La literatura infantil que Medellín no esperaba en la Fiesta del Libro

La literatura infantil que Medellín no esperaba en la Fiesta del Libro

Llegaron autores e ilustradores que no se sonrojan al abordar temas espinosos en libros para niños.

Fiesta del Libro

El Salón de Literatura Infantil y Juvenil de la Fiesta del Libro y la Cultura tiene este año una muestra de 4.500 títulos.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Por: Diego Agudelo Gómez
10 de septiembre 2018 , 07:19 a.m.

El deseo de venganza fue lo que sembró en Francisco Hinojosa la semilla de un libro para niños. El escritor mexicano tuvo una vecina que era muy mala persona y lo único que se le ocurrió para desquitarse fue escribirle un cuento. Durante dos años, la idea estuvo latente y cuando por fin emergió en el papel como una criatura que sale del cascarón, solo tardó cinco horas en escribirla. Así nació La peor señora del mundo, la historia de un personaje de uñas afiladas que de lo repulsivo es magnético.

El autor mexicano, invitado a la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que abrió sus puertas el viernes, cuenta que su experiencia en Colombia fue crucial para escribir el libro. “En la Medellín de aquel entonces —1992—, más golpeada por la violencia social y familiar, el personaje de La peor señora del mundo se presentaba como una catarsis: se podía vencer el mal con cierto ingenio”, dice.

Hinojosa, quien ha visitado durante años diversas ciudades de Colombia y ha estado varias veces en Medellín, participará en algunas actividades del V Salón del Libro Infantil y Juvenil que reúne durante la Fiesta a escritores, ilustradores, editores y, por supuesto, a grandes lectores de corta edad que se deleitan con las adorables locuras contenidas en los libros para niños.

Y esas locuras pueden atravesar todo tipo de temas y crear diversos mundos, pues para los autores de literatura infantil no hay temas vedados por difíciles que puedan parecer. El colombiano Albeiro Echavarría, que estará en la charla ‘La literatura no es un juego de niños, la guerra tampoco’, por ejemplo, aborda en su libro Pegote el tema del abuso sexual y en La niebla no pudo ocultarlo habla sobre el paramilitarismo en Yarumal.

Fiesta del Libro

Los escritores e ilustradores de literatura infantil abordan temas espinosos que pueden vivir los niños.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

“Uno empieza a tejer una historia que trata del conflicto, pero que va más allá porque es la historia de los sentimientos de sus protagonistas. La literatura se ocupa de eso, tomándolo desde un punto de vista más personal. Y es así como puede llegar al corazón de los niños”, expresa el autor.

En este sentido, el escritor cubano Sergio Andricaín, que participará en la charla ‘Crítica literaria ¿Cómo hablar sobre literatura infantil?’, considera esencial que los libros para niños se ocupen de temas que a los adultos les parecen espinosos.

“No debemos ocultar ni eludir ningún tema. Los niños circulan por espacios reales donde hay miles de problemas que los tocan de alguna manera. Es mejor que la literatura los aborde para que, quizás así, los ayude a comprenderlos y enfrentarlos”.
Un sello propio

Uno empieza a tejer una historia que trata del conflicto, pero que va más allá porque es la historia de los sentimientos de sus protagonistas.

Por sus obras los conoceréis. A los escritores de literatura infantil invitados a la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura, que se extenderá hasta el domingo, no les tiembla la mano para escribir sobre lo complejo del mundo. Juan Carlos Quezadas, de México, habla de emperadores sanguinarios en su libro En qué piensa una cabeza recién cortada. Él estará en la charla ‘Misterios prohibidos para adultos’, en el Salón Infantil y Juvenil.

La colombiana Claudia Rueda trata en su obra ilustrada Ahí estabas, la soledad y cómo el arte es un gran remedio para contrarrestarla. Antonio Malpica, también mexicano, narra un secuestro en Los mil años de Pepe Corcueña, aunque él asegura que ese no era su tema sino la otredad.

“No fue fácil utilizar un secuestro para expresar esta idea, pero me pareció el vehículo más adecuado. No creo que haya temas vedados, pero tampoco veo ninguna necesidad de hablarles a los niños de absolutamente todo, corremos el peligro de crear historias apoyados en excusas mercadológicas o didácticas”, sostiene.

Aunque hay algunos temas que encuentran resistencia en los editores. Claudia Rueda, ilustradora y escritora de Bogotá, ha hallado dificultades para publicar un libro en el que habla sutilmente de la menstruación y trabaja en otro proyecto sobre el fanatismo religioso.

Para ella, estos temas en la literatura infantil deben trascender una mera función informativa, “deben ser más enfocados a cultivar una reflexión, un espíritu crítico hacia la violencia, el conflicto y la guerra. El lenguaje simbólico y la fábula cumplen con esa labor, permiten ver las cosas con perspectiva”.

