'Hacer cine en Colombia es un asunto demencial’

'Hacer cine en Colombia es un asunto demencial’

El director Javier Mejía habla de las condiciones para hacer cine en el país

Javier Mejía, director de cine

Apocalipsur fue la primera cinta de Mejía

Foto:

Guillermo Ossa/EL TIEMPO

Por: Miguel Osorio Montoya
18 de junio 2019 , 07:10 a.m.

La carrera cinematográfica de Javier Mejía lo ha llevado a lugares que jamás imaginó. Recorrer las calles de Santiago de Chile en busca de las huellas de un personaje, o tener planeado ir hasta Buenos Aires, Argentina, solo para hacer una entrevista, son solo dos ejemplos de que el cine, su vocación, es una aventura que no conoce fronteras.

Pero, sin duda, una de las experiencias más bellas la vivió en Colombia:
mientras grababa el cortometraje Payaso, en la exuberante Amazonía colombiana, tuvo que bañarse en el río Caquetá. Según él mismo cuenta, no lo hizo demasiado bien; admirado por los delfines rosados, contemplando la elegancia de su nado, olvidó bañarse con rigurosidad. Cosas que pasan en un rodaje, dice el director.

Luego de vivir seis años en el exterior, de habitar urbes inmensas como Ciudad de México y Nueva York, decidió volver al país para seguir haciendo cine. Está de nuevo en Medellín, recorriendo las calles en las que se grabó su ópera prima: Apocalipsur.

Esta cinta, estrenada en 2005, cuenta la historia de cinco amigos que viven al límite en la difícil Medellín de finales de los 80 y comienzos de los 90. Para el director, la capital antioqueña es una mina de historias para el cine: “Esta es una ciudad que vive muy rápido. Si caminás el centro ves que esto es un hervidero de historias, en cada esquina ves que hay dos o tres películas. Lo que pasa en una esquina de El Hueco no pasa en Suiza en 30 años”, dice Mejía.

Precisamente, luego de su regreso a la ciudad, el director habló con su colega Víctor Gaviria, en la Biblioteca Pública Piloto, sobre cómo es hacer cine en Antioquia. Para Mejía, sin importar el departamento, hacer cine en Colombia es muy complicado: “Uno se da cuenta de que hacer cine es muy duro en todo el mundo, pero acá en el país es peor. Yo tengo una frase que resume lo complicado del asunto: hacer cine en Colombia es como intentar celebrar unos juegos de invierno en Lorica”.

Para los cineastas es una ventaja muy significativa grabar en la ciudad

Sin embargo, en Antioquia, admite Mejía, hay algunas condiciones especiales que permiten que la grabación de una película no sea una utopía. El director cree que el departamento tiene a favor que en Medellín funciona una Comisión Fílmica  que, entre otras cosas, reduce las cargas tributarias de las producciones cinematográficas. “Para los cineastas es una ventaja muy significativa grabar en la ciudad”, anota.

Según la administración municipal, durante 2018 la Comisión Fílmica de Medellín apoyó a 76 producciones con la gestión de 280 permisos de rodaje. Además, entre el año pasado y lo que va del 2019 en la ciudad se han rodado 17 cortometrajes, 14 comerciales, 15 producciones de televisión internacional, 6 videoclips, 19 videos musicales y 10 largometrajes, 5 programas de televisión nacional y local y 3 series web.

Uno se da cuenta de que hacer cine es muy duro en todo el mundo, pero acá en el país es peor

Por eso, más que un mero trabajo cinematográfico, lo que está haciendo Mejía es un homenaje a su amigo. “Empecé a trabajar en esto antes de que Alberto muriera en 2017. Es un documental muy bonito sobre un personaje importante, creo que la ciudad tiene una deuda moral con él, por eso queremos hacerle este homenaje”.

A pesar de que el documental está avanzado, el escollo para su realización es el mismo de siempre: la financiación. El filme, en este momento, está en Ley de Cine (Ley 814 de 2003), que permite recibir inversiones y donaciones. Quienes las hagan, explica el director, obtienen una serie de beneficios tributarios por parte de la Dian. Empresas como Sura y Celsia ya se comprometieron con el proyecto.

Yo tengo una frase que resume lo complicado del asunto: hacer cine en Colombia es como intentar celebrar unos juegos de invierno en Lorica

Además, Mejía está haciendo un paquete de obras de arte de Sierra para que quienes donen las reciban como incentivo. “Yo creo que nos falta más o menos la mitad del presupuesto, que está un poco alto. Aparte de los inversionistas estamos participando en un par de premios. Lo que esperamos es poder estrenar el documental en marzo del próximo año cuando se cumplan tres años de la muerte de Sierra”, precisa el director. Para este documental es que Mejía tiene pensado ir a Buenos Aires y entrevistarse con Marta Minujìn, artista plástica porteña que le hablará de la obra de su amigo Sierra.

Así, luego de recorrer urbes cosmopolitas y ríos sinuosos, el director Javier Mejía sigue trabajando, ahora desde Medellín, para romper las barreras a las que como cineasta nacional se enfrenta todos los días.

Miguel Osorio Montoya
PARA EL TIEMPO
MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.