Por Colombia, los europeos se metieron la mano al bolsillo

Por Colombia, los europeos se metieron la mano al bolsillo

La iniciativa 12 euros por Colombia sacó provecho del cambio, para ayudar a los más necesitados.

12 euros por Colombia

La campaña 12 euros por Colombia sacó provecho del cambio del euro frente al peso, para ayudar a los más necesitados. Ya han entregado 300 mercados.

Foto:

Cortesía

Por: Mariana Posada Moreno
19 de mayo 2020 , 07:00 a.m.

Las redes sociales son las que han permitido que colombianos y ciudadanos de países europeos logren conectarse para así contribuir con una donación a la iniciativa 12 euros por Colombia. Esta es una idea que se le ocurrió a Santiago Sierra, un joven de 25 años, ingeniero mecánico, residente de Medellín.

Él hace algún tiempo, en una conversación casual con su primo y en medio de la angustia del panorama de incertidumbre por la Cuarentena Nacional, decidieron usar el valor del peso colombiano frente al euro y al dólar, de manera estratégica, para lograr beneficiar a familias de escasos recursos económicos en Colombia.

Fue entonces cuando decidió, con un grupo de amigos residentes en Europa y otros en diferentes ciudades de Colombia, comenzar a gestionar esta campaña con el siguiente mensaje: “Con el dinero que se gasta un europeo en solo una pequeña comida o un par de cervezas, se puede alimentar a una familia por dos semanas, en nuestro país”.

Con esto en mente, Santiago comenzó a conectar a amigos en varias latitudes del mundo y de Colombia que, sabría, podrían aportar a esta iniciativa de manera conjunta. La clave para el proyecto ha sido el sentir la iniciativa de manera comunitaria; la sensibilidad y la empatía para ayudar a los demás; la disciplina y el orden para adelantar las labores logísticas; y el sacrificio para poder doblegar el tiempo para responder por el proyecto y por sus responsabilidades fijas, como sus trabajos.

Al comenzar, surgieron algunas incógnitas. Se cuestionaron si las donaciones sí llegarían, pues el panorama de salud pública estaba mucho peor en Europa que en América Latina, en ese entonces. “Pensábamos que como allá también la están pasando mal, no iban a donar”.

Con el dinero que se gasta un europeo en solo una pequeña comida o un par de cervezas, se puede alimentar a una familia por dos semanas, en nuestro país

La estrategia más exitosa y efectiva de difusión, en un inicio, fue la colaboración con un youtuber de España. Santiago había conocido a Javier Santaolalla, hace un par de años, en un evento de astronomía de Barranquilla. El youtuber español es un experto en física de partículas y ya había publicado unos videos sobre el virus, en su canal de más de un millón de suscriptores.

Como Santiago sabía que Santaolalla ya había venido en varias ocasiones a Latinoamérica, a trabajar con comunidades vulnerables, le propuso realizar un video en conjunto y así contar un poco sobre la situación actual en Colombia y cómo el covid-19 dejaba desamparadas a las familias más pobres.Fue así como subieron un video titulado Morir de covid o morir de hambre, que hoy está cercano a las 300.000 reproducciones.

Le propuso realizar un video en conjunto y así contar un poco sobre la situación actual en Colombia y cómo el covid-19 dejaba desamparadas a las familias más pobres

Antes de que saliera el video, Ana Belén, otra amiga voluntaria residente en España, ya había creado las redes sociales de 12 euros y la cuenta en Vaki, que es una plataforma segura para los recaudos.

Una de las ventajas que le encontraron a esta plataforma es que, por la emergencia sanitaria a nivel mundial, pasaron de cobrar el 6 por ciento del cual debitaban 2 por ciento para ganancias y solo cobran un 4 por ciento para el mantenimiento de la plataforma.

Con esa campaña ya no solo sus amigos se sumaron al equipo, sino que completos desconocidos se sintieron llamados por la idea y decidieron hacerse voluntarios.

Uno de los grandes retos para este equipo ha sido el de posicionarse en redes sociales, pues ninguno había tenido esta experiencia “yo sí sabía que era difícil, pero no tanto”, confiesa Santiago. Sin embargo, han sido las plataformas digitales las que han hecho posible que 12 euros sea hoy una realidad.

12 euros por Colombia

La ayuda ha llegado a lugares como Manizales, Cartagena; Villamaría, en Caldas y Bello, Támesis y Ciudad Bolívar, en Antioquia.