No creo que haya temas vedados, pero tampoco veo necesidad de hablarles a los niños de absolutamente todo, corremos el peligro de crear historias apoyados en excusas mercadológicas o didácticas

Y para permitir esa amplitud de mirada, no se debe olvidar que los niños son lectores con un arsenal de poderes en evolución como la curiosidad y el hambre de asombro.
Antonio Malpica le agrega a esa lista de cualidades “un músculo de suspensión de la realidad bien desarrollado para poder leer lo que se les antoje con la mirada limpia y libre de prejuicios. La apertura de mente es el terreno más fértil para que germine la semilla de la creación, esa que permitirá a ese chico, cuando sea grande, inventar el auto volador o la cura contra el cáncer”.

Claro que los lectores no evolucionan solos. Para seguirles el paso, la literatura infantil también ha puesto un pie en el acelerador evolutivo. Francisco Hinojosa, quien también escribió sobre una señora que comía gente, observa que “ha evolucionado en tanto que ha cambiado en nosotros la manera de ver a los niños: son seres exigentes capaces de leer temas que antes considerábamos prohibidos para ellos”.

Un monstruo que tiene 200 años busca novia en Medellín

Es una criatura ensamblada por un científico que quería vencer a la muerte. Fue construida con partes de cadáveres y, a lo largo de los años, se ha convertido en un ícono popular que no solo habita los libros, sino que ha vivido en el cine, la televisión y el cómic, y que durante la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín encontró un nuevo refugio en los 184.000 metros cuadrados de la Zona Norte.

Se trata de Frankenstein, el personaje invitado de la literatura universal de este año a la Fiesta, creado por la autora inglesa Mary Shelley, que llega a poblar los distintos espacios de esta zona de la ciudad, hasta el domingo.

Fiesta del Libro

En la Fiesta se puede presenciar la representación de la historia de Frankenstein, en el Bibliocirco.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

El Cuentico Amarillo, una estrategia de fomento de la lectura que en once ediciones ha tenido a personajes como Pinocho, Tom Sawyer, Hansel y Gretel, Julio Verne, entre otros, lo tiene en 2018 en sus páginas con una historia creada por Reinaldo Spitaletta y con novedades como el formato impreso en forma de acordeón que se despliega junto con el esplendor de las ilustraciones de Juan Esteban Tobón.

“Pensamos en un cuentico monstruo. Que pudiera tener cercanía, se leyera de una manera distinta y se fragmentara en su lectura y en sus ilustraciones. Este es un cuentico anómalo”, manifiesta Gregorio Herrera, coordinador de Proyectos Especiales de los Eventos del Libro.

Además, como Frankenstein está más enamoradizo que nunca, se creó una aplicación, para todas las plataformas, que permite ayudarle a encontrar novia. Mejor dicho, a construirla. Es un laboratorio de novias en el que se pueden unir partes para crear la media naranja ideal del monstruo.

La aplicación del Cuentico Amarillo permite, además, escuchar la adaptación de la obra en la voz del personaje que cuenta sus aventuras en la capital antioqueña.

Fiesta del Libro

'La Cueva Frankenstein' es una de las actividades alrededor de este personaje, invitado especial a la Fiesta.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Quienes asistan a la Fiesta podrán leer el Cuentico Amarillo, descargar la aplicación para jugar en el laboratorio de novias y, además, visitar la exposición 'Yo no me llamo Frankenstein', presenciar la representación de su historia en el Bibliocirco y participar en talleres lúdicos de fomento de la lectura en el que podrán ensamblar criaturas similares a este monstruo que se hizo inmortal gracias a la fascinación que despierta en los lectores.

Ilustradores y escritores de España llegan a Medellín con sus aventuras

Una escritora que colecciona leyendas de gigantes, diablos, santos, encantadas y hechiceros. Un ilustrador que dibujó un Don Quijote para niños. Un librero con tal pasión por los cuentos clásicos que se convirtió en narrador. Un bibliotecario que escribe historias para niños. Una dibujante que ha delineado los rostros de Drácula, Caperucita Roja y Hansel y Gretel.

Todos llegaron desde España a la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, invitados por Acción Cultural Española, entidad pública que impulsa la cultura y el patrimonio de ese país en el ámbito internacional. La delegación incluye a los ilustradores Javier Zabala y Beatriz Martín Vidal; a los escritores Ana Cristina Herreros, Diego Arboleda y Pep Molist.

Fiesta del Libro

Los niños disfrutan de una variada programación sobre las obras de literatura infantil que hay en la Fiesta.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Además de esta delegación, desde España hay exponentes de géneros como novela, cuento y poesía, quienes formarán parte de los más de 300 invitados que, hasta el domingo, convertirán a Medellín en la ciudad de la memoria, la lectura y los libros a través de una Fiesta con la que la administración municipal, a través de su secretaría de Cultura Ciudadana, celebra la palabra en todas sus formas.

DIEGO AGUDELO GÓMEZ
Eventos del Libro
Para EL TIEMPO
Medellín

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.