El futuro del plan de EPM para superar la emergencia por Hidroituango

El futuro del plan de EPM para superar la emergencia por Hidroituango

El Concejo tiene hasta octubre para aprobar el proyecto que pretende recaudar $ 7 billones.

Hidroituango junio

Aproximadamente en 2021 estaría en operación la central, la cual, antes de la contingencia, se tenía pensada arrancar la primera turbina en diciembre de este año

Foto:

Cortesía EPM

Por: Medellín
11 de septiembre 2018 , 10:47 p.m.

Los 7 billones de pesos de pérdida y los tres años de retraso en la construcción de Hidroituango llevaron a EPM a socializar ante el Concejo de Medellín durante dos semanas el polémico Proyecto de Acuerdo 150 de 2018, “por medio del cual se autoriza la enajenación de unas participaciones accionarias de EPM” con el objetivo de obtener los recursos que ayudarían a sortear la contingencia que comenzó hace 4 meses.

Aunque este martes culminó la etapa de socialización del proyecto, el Concejo determinó que en octubre se harán los debates en los que se decidirá el futuro de la propuesta planteada por EPM.

No obstante, la controversia radica en que, según el plan de acción presentado por la empresa antioqueña, para la obtención de los recursos será necesario vender activos en Chile ($ 2,5 billones), ceder su participación accionaria en ISA ($ 1,5 billones), un plan de ahorro interno ($ 1 billón) y en inversiones futuras ($ 2 billones).

La primera acción fue uno de los principales temas de discusión en el recinto, ya que la multilatina se sostiene en que no necesita aval del Concejo para vender Aguas Antofagasta, Parque Cururos y una subestación de energía en Chile.

El segundo punto de conflicto fue el 10,1 por ciento de participación accionaria que EPM tiene en la compañía de Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P. (ISA) y que espera vender para obtener 1,5 billones de pesos. Estrategia para la que sí necesita el permiso del Concejo.

La situación que atraviesa EPM los obliga a tomar decisiones extremas, aunque no las deseadas, como es la venta de un activo tan importante como ISA

“La situación que atraviesa EPM los obliga a tomar decisiones extremas, aunque no las deseadas, como es la venta de un activo tan importante como ISA, el cual resulta ser altamente atractivo por sus condiciones particulares para los compradores”, expresó en defensa del proyecto el concejal Simón Molina.

De igual forma, el cabildante enfatizó en que se debe seguir haciendo control político a las causas que generaron la actual contingencia y pidió enfocarse en la desinversión propuesta por EPM.

Por parte de la multilatina, Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general, explicó que con esta medida lo que se busca es darle el oxígeno necesario a la compañía para superar su problema de liquidez y seguir a largo plazo con el plan de inversiones.

“Si EPM no logra completar estas acciones, estaría expuesta a una disminución de la calificación crediticia, que conlleva a un incremento en los costos de deuda y posibles pagos anticipados de compromisos crediticios. También existiría la posibilidad de incumplir con las inversiones regulatorias que desencadenarían multas, sanciones y disminución en la calidad de la prestación de los servicios en las empresas del grupo empresarial”, explicó Londoño.

Sí hay un problema de liquidez que hay que solucionar, pero que no se dio únicamente por la crisis de Hidroituango

El gerente de la multilatina también manifestó que EPM seguirá siendo 100 % pública, y que tanto los ingresos, el ebitda, las transferencias, las deudas y el nivel de inversiones se mantienen en niveles positivos.

Uno de los panoramas más oscuros, según las proyecciones de EPM, en caso de que no se aprueben las desinversiones, es que para 2019 la compañía no generaría utilidades, por lo que las transferencias para el 2020 serían cero para Medellín.

Por otro lado, Luz María Múnera, Bernardo Alejandro Guerra y María Paulina Aguinaga, principales concejales en contra del proyecto, advirtieron la falta de información detallada sobre el proyecto y defendieron la participación accionaria en ISA, que le genera anualmente a EPM 61.000 millones de pesos.

Los cabildantes también criticaron la decisión de la junta, de no poner a discusión la participación accionaria en la empresa de telecomunicaciones, UNE, la cual, según ellos, tiene más riesgos y generaría más recursos en caso de ser puesta en venta.

