Los silleteros: de práctica indígena a desfile callejero

Los silleteros: de práctica indígena a desfile callejero

Este 12 de agosto se llevará a cabo el Desfile de los Silleteros en la Feria de las Flores.

Desfile de Silleteros

Este será el desfile número 61 en la historia de la Feria de las Flores.

Foto:

Foto: Guillermo Ossa - EL TIEMPO

12 de agosto 2018 , 09:00 a.m.

Se tiene claro que con la llegada de los españoles, y la opresión de los pueblos nativos, la utilización de las silletas se popularizó en diferentes territorios colonizados en los que los indígenas cargaban a personas de la élite.

Sin embargo, sus orígenes “están vinculados a cargar en la espalda diferentes objetos en la tradición de algunas comunidades aborígenes precolombinas”, explica Juan Camilo Escobar, doctor en Historia.

En un inicio fueron llamados cargueros. La palabra silletero viene después y hace referencia a la silla ubicada para comodidad de la persona cargada.

“Esta era una práctica utilizada por los propios indígenas antes de los españoles, después se utilizó con ellos en otros contextos, pero no es exclusiva de los pueblos colombianos”, agrega Escobar.

La tradición de los silleteros de Santa Elena obedece a una casualidad histórica que hizo que en el Oriente antioqueño se desarrollara en gran medida el oficio del silletero.

Así lo expresa la historiadora Sandra Pineda, investigadora principal del libro Silleteros: un pasado que florece. Lo que hoy se conoce como Puerto Berrío fue el lugar por donde los españoles ingresaron al centro del país y, por su ubicación estratégica en la ribera del río Magdalena, fue utilizado como sitio de entrada de todo tipo de mercancías que llegaban por el Atlántico.

Entonces, los cargueros eran abundantes en la zona por la necesidad de transportar las mercancías hacia Santa Fe y Medellín. El auge de esa labor era también debido al “deterioro absoluto de los caminos del intercambio prehispánico y a la ausencia de construcción de vías durante la época colonial”, según lo señala el historiador Carlos Rincón en su libro Avatares de la memoria cultural en Colombia.

En Antioquia todas las mercancías entraban por Puerto Berrio, debido a eso el Oriente Antioqueño se convirtió en un corredor en los que abundaban los cargueros

Con el paso de los años, las comunidades campesinas empezaron a adaptar esta práctica a sus costumbres diarias. Es durante esa transición cuando se empieza a gestar el transporte de flores en una silleta, como puede verse hoy en cada Desfile de Silleteros.

Sandra Pineda recuerda que fue a partir de mediados del siglo XIX en Santa Elena cuando se asentó un grupo de campesinos que traían el combustible a Medellín, lo que era madera y carbón. Con el tiempo empezaron a traer productos agrícolas y preparados, como las arepas o los quesitos y, por supuesto, las flores.

La institucionalización de los silleteros en la Feria de las Flores, y el Desfile actual, genera diferentes interpretaciones. Para algunos es el reconocimiento a la cultura campesina y, para otros, es la utilización de la cultura popular para intereses económicos y hasta políticos.

Rincón define el caso del Desfile de Silleteros como parte de esas “identidades idílicas” que buscan imponer un mundo “armónico que nunca existió, poblando el presente de fantasmagorías idealizadas y recuerdos imaginados de ese arcádico mundo en orden”.

Caso similar, según él, a la creación de la marca Juan Valdéz: ambos se desarrollaron en una época en la que estalló la violencia en el país.

Carguero

En la época colonial era común los viajes de indígenas con españoles a su lomo.

Foto:

Cortesía: Museo Cementerio San Pedro

Para Escobar, la injerencia de los intereses económicos en el Desfile “ha alterado la expresión cultural campesina”, cosa que refuta Pineda al agregar que en la práctica de los silleteros siempre ha habido relaciones comerciales debido a que los campesinos selenos vendían sus flores y demás productos siendo prácticamente vendedores ambulantes.

El Desfile de Silleteros nació oficialmente en 1957, cuando Arturo Uribe Arango, en aquella epoca director de la Oficina de Turismo de Medellín, vio a un grupo de 40 silleterosque bajaban de Santa Elena y se sentaban en los alrededores de la Catedral Metropolitana a ofrecer las flores que cargaban en silletas tradicionales.

A él se le ocurrió que recorrieran el centro de la ciudad exhibiendo sus floridas creaciones. Han pasado ya 61 años de un Desfile que hoy está posicionado como el evento central que clausura la Feria de las Flores.

Bryan Andrés González Vélez
Para EL TIEMPO
brygon@eltiempo.com
Twitter: @GonzalezVelezB

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.