Larga disputa por un inmueble avanza con arte de por medio

Larga disputa por un inmueble avanza con arte de por medio

El colectivo artístico Plazarte fue desalojado en 2017 de la casa donde funcionaba

Plazarte

Vista de la fachada de la casa en disputa, donde funcionó Plazarte por siete años. Los miembros del colectivo limpiaron el antejardín.

Foto:

Miguel Osorio Montoya

Por: Miguel Osorio Montoya
07 de junio 2019 , 07:10 a.m.

Luego de la lectura de un poema, y mientras el músico andaluz Pablo Benítez tocaba la guitarra y enviaba un mensaje de paz, algunos miembros de la corporación cultural Plazarte se dieron a una difícil tarea: limpiar el antejardín de lo que fue su casa hasta diciembre de 2017, de donde fueron desalojados violentamente por el Esmad.

Año y medio después de eso, el grupo de artistas removió el desorden en que los habitantes de calle convirtieron el lugar. Una densa nube de moscas se levantó cuando, con palas y escobas, los voluntarios retiraron los condones, zapatos y hasta excrementos humanos que estaban dando a la casa un aspecto de abandono.

Aunque este es solo en apariencia pues, desde que Plazarte fue desalojado, opera allí la Fundación Obra de Jesús Pobre, que alberga a habitantes de calle.

Más que un desalojo, el problema jurídico entre Plazarte y Obra de Jesús Pobre es una disputa entre dos privados por un bien de interés cultural (BIC). El lío es el siguiente: el centro cultural se consolidó, en 2011, como la unión de dos partes. Por un lado estaba TallerSitioEstudio, un colectivo con años de experiencia en el sector artístico.
Sin embargo, este no tenía un espacio que cumpliera como sede de la corporación. Por eso, una de las cofundadoras ofreció una casa para que fuera la sede del naciente proyecto.

Queremos es que la gente entienda que esto no es solo un pleito entre dos privados: por medio hay un bien de interés cultural que debe servir a la comunidad

Según cuentan miembros de Plazarte, alguien muy allegado a la mujer se aprovechó de ella y vendió el inmueble a la Fundación Obra de Jesús Pobre, que ocupa hoy el predio, declarado BIC en 2007. Por esta razón, el juez determinó que la propiedad pertenecía legalmente a la fundación de beneficencia y ordenó el desalojo.

Daniel Miranda, representante legal de Plazarte, explicó que antes del desalojo, ordenado por la Inspección 1 turno 1 de Medellín, la corporación cultural interpuso una demanda contra Obra de Jesús Pobre, alegando que por haber ocupado el predio más de cinco años tenían derecho a una declaratoria de prescripción adquisitiva de dominio. Es decir, la corporación alega que tiene el derecho de posesión de la casa.

Por el momento avanza el proceso jurídico, que está a cargo del Juez Segundo Civil del Circuito de Medellín. Miranda contó que, como un avance, el juez ordenó poner una valla informativa en la fachada de la casa para que se sepa que el proceso de litigio está en desarrollo.

“La casa forma parte de los activos de la corporación, por eso creemos que nos pertenece. Además, hay otro tema esencial: en el Plan de Ordenamiento Territorial está claro que el barrio Prado no es compatible con inquilinatos ni albergues como el que está funcionando en la casa”, expresó.

Yo quise mucho esta casa y me da mucha tristeza verla así como está

‘Plazarte sigue adelante’

Antes de la jornada de limpieza, Miranda proyectó un video que muestra cómo algunas paredes del lugar se han desconchado y cómo, de manera rudimentaria, trataron de borrar los murales de Plazarte. “Lo que queremos es que la gente entienda que esto no es solo un pleito entre dos privados: por medio hay un bien de interés cultural que debe servir a la comunidad”, dijo el representante legal.

Pablo Benítez, el cantante andaluz, contó que vive en Medellín hace 13 meses y desde eso se unió a los grupos culturales del barrio Prado. Según su forma de ver, el arte y la cultura son esenciales para conservar el sector. Por eso decidió apoyar la causa de Plazarte.

Al encuentro también asistió Víctor Hugo Romero, estudiante de artes de la Universidad de Antioquia, relató que conoció la corporación antes del desalojo. Allí, dijo, encontró un refugio para desarrollar su arte. “Yo quise mucho esta casa y me da mucha tristeza verla así como está”, apuntó Romero.

Colectivo Plazarte

En la sede provisional , también en Prado, se exhibe una exposición sobre el barrio.

Foto:

Jaiver Nieto

Mientras el litigio sigue su proceso, la corporación abrió una nueva sede también en el barrio Prado. Mirta Lucía Burbano, su directora, enfatizó en que es una sede provisional mientras se define la situación de la vieja casa. En el nuevo recinto se está presentando una exposición artística sobre el barrio Prado que recoge diferentes expresiones como la pintura, la fotografía y los audiovisuales. Miranda, con optimismo, resumió que, si bien la situación es complicada, Plazarte seguirá adelante con su sede provisional.

Miguel Osorio Montoya 
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.