interesar: Pese a prohibiciones, Medellín volvió a recibir diciembre con pólvora)

Metris

Durante la pandemia, los vagones implementaron señalización para que los usuarios mantengan la distancia.

Foto:

Jaiver Nieto

¿Qué cifras concretas generó esta situación?

Ningún sistema de transporte en el país podría sobre pasar un aforo del 35 por ciento en los vehículos cuando se relajaron en algo las medidas. Eso nos puso un límite que generó una reducción de ingresos. Se vieron los efectos, cuando de un millón 60 mil pasajeros del viernes 13 de marzo, la última referencia válida antes de la pandemia, bajamos a menos de 140.000 pasajeros (134.500 pasajeros, exactamente) hacia el primero de abril. Hubo un efecto interesante en el mes de julio, con los cierres de efecto acordeón y la línea de crecimiento se frenó fuerte.

En términos económicos en un día típico antes de la pandemia estábamos entre 1.600 y 1.700 millones de pesos diarios. Con la caída ese recaudo, como en abril, se bajó a 200 millones de pesos. Y empieza a incrementarse cuando se abren sectores económicos. Actualmente, estamos en 50 por ciento de los ingresos, entre 800 y 850 millones de pesos diarios.

Hubo tres acordeones sucesivos. Luego, a final de agosto, se tomó la decisión del Gobierno nacional de subir el aforo al 50 por ciento, lo que hoy es válido. Se vuelve a subir la demanda hasta hoy, que es exactamente el 50 por ciento del aforo que teníamos antes de las medidas, es decir, estamos por el orden de los 624.000 pasajeros.

La empresa Metro dice que no hay base científica en la restricción del 50 por ciento del aforo. ¿Con base en qué lo sostienen?

Hay más de 15 estudios internacionales de universidades en Francia, Suiza y Asia. Hay, incluso, una carta (policy brief) de la Unidad Internacional de Transporte Público (Uitp), con sede en Bruselas y que agrupa a todos los transportadores públicos del mundo. Ahí hay una relación de estudios científicos, el último de hace unos días, publicado en la revista Nature, que concluyen que los sistemas de transporte masivo no son esa alta fuente de propagación y de contagio del virus que la gente supone.

Por varias razones, una son las condiciones que tienen que cumplir y que estamos en proceso de certificarlas con el Icontec. Protocolos de bioseguridad certificados por terceros. Llegan a conclusiones categóricas: Viajar con tapabocas, en silencio, con ventilación eficiente, con altos protocolos de limpieza y desinfección de vehículos y estaciones –como los que el metro de Medellín tiene hace más de 25 años- garantiza que no es mayor la incidencia o el riesgo de contagio, incluso con vagones al 80 por ciento de su aforo.

¿Cuál es la posibilidad de que ustedes puedan ‘tumbar’ esas restricción del 50 por ciento?

No podemos hacerlo, necesitamos -con la ayuda de los medios, de la Alcaldía, de la Gobernación-, demostrarle y darle la tranquilidad al Gobierno nacional, que evaluará el tema y tomará la decisión.

El tema es delicado porque en la medida en que el Gobierno mantenga esas restricciones, los problemas económicos de los sistemas de transporte masivo en las ciudades continuarán siendo delicados, y al final el que responde económicamente es el mismo que toma las medidas de restringir. Entonces es o lo uno o lo otro: o se restringe y cuida la saluda de la población, para lo cual hay que tener un sustento científico muy fuerte, e insisto, hoy lo hay pero en contrario, un sustento científico que dice que la restricción del 50 por ciento no es la solución, que subirlo al 80 por ciento es perfectamente válido y seguimos siendo seguros.

(También puede leer: ¿Por qué los paisas reciben diciembre con pólvora?)

El plazo del pago de la deuda del Metro, de 2087 se ha recortado al año 2057, casi 20 años”

Pero no se ha recuperado a los niveles de antes del 13 de marzo…

No, pero el aforo del 50 por ciento no tiene que ver con esto, sino con que la economía todavía no se ha reactivado, de tal suerte que la gente necesite moverse. También hay un efecto residual y es que la gente aún no se está moviendo porque está en teletrabajo.

