La Gabriela, el barrio paisa que vive la cuarentena sin agua potable

La Gabriela, el barrio paisa que vive la cuarentena sin agua potable

Desde hace unos 20 años esta comunidad de Bello padece la falta del servicio de acueducto.

La Gabriela, barrio en Bello

La comunidad de la parte alta de La Gabriela, en Bello, sufre por la escasez del agua y lo impotable de ella.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Por: Esneyder Gutiérrez
30 de marzo 2020 , 11:42 a.m.

“A eso de las ocho de la noche comienza a llegar el agua, por eso lavamos la ropa a las doce o una de la madrugada porque llega suficiente para las lavadoras”, cuenta María Lujan, una mujer de 56 años, habitante del barrio La Gabriela, parte alta, en el municipio de Bello.

Ella dice que se levanta con su esposo y su hijo a las cinco o seis para bañarse y, luego, se vuelven a acostar. De lo contrario no podrían dado que la poca agua que llega a la parte alta se agota rápidamente, cuando en ocasiones ni siquiera llega.

Es por esto que, para prevenir y poder cocinar y lavarse las manos, debe recoger agua en canecas. A propósito de las estrictas medidas de aseo para prevenir la pandemia del covid-19, sin las condiciones mínimas, como lo es el agua.

Y es que lavarse las manos y usar jabón de manera constante es en la actualidad el arma más eficaz y básica, además del aislamiento social, para derrotar al virus, según los expertos de la salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Luján continúa su relato agregando que si quiere recibir un delicioso baño con agua de la ducha, debe ser a primera hora, luego toca con agua tirada. Es decir, con agua que guarda en envases.

Cuando ella llegó a construir su casa al norte, es decir al sur de Bello, en compañía de su esposo y su hijo, hace más de 10 años, lo único que sabía era que su nuevo terreno, en tiempos de antaño, era conocido como: Finca de los Peláez, nada más.

El agua no es potable, sale con una especie de arena e incluso con pequeñas larvas

Una vez iniciada la construcción de su vivienda, la primera necesidad que tuvo fue la más prioritaria para el ser humano, el agua. Entonces, uno de los vecinos que con conocimientos empíricos en plomería había perforado uno de los tubos madre de la zona baja del barrio le pegó una improvisada manguera negra que llegaba hasta su casa, al tubo existente.

Luego, todas las casas que construían allí se fueron pegando del mismo tubo, el mismo que hoy después de casi dos décadas de funcionamiento no es suficiente para la demanda del líquido. Mucho menos ahora con la medida que exige el lavado constante de manos.

“El agua no es potable, sale con una especie de arena e incluso con pequeñas larvas. Por eso solo en casos extremos la hiervo con limón y bicarbonato, luego la tomamos”, dice Lujan.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) el 40 por ciento de la población mundial o, lo que es lo mismo, 3.000 millones de personas no disponen de instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón en su hogar.

Barrio La Gabriela en Bello

El agua que utilizan en este barrio no es potable

Foto:

Esneyder Gutiérrez

El pasado viernes 20 de marzo, Empresas Públicas de Medellín (EPM) anunció que habilitaba de nuevo el servicio de acueducto para más de 9.500 familias donde tiene operación la compañía. También ese mismo día la Empresa paisa anunció que se quedaba con CaribeMar y que será el nuevo operador del servicio de energía eléctrica en Bolívar, Cesar, Córdoba y Sucre.

Sin embargo, algunos barrios del valle de Aburrá no cuentan con los servicios básicos que ofrece EPM, como el acueducto, y que las posibles soluciones están ubicadas a tan solo metros o escasos kilómetros, como por ejemplo la Planta de Tratamiento y Potabilización Manantiales, situada en la parte superior del mismo barrio y que podría ser la solución para llevar el agua a quienes allí lo requieren.

De acuerdo con la UNICEF, lavarse las manos con jabón es una de las formas más baratas y eficaces de protegerse a uno mismo y a los demás, tanto del coronavirus como de muchas otras enfermedades contagiosas. Sin embargo, hasta la medida más básica está fuera del alcance de miles de millones de personas.Por el momento Lujan, y sus vecinos de la zonas altas de La Gabriela, cerca de 200 familias, continúan a la espera de tener en algún momento los servicios de agua y así poder protegerse no solo del covid-19, sino de otras bacterias o virus que se pueden evitar con un simple lavado de manos.

Agua sí hay, pero no es potable. El hecho es de desorden y porque, además, se desbordó el consumo por la gran cantidad de familias que llegaron al lugar

Respuesta de Bello

Jhon Harold Muñoz, secretario de Obras Públicas de Bello, frente a este problemática explicó que en el municipio hay muchas poblaciones que crecieron por fuera del perímetro de atención urbana. Pero que quieren, como administración municipal, poderles llevar el agua potable a todos.

“Agua sí hay, pero no es potable. El hecho es de desorden y porque, además, se desbordó el consumo por la gran cantidad de familias que llegaron al lugar. También, existen algunas irregularidades porque en el lugar algunos grupos ilegales están cobrando por ese servicio”, agregó Muñoz.

Manifestó que desde la administración municipal se está trabajando en crear una mesa de diálogo entre la empresa Argos, que tiene una planta en la parte superior del barrio, justo sobre la autopista Medellín- Bogotá, y la comunidad del barrio La Gabriela para ver de qué manera podría aprovecharse ese recurso de forma concertada.

Esto, buscando solucionar la captación ilegal, por parte de la comunidad, de un afluente o una bocatoma de agua que no es potable y de la cual se desprende un gigantesco entramado de improvisadas mangueras que llevan el líquido a una parte de los habitantes del sector.

Desde el año pasado, EPM ha venido haciendo trabajos y conexiones para mitigar, hasta donde los permisos se lo permiten por un asunto de legalidad de los predios, la necesidad del servicio de agua potable.

“Sin embargo, para solucionar el problema EPM tendría que realizar grandes inversiones en infraestructura porque, según los especialistas, se deben cambiar las redes, repotenciar los tanques de almacenamiento, entro otros”, precisó Muñoz.
El funcionario agregó que desde su dependencia se tienen contemplados varios proyectos, unos cinco, con los que buscarán precisamente llevar agua potable a lugares del municipio donde no la hay.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
Para EL TIEMPO@esneyderfoto

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.