Por otro lado, la propuesta del concejal Guerra a EPM, consistente en retirar el proyecto de acuerdo que busca sopesar los efectos de la contingencia, también contó con el apoyo de varios cabildantes.

“Las explicaciones no están completas y ya que nos dicen que no tienen que traer los negocios internacionales al Concejo, pues que retiren el proyecto de acuerdo y que vendan lo que tienen en el exterior y dejemos el capital público quieto”, manifestó la concejal Luz María Múnera.

Sin embargo, María Paulina Aguinaga, la concejal que más lupa les ha puesto a las operaciones de EPM, aseguró que retirar el proyecto de acuerdo no soluciona el problema de fondo, que es la iliquidez de la empresa.

“Sí hay un problema de liquidez que hay que solucionar, pero que no se dio únicamente por la crisis de Hidroituango. Se han realizado una serie de malas inversiones que llevaron a que antes de la contingencia el nivel de endeudamiento fuera del 56 por ciento”, manifestó la concejal Aguinaga.

Según la cabildante, está claro que hay que vender activos, pero se debe analizar cuáles son los menos estratégicos. Citó el ejemplo del Parque Eólico los Cururos, el cual fue comprado por EPM en “227 millones de dólares, se capitalizó en 2016 por 10 millones de dólares y tiene pérdidas acumuladas desde el 2013 de 311 millones de dólares. Y el gerente, en plenaria del Concejo, nos dijo que el precio de venta oscilaba entre 50 y 100 millones de dólares Es decir, que podemos perder hasta 800.000 millones de pesos”, expresó.

También puntualizó que “ISA es un activo estratégico para EPM; hay otros, como UNE, que tienen grandes críticas y cuentan con pérdidas acumuladas. En caso de venderse, se habla de un valor de 2 billones de pesos”.

De acuerdo con varios cabildantes del Concejo de Medellín, cuando EPM adquirió el 10 por ciento de las acciones de ISA, los dividendos eran de $ 24.000 millones y ahora están en $ 61.000 millones anuales.

Por ahora, los corporados tendrán un mes para analizar la situación, tiempo en el cual EPM deberá entregarle al Concejo toda la información requerida para la aprobación del proyecto de acuerdo.

Cierre de negocios en Ituango

Los comerciantes, al igual que los transportadores de Ituago, dijeron tener pérdidas económicas desde que comenzó la contingencia en Hidroituango a finales de abril

Foto:

Cortesía transportadores Ituango

Afectaciones no cesan para tres comunidades

Van cerca de cinco meses y Puerto Valdivia sigue en alerta roja. Las últimas cifras entregadas por EPM indican que hay 2.230 personas en autoalbergues y 845 en albergues espontáneos.

Este corregimiento sufrió las consecuencias de uno de los primeros campanazos de alerta en las zonas de influencia de Hidroituango. La creciente del río Cauca dejó más de 60 casas destruidas en mayo, cuando un destaponamiento involuntario de uno de los túneles de desviación del proyecto hidroeléctrico golpeó a esa comunidad ribereña.

Otros habitantes que también siguen siendo obligados a abandonar sus hogares son los de Tarazá, donde hay 124 personas en albergues espontáneos.

De otro lado, ya aguas arriba, la comunidad de Ituango sufre por las ‘porterías’ que hay para ingresar y salir del municipio. El comercio y el sector transportador han hecho diferentes paros y protestas pidiendo soluciones.

Para mejorar la movilidad, EPM incrementó las caravanas de 6 a 9 viajes diarios, lo que aún no soluciona el problema. Los transportadores aseguran que pierden cerca de 2 millones de pesos por viaje no solo por la demora en tiempos, sino por los daños a los vehículos que les causan las vías del sector.

Los comerciantes, en tanto, aseguran que pasaron de ganar 500.000 pesos en promedio a cerca de 50.000 o 60.000 pesos. Ambos gremios aclararon que no están en contra de la obra, pero que no tienen por qué pagar por la emergencia que allí está ocurriendo.

De igual forma, hay un grupo de personas afectadas río arriba que han tenido que desplazarse hasta el coliseo de Ituango, donde permanecen desde que inició la contingencia, el pasado 28 de abril.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
Corresponsal EL TIEMPO
MEDELLÍN
Twitter: @AlejoMercado10

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.