Foto:

Cortesía

En un inicio este grupo que se conformó no llegó a dimensionar el alcance que podrían tener las donaciones. En tan solo los primeros dos días de donaciones, recaudaron cerca de 20 millones de pesos. “Ese día nunca me lo imaginé así. A mí me sonaban cerca de 10 notificaciones de donaciones cada minuto”, cuenta Santiago sobre el primer día, de la primera etapa, de 12 euros por Colombia.

Desde entonces ya se han realizado dos entregas masivas y está en curso una tercera, para agotar los recursos de esta primera campaña de donaciones.

Para comenzar dieron apoyo a ocho fundaciones e iniciativas ciudadanas en Medellín, Barranquilla, Montería y Cereté. Allí entregaron 100 mercados y alimentaron por tres días a 200 personas en situación de calle.

También le apoyaron los gastos de un menor con cáncer. En esta entrega sacaron tan solo 9.800.000 pues cuentan que la aprovecharon “para probar cómo estábamos en logística y no tener problemas a futuro”.

La segunda entrega fue un poco más cargada y se extendió a más lugares como Manizales, Cartagena, Villamaría, en Caldas y Bello, Támesis y Ciudad Bolívar, en Antioquia. Allí se entregaron cerca de 200 mercados con alimentos no perecederos, suficientes para la subsistencia de una familia de cuatro personas, para dos semanas. También entregaron 600 kilos de alimentos para mascotas.

En tan solo los primeros dos días de donaciones, recaudaron cerca de 20 millones de pesos

El equipo de 12 euros reconoce que estas ayudas son muy mínimas, al compararlas con el mar de necesidades actuales en el país. “Pero sí estamos impactando con una idea que apoya el trabajo en equipo y fortaleciendo el pensamiento solidario. Una hormiga, sola, no hace nada, pero un hormiguero puede formar una sociedad sofisticada”, concluye Santiago.

Tanto así, que los han contactado otros países de Latinoamérica para que les compartan la idea y las estrategias para replicar 12 euros en sus países. Por ejemplo, en Uruguay ya es una realidad. Cuenta Santiago que muchas veces le llegan fotos a sus redes mostrándole cómo en otras ciudades del continente, las personas más vulnerables reciben un mínimo de la canasta básica.

12 euros por Colombia

Con lo donado, una fundación les entregó a las familias los utensilios y los capacitó para crear sus propias huertas.

Foto:

Cortesía

Este equipo de voluntarios comparte, también un sentir social y humano, pues más que el interés de entregar cierta cantidad de mercados, es poder demostrar que con una acción se puede dar ejemplo para que otros repliquen su iniciativa.

Cuenta que él se siente muy privilegiado en este momento por las condiciones en las que vive, pero hace un llamado a la reflexión sobre el cuidado del otro, “hay gente que además de estar encerrada y no tener comida, vive en condiciones de hacinamiento y así... muchas más historias”.

Pone el ejemplo de una mujer que 12 euros ayudó. Esta vive en Cartagena y vivía del día a día. Cuenta que al equipo le impactó mucho esta entrega, pues al momento de ir a su hogar ella les mostró que solo tenía dos plátanos verdes para comer durante la cuarentena. “Lo que estamos viviendo es una situación sin precedentes, que nadie sabe cómo resolver”, concluye Sierra.

Como una situación “tesa" describe esta y más historias de las cuales han sido testigos. Él dice que aunque el gobierno debería garantizarles estos mínimos vitales, ellos no se pueden cruzar de brazos y no hacer nada por esta situación, “no podemos quedarnos esperando, mientras otras personas están sufriendo”.

Hay gente que además de estar encerrada y no tener comida, vive en condiciones de hacinamiento y así... muchas más historias

Actualmente, el equipo se encuentra terminando las entregas, agotando el último millón que les queda. Estas próximas semanas gestionarán estas donaciones y comenzarán, de nuevo, otra campaña por sus redes sociales. Esta vez, también quieren hacer un llamado de solidaridad a los ciudadanos colombianos.

En la plataforma se pueden donar desde 3.000 pesos colombianos y permite múltiples métodos de pagos. En sus redes sociales han estado publicando como muestra de transparencia las fotos de las entregas, consignaciones y facturas.

El equipo expresa que no quieren terminar el proyecto “aunque ha sido un estrés, también es bastante gratificante saber que con tus acciones estás ayudando a tantas personas”.

Desean que este proyecto se vuelva más grande y que pueda llegar a muchos más voluntarios en el país y el mundo. “A mí no me interesa tener el protagonismo, esto es algo comunitario, es de todos”.


MARIANA POSADA MORENO
Para EL TIEMPO @mariposada18
Medellín

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.