Las familias del Oasis, en Moravia, quedarían en la calle

Las familias del Oasis, en Moravia, quedarían en la calle

Afectados dejarían de recibir los subsidios que les ofrece la Alcaldía y aún no hay una solución.

Afectados de Moravia

Donde antes estaban las viviendas consumidas por el incendio hoy juegan los niños de la comunidad.

Foto:

Foto: Esneyder Gutiérrez - EL TIEMPO

Por: Esneyder Gutiérrez
25 de agosto 2018 , 06:05 a.m.

Las familias afectadas por el último incendio del Oasis, en Moravia, viven en un dilema: no saben si regresar a los bajos del puente del viaducto, donde aún habitan dos hogares, o invadir de nuevo los terrenos en los que antes tenían sus improvisadas viviendas. Terrenos ahora controlados por los combos, según lo aseguraron los habitantes.

Las familias se encuentran en esta situación porque los subsidios de arrendamiento temporal que les ofrece la Alcaldía de Medellín son por un periodo de máximo un año, tiempo que cumplió el incendio ocurrido el 18 de agosto del año pasado. La emergencia dejó sin hogar a 1.252 personas de ese barrio, ubicado al nororiente de la ciudad.

Allí parece que el fuego se ensañó con los menos favorecidos, pues a la fecha se cuentan seis conflagraciones, tres de ellas en el Oasis, lugar donde las víctimas han sido reubicadas en varias ocasiones.

Un grupo de víctimas y sus líderes reunidos recordaron los buenos tiempos que vivieron antes de la tragedia.

Discutieron sobre cómo continuar su lucha para acceder a una vivienda digna o cómo regresar a su terreno, donde la naturaleza trata de borrar las huellas del fuego que quemó y destruyó todo a su paso. El sitio ahora se ha convertido en un botadero de basura y escombros.

La vida de las personas cambió radicalmente cuando tuvieron que ubicarse en lugares temporales en distintos puntos de la ciudad.

Moravia

El incendio ocurrió el 18 de agosto de 2017. Un año después el terreno se convirtió en un basurero.

Foto:

Foto: Esneyder Gutiérrez - EL TIEMPO

Genny Alexandra Ocampo, subdirectora poblacional del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín (Isvimed), aseguró que en total fueron atendidos 343 hogares con subsidio de arrendamiento temporal por un costo de 716 millones de pesos.

Inicialmente, la ayuda fue por tres meses y luego se modificó por nueve más, para un total de un año, que es lo permitido por la normatividad. Por esto, desde hace algún tiempo el Isvimed les viene notificando a las familias afectadas sobre la terminación de los subsidios, lo que ocurrirá aproximadamente a mediados de febrero de 2019.

Yina Palomeque, un mujer afectada y madre soltera de dos hijos, manifestó que busca que el alcalde Federico Gutiérrez cumpla la promesa que les hizo a las familias cuando estaban debajo del puente y en los albergues luego de la tragedia. “Él nos dijo que necesitaba que confiáramos en ellos, que no iba a ser fácil pero que nadie se quedaría sin un techo, sin una casa”, dijo la afectada sobre las palabras del mandatario local.

Nosotros estamos dispuestos a aportar para las casas, pero que no pongan en riesgo la alimentación de nuestras familias

Los afectados aseguraron que tienen derecho a una vivienda digna, que no la quieren gratis y están dispuestos a asumir parte del costo de las casas, por medio de cuotas. Por otro lado, ellos pidieron que se agilicen los planes de acción y territorial para suplir las necesidades de los afectados, principalmente la de los más de 787 niños que forman parte de las familias afectadas.

Asimismo, Pablo García, líder de la comunidad y otro de los afectados, está preocupado por la fortuna de su familia. Aunque agradece el apoyo que les dieron con donaciones y que usó para invertirlo en su negocio de solteritas y obleas, con lo que gana, escasamente reúne para comprar los alimentos y pagar los servicios públicos. Otras familias también se beneficiaron con dichas donaciones, de empresarios, y que llegó a los 355 millones de pesos.

En busca de una solución, García ha liderado varios plantones, mesas de diálogo y reuniones para exigir respuestas y opciones a su situación por parte de las entidades gubernamentales ya que, según ellos, después de la tragedia, la comunicación y el apoyo de entidades como la alcaldía, Isvimed y el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres (Dagrd) ha sido escasa. Su mayor preocupación es que en pocos meses todos se quedarán sin el subsidio de arrendamiento.

Por esto, varios líderes están planeando una protesta pacífica que llegará a La Alpujarra, para exigir respuestas y soluciones. En esta también participarán otras familias de diferentes barrios de la ciudad, también afectadas por diferentes situaciones como la construcción del metrocable Picacho y las obras del plan parcial de Naranjal, entre otros, que también tienen dificultades con la Administración Municipal.

Viaducto de Moravisa

Actualmente hay 1252 afectados a la espera de una solución definitiva.

Foto:

Foto: Esneyder Gutiérrez - EL TIEMPO


Sin embargo, Ocampo aseguró que están trabajando para ofrecerles a los afectados que cumplan los requisitos el modelo de demanda libre, con el cual se le otorgaría a cada hogar hasta 23 salarios mínimos de subsidio municipal para ajustar el valor total de las viviendas definitivas. El resto del dinero debe ser completado a través de donaciones, créditos hipotecarios, cesantías o ahorros programados de los beneficiarios, además de subsidios que gestionen a nivel departamental y nacional.

Esneyder Gutiérrez
Para EL TIEMPO​@Esneyderfoto

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.