Secciones
Síguenos en:
El Bloque Popular de Salud que surgió en las protestas de Medellín
Bloque Popular de Salud Medellín

Nueve médicos, tres bomberos, siete socorristas, tres enfermeros, cinco auxiliares de enfermería y un instrumentador, parte del BPM.

Foto:

Andrés López

El Bloque Popular de Salud que surgió en las protestas de Medellín

Esta iniciativa atendió heridos durante las marchas en la capital antioqueña.

“Vimos que el nivel de la confrontación era muy distinto al de las movilizaciones de hace algunos años y decidimos convocar a un pequeño grupo de personas para hacer apoyo en primeros auxilios”, recuerda el médico Julián Zuluaga, uno de los fundadores del Bloque Popular de Salud de Medellín.

Pero aquel 5 de mayo, el primer día que salieron a acompañar las movilizaciones, ese pequeño grupo resultó conformado por cerca de 60 personas listas para dar asistencia a los manifestantes.

Así, en menos de 12 horas -como relata Zuluaga- recogieron más de dos millones de pesos en donaciones y se dotaron con botiquines y camillas para atender a quien lo necesitara.

(También lea: Así le ha ido a Medellín con la reactivación económica)

El Bloque Popular de Salud (BPS), como decidieron llamarse debido a la diversidad de sus integrantes, nació con el paro nacional, pero se proyecta como un grupo con incidencia en la promoción y la educación en salud en los barrios de la ciudad.

Actualmente está conformado por 94 personas, de las cuales 42 son profesionales, 47 son estudiantes y 5 han realizado cursos asociados a los primeros auxilios.

Este es solo uno de los grupos de Atención Pre Hospitalaria (APH) que se ha dedicado a acompañar las manifestaciones en Medellín. Su intención de ayudar ha trascendido el lugar de quienes reciben las atenciones: tanto marchantes como policías han recibido sus cuidados.

Atender en medio de la confrontación

Si hay muchas personas que no son del ‘grupo de avanzada’, nos alejamos para que no busquen clasificarnos como si hiciéramos parte de un bando o de otro.

“Nosotros tenemos un dicho que casi siempre se cumple: La primera aturdidora trae al primer paciente”, relata Marylin Castro, estudiante de medicina que hace parte del BPS y quien, además, lleva el manejo de los registros de integrantes y pacientes atendidos por el grupo.

En las manifestaciones, el bloque se dispone de tres formas: los que acompañan la marcha y atienden casos de personas mareadas, deshidratadas o que sufren alguna caída o percance. También están los de “extracción o avanzada” que ingresan en las ‘zonas rojas’ o la confrontación y extraen pacientes para atenderlos.

(Le puede interesar: En el primer semestre del año Medellín se acerca a los 200 homicidios)

Finalmente, están quienes se ubican en puntos fijos, usualmente alejados de los lugares donde puede intervenir el Esmad, que reciben pacientes que llegan por iniciativa propia o de las extracciones.

Cuando comienza la confrontación, según cuenta Castro, procuran revisar qué tan factible es que haya personas heridas; además, “si hay muchas personas que no son del ‘grupo de avanzada’, nos alejamos para que no busquen clasificarnos como si hiciéramos parte de un bando o de otro”.

Sin embargo, esto no ha impedido que el BPS se vea afectado por las intervenciones del Esmad. El mismo día que salieron por primera vez a socorrer en las marchas, recibieron el impacto de los gases en tres ocasiones.

Incluso, el pasado 28 de mayo, debido a que el punto fijo coincidió con la confrontación, varios de sus integrantes presentaron vómitos, mareos y requirieron atención primaria por las dificultades para reincorporarse en sus funciones.

A pesar de esto, la voluntad para asistir a quienes lo necesitan, independiente del lugar desde el que se ubiquen, se ha mantenido en las bases de este grupo que no pertenece a institución alguna, sino que son “Comunidad Organizada, pueblo dispuesto a proteger y preservar la vida, bajo la neutralidad y la imparcialidad”, como lo anuncian en sus redes sociales.

Sus proyecciones

Está conformado por 94 personas, de las cuales 42 son profesionales, 47 son estudiantes y 5 han realizado cursos asociados a los primeros auxilios.

Foto:

Andrés López - @desanestesico

Nueve médicos, tres bomberos, siete socorristas, tres enfermeros, cinco auxiliares de enfermería, un instrumentador quirúrgico, entre otros, hacen parte de los profesionales que conforman el Bloque Popular de Salud de Medellín.

Además, hay 33 voluntarios que actualmente estudian medicina (desde tercer semestre hasta internado), un aspirante a bombero, tres estudiantes de auxiliar de enfermería, siete estudiantes de APH y un estudiante de medicina veterinaria que se han sumado a las atenciones en terreno de este numeroso grupo.

Aunque se unieron gracias al paro nacional, buscan proyectar su labor más allá de la coyuntura.

Ahora quieren contribuir con la promoción de salud en Medellín, “para darle a la comunidad los elementos para que controlen y mejoren su salud a largo plazo”, como lo explica Julián Zuluaga.

“La otra vertiente es que seamos formadores en salud, como un puente de educación. Incluso, muy a futuro, los profes nos pensamos la posibilidad de que sea un escenario de prácticas médicas”, concluye Zuluaga sobre los alcances que sueñan para este grupo de voluntarios que asistió a más de 300 personas en las manifestaciones de Medellín.

LUISA MARÍA VALENCIA ÁLVAREZ
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA DE EL TIEMPO
MEDELLÍN

Más noticias:
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.