¿Creen que no se va a volver a esos niveles de aforo de antes de marzo?

Definitivamente. Hay dos cifras, una del Área Metropolitana y otra de la empresa Metro. La primera habla del 20 por ciento o más de pérdida estructural de viajeros, o sea que no vamos a volver al nivel, el regreso de todos los usuarios no superará el 80 por ciento del nivel antes de pandemia.

La empresa Metro maneja una cifra un poco superior, decimos que el 15 por ciento de viajes se van a perder de forma definitiva porque algunas personas se van a quedar en teletrabajo, otras compraron moto (algo que no es bueno porque genera contaminación y congestión). Y el más importante, el desempleo. Si la gente no tiene empleo, no se mueve. Hasta que no haya una reactivación económica y unos niveles de desempleo más o menos parecidos a antes de la pandemia no vamos a tener una recuperación de viajeros. En otras palabras, podemos continuar y mejorar nuestro servicio, ofrecer alternativas nuevas, pero no podemos obligar a la gente a moverse en metro.

(Le sugerimos leer: Consternación por feminicidio de universitaria en Yarumal, Antioquia)

Metros

Algunos usuarios se han quejado porque en las horas pico no se cumple el distanciamiento.

Foto:

Jaiver Nieto

Hablemos de ‘culebras’. ¿Cuál es el mayor problema con los pagos de deudas?

Debido al menor consumo de gasolina hubo una reducción del recaudo de la sobretasa y eso generó un menor recaudo durante unos meses, como ya lo había dicho. Por el momento, como ha habido sobrerecaudo, como ha sido tan bueno, es decir, el plazo del pago de 2087 se ha recortado al año 2057, casi 20 años.

Eventualmente por efecto de la pandemia, puede que ya no sean 20 años recortados sino 17, pero es tema es especulación, pura apreciación financiera. Hay algo claro: No hay problemas en el pago de la región a la Nación, porque el recaudo ha sido bueno y es un tema a muy largo plazo, y no se puede decir que la pandemia haya generado un colapso de eso. Venimos pagando bien y hubo recorte del plazo gracias a ese recaudo. Y por la pandemia vamos temporalmente por unos tres años aproximadamente a redirigir esas rentas para que rescaten la operación pero eso no va a afectar de fondo el acuerdo de pago.

En mayo, preocupados precisamente por la situación financiera del metro de Medellín, la bancada antioqueña en el Congreso le había pedido al Presidente Duque congelar la deuda. ¿Qué les respondió el Gobierno? ¿Aún es válida hoy esa petición?

Surge como una propuesta de la empresa Metro, apoyada por el Alcalde, por el Gobernador y por la bancada antioqueña, y es la suspensión temporal del pago de la deuda para, a través de una autorización del ley, que ya se arpobó en un artículo del Presupuesto General de la Nación para el 2021, se redirijan temporalmente los recursos de gasolina y tabaco para el pago del hueco que genera en la operación del día a día. Es una operación de salvamento, como dirían los estadounidenses, es un rescate financiero, para salvar a la empresa que está en este momento en dificultades de ingresos operacionales.

Eso tiene dos rutas de trabajo: Una, que legalmente debe haber una disposición para poder disponer de esas rentas temporalmente para la operación y eso ya quedó incluido en el Presupuesto General de la Nación del año 2021. Y la otra ruta tiene que ver con la suspensión como tal, a través de un ‘otrosí’, que se está revisando con el Gobierno nacional, y con las secretarías de Hacienda del Municipio y Gobernación.

¿En 25 años de vida del metro, esta es la crisis más grande que han tenido el sistema?

Total, sin duda. Absolutamente claro. Es la mayor crisis que hemos tenido que enfrentar desde el punto de vista financiero. Ha habido otras crisis desde el punto de vista técnico al principio de la operación, los problemas legales con el Consorcio Hispano-Alemán, la falta de repuestos en los años iniciales de la operación, pero en términos financieros esta ha sido la crisis más grande.

ORLANDO RESTREPO
EL TIEMPO 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.