La perfección estética del bonsái se ve en Sandiego

La perfección estética del bonsái se ve en Sandiego

Se lleva a cabo la exposición Bonsái. Reúne el concepto de Ukiyo. Serán más de 350 árboles.

Exposición bonsái

Exposición bonsái

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Por: Guillermo Ossa
24 de julio 2018 , 07:43 p.m.

En el centro comercial se lleva a cabo la vigésimo primera versión de la exposición Bonsái. Este año reúne el concepto de Ukiyo (Mundo flotante). Serán más de 350 árboles en exhibición para disfrutar.

A la entrada del centro comercial una enorme imagen de un Buda recostado sobre su pierna derecha, y que emerge de una flor de loto, es el centro de todas las miradas y fotografías.

Para tomarse la foto hay que esperar turno, porque la gente se agolpa a su alrededor.
La representación del asceta y sabio, en cuyas enseñanzas se fundó el budismo, es la que da la bienvenida a los visitantes a la exposición de bonsais que se realiza desde hace 21 años en el centro comercial Sandiego.

Este año la exótica muestra está reunida bajo el concepto de Ukiyo, que significa ‘Mundo flotante’.

Exposición bonsái

El bonsái más antiguo en la exposición tiene 150 años. 

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Ese es el nombre con el que se describe un estilo de vida urbano que se desarrolló durante el periodo Edo (1603 A 1868), de la historia de Japón. Periodo caracterizado por la restauración de la paz en la antigua Tokio, pero también por un deliberado aislamiento de la influencia de occidente.

Fue también significativo por la búsqueda de nuevas formas de entretenimiento. A esa inédita cultura se le conoció como Ukiyo e incluía geishas, música, historias populares, teatro kabuki, poesía, arte y literatura. El arte bonsái, precisamente, se consolidó en esa época.

“Los bonsais son árboles de segunda oportunidad. Son el desecho de la naturaleza que se recoje y se dignifica, se le da una segunda oportunidad y se convierte en una expresión de arte”, explica Oswaldo Copeland Osorio, experto en ellos.
Según Copeland, los bonsái generan un estado de conciencia diferente. Es una de las formas de apagar el interruptor de la computadora interna que nos habla 24 horas.

Exposición bonsái

Son más de 350 árboles en exposición.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

“Es uno de esos caminos que con las manos cambiamos de foco, cuando estás quitando una rama o la maleza estás totalmente conectado con ese árbol”, añade.
El cuidado de los bonsái no es jardinería. Esta expresión artística va más allá del hecho de sembrar una planta en una matera. Es tener una conexión profunda, de transportarse con ese ser vivo.

La gente que visita la exposición expresa la admiración y la belleza que le inspira. Cada vez, los organizadores escenifican un tema diferente amigable para quienes se acercan a conocer acerca de estos árboles.

Pero, Copeland hace énfasis en que uno de los objetivos principales es sembrar en las personas la semilla del cuidado y respeto por la nauraleza, por el árbol.
Los pasillos de Sandiego están llenos de estas pequeñas plantas, muchas de ellas con edades bastante avanzadas. El más viejo en la exhibición es un ciprés que tiene 150 años y se encuentra en el centro de la plazoleta principal. El bonsái más antiguo se encuentra en Japón y tiene 1.200 años.

‘La Exposición Bonsái Sandiego’ es un evento de ciudad que cobra protagonismo durante las Feria de las Flores. “A la muestra viene gente de todos los niveles culturales, estratos económicos y aquí nadie daña un árbol, todo el mundo admira estos ejemplares con mucho respeto hacia la naturaleza”, cuenta Oswaldo.
Este año la exposición trae muchas sorpresas, gracias a la alianza que el Centro Comercial Sandiego realizó con la Embajada de Japón en Colombia y la Corporación Ryuhikal.

Exposición bonsái

La exposición incluye pequeños bosques. 

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

En esta ocasión, por ejemplo, no solo se apreciará la belleza del arte bonsái sino que también se podrán experimentar actividades entorno a diferentes expresiones artísticas de Japón como El Origami, el Ikebana, Talleres de Kimono, el Furoshiki y la milenaria Ceremonia del Té.

Copeland tiene una alianza con Sandiego para enseñar sobre los cuidados de estos ejemplares. En el noveno piso de la torre norte dictan cursos permanentes para que las personas aprendan a hacer sus árboles y para que le den continuidad a esta forma de expresión artística. Los horarios son de 6 p. m. a 9 p. m. en distintos niveles de aprendizaje: básico, medio y profesional.
En el local tienen todo lo necesario para enseñar de este tema, cuenta con una biblioteca y todos los materiales requeridos para iniciarse en el mundo de los pequeños árboles.

La exposición irá hasta el próximo 20 de agosto y hasta entonces, los visitantes podrán disfrutar de la belleza de estos árboles y de las emociones que genera cada una de sus líneas de expresión artística, así como aprender de su cultivo y cuidado.


Guillermo Ossa
Fotoperiodista de EL TIEMPO
@GuillermoOssa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.