Secciones
Síguenos en:
En comuna 13 se populariza café con polémica imagen de Pablo Escobar
Café con el nombre de Pablo Escobar

En la Comuna 13 de Medellín comercializan café con el nombre de Pablo Escobar.

Foto:

Jaiver Nieto Álvarez / ETCE

En comuna 13 se populariza café con polémica imagen de Pablo Escobar

Líderes comunitarios rechazaron que se vendan este tipo de productos. Comerciantes lo defienden.

En Medellín, un café está generando polémica entre habitantes y despertando el interés de los turistas extranjeros.

Se trata de bolsas de café colombiano con la imagen de Pablo Escobar, comercializadas bajo el nombre Café Patrón y que se han popularizado en la comuna 13 (San Javier), sitio turístico de la zona noroccidental de la capital antioqueña.

La polémica radica en que, por años, habitantes de la comuna 13 han luchado por mostrar una cara diferente al vestigio que les dejó años de conflicto intraurbano.

Aunque reconocen su historia, líderes de la zona no dejan de reprochar que los visitantes lleguen a este reconocido sector de la ciudad motivados por el morbo de ver lo que allí ocurrió, mientras que, en contraste con ese pasado aciago, el presente es de desarrollo con las escaleras eléctricas y el reconocido Grafitour.

(Le puede interesar: El Bloque Popular de Salud que surgió en las protestas de Medellín)

“La mayoría de las personas que vienen aquí lo hacen desde el amarillismo, pensando que nosotros estamos vestidos de camuflados y con fusiles en la mano. Ya cuando llegan y vuelven otra vez es porque les gustó la comuna e invitan a las demás personas, porque ven lo resilientes que hemos sido y cómo hemos salido adelante”, manifestó Elkin Cardona, edil de la comuna 13.

En la misma línea, Giovanni Tabares, vicepresidente de Asocomuna 13-San Javier, manifestó que tal y como ocurre con recorridos turísticos en la zona, en los que hablan de las balas que atravesaron el territorio, hay varios casos que demuestran que en el turismo de allí quieren vender la violencia porque, al igual que con Pablo Escobar, “es un producto que vende”.

Al visitar el lugar, se evidencia que, además del café, allí se consiguen camisetas, gorras, maletas, el mencionado café y hasta una réplica de la pistola del extinto narcotraficante. Los que más compran, cuentan los comerciantes de la zona, son los turistas extranjeros.

En la comuna 13 de Medellín comercializan artículos con el nombre de Pablo Escobar.

Foto:

Jáiver Nieto Álvarez. ETCE

“Antes, en el 2019, que venían muchos extranjeros, se vendía mucho más. La gente pregunta por él y lo pide prestado para la foto. Le dicen a uno: ¿me puedo tomar una foto con el café? Pero ni siquiera es con el café, es por la imagen. Pero es que son turistas, todos son matados con el café o las camisetas, todo lo que tenga que ver con Pablo Escobar, pero más que todo son los extranjeros, los de Estados Unidos”, narró Kelly Tobón Aguirre, comerciante de La Casa del 13.

(Le recomendamos: En el primer semestre del año, Medellín se acerca a los 200 homicidios)

De otro lado, admitió que así como otros comerciantes de la zona, también ha recibido comentarios negativos de comercializar este tipo café. Incluso acusaciones de apoyar los delitos que cometió o el daño que hizo a las familias víctimas.

Ella defendió el comercializarlo. “Usted para vender necesita tener algo que se venda y si eso se vende, yo lo haré, a pesar de que sea negativo, porque hay unos colombianos que lo apoyan y otros que no”, dijo.

En la zona aledaña a las escaleras eléctricas, por donde a diario los guías de la zona hacen recorridos contando la historia, son varios los locales y puestos informales que comercializan este café.

En la comuna 13 de Medellín comercializan café con el nombre de Pablo Escobar.

Foto:

Jáiver Nieto Álvarez. ETCE

Es un personaje que, nos guste o no, lamentablemente atrae. Eso lo que hace, además de movilizar la economía, es recordarnos ese déficit que tenemos de memoria histórica frente a las víctimas

EL TIEMPO se comunicó con Transporter Medellín, distribuidores de este producto. Mauricio Hurtado confirmó que, en efecto, de su oferta comercial, el Café Patrón es el que más se vende.

(Además lea: ¿Habrá más escasez de vacunas en Medellín?)

“Cultivamos el café en Venecia, Antioquia. Es un café de altura, orgánico. Vendemos en toda Colombia y nos encargamos de café souvenirs relacionados con el turismo. La familia Escobar nos dio permiso para sacar esa marca que se llama Café Patrón, pero tenemos otras marcas de Guatapé, Comuna 13, pero Café Patrón es la que más se vende”, explicó Hurtado.

Para Paul Nolan, turista estadounidense en Medellín, aunque la ciudad es un destino atractivo y al que ya no teme venir, la imagen de Escobar sigue siendo preponderante.

“Compraría el café porque realmente Medellín es famosa por Pablo Escobar, al menos en el extranjero, también porque Colombia es conocida por su café. Se ve genial (la bolsa de café), se lo compraría a un amigo para que cuando él o ella lo vea, se sienta como ‘guau, es genial, es Pablo de Medellín’. En realidad hay poco que uno se puede traer desde aquí como recuerdo o souvenir”, subrayó el turista.

Cambiar el discurso

Mauricio Builes, investigador del tema del narcotráfico y docente de la Universidad de Medellín, explicó que la imagen de Pablo Escobar va a seguir existiendo porque hace parte de la historia local y porque hay un déficit en la memoria histórica.

(También lea: ‘Amparo’, la película paisa con actores naturales que va a Cannes)

"Desde que haya turismo en Medellín, el tema de Pablo Escobar va a seguir vigente, porque es un relato que se instauró y que se potenció por redes sociales, Netflix y todas las series y telenovelas. Es un personaje que, nos guste o no, lamentablemente atrae. Eso lo que hace, además de movilizar la economía, es recordarnos ese déficit que tenemos de memoria histórica frente a las víctimas", indicó el docente.

También acotó que el alcalde pasado, Federico Gutiérrez, trató de enmendar el déficit con la estrategia 'Medellín abraza su historia', en la que se enmarcó la construcción del Parque Inflexión y se elaboraron cartillas que llegaron a los colegios de la ciudad, aunque, en su opinión, "no fue una verdadera estrategia de memoria".

El académico planteó que el tema debe ser trabajado de manera profunda, con el componente gubernamental, el educativo y el social, de modo que se cambie el relato, punto en el que coincidieron los dos líderes comunitarios consultados, que manifestaron haberle hecho esta sugerencia a los guías locales. 

"Debe haber un proyecto que no dependa exclusivamente de un gobierno, que involucre todo el trabajo de memoria que hace el Museo Casa de la Memoria, pero que también tenga que ver con la educación en los colegios; que cuya pretensión no sea mojar prensa un mes, que vaya más allá", explicó Builes.

MELISSA ÁLVAREZ CORREA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO@Melissalvarez3

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.