Explotación sexual de niños, delito que crece en el valle de Aburrá

Explotación sexual de niños, delito que crece en el valle de Aburrá

Se hizo el primer diagnóstico del problema en municipios de área metropolitana. Resultados preocupan

Explotación abuso sexual

Distintas campañas buscan que los ciudadanos tengan mayor consciencia contra delitos sexuales a los menores de edad.

Foto:

Jaiver Nieto. EL TIEMPO

Por: Medellín
23 de noviembre 2019 , 07:15 a.m.

Entre 2014 y el primer semestre de 2019, se presentaron 476 denuncias de explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes (Escna), en los 10 municipios que componen el valle de Aburrá.

Aunque la cifra parece insignificante, comparada con delitos como el abuso sexual de menores, representa un problema de grandes magnitudes, con el agravante de que el subregistro es tan alto, que el número de casos podría ser 10 veces mayor.

Así lo concluyeron los investigadores del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA), la Universidad de Antioquia y las autoridades municipales, que firmaron un convenio para trabajar conjuntamente en el primer diagnóstico sobre Escna en el territorio metropolitano.

Cabe recordar que la Escna es un delito basado en la utilización y explotación sexual de los niños y adolescentes, con el que los victimarios buscan obtener una ganancia sexual, económica, social o política, y constituye una de las peores formas de violación de los derechos de los menores de edad.

Tasa por cada 100.000 menores de edad
Escna

Diagnóstico de Escna en el valle de Aburrá.

Foto:

EL TIEMPO

La situación es preocupante: año tras año, la problemática ha ido creciendo y, aunque la edad promedio de las víctimas es de 13 años, se presentan casos de explotación sexual comercial con niños desde los 4 hasta los 17 años, indicó Eugenio Prieto, director del AMVA.

Para realizar el diagnóstico, en el que trabajaron alrededor de siete meses, los investigadores recopilaron datos de los sistemas de información de la Policía, la Fiscalía y otras entidades oficiales e hicieron entrevistas con actores claves en los municipios.

Asimismo, se establecieron dos mesas de trabajo que cumplieron la misma metodología: una en el sur del valle de Aburrá (Envigado, Caldas, Sabaneta, La Estrella e Itagüí) y otra en el norte (Bello, Copacabana, Girardota y Barbosa).

En el caso de Medellín, el diagnóstico ya estaba realizado, pues la mesa que ha trabajado este problema lleva alrededor de 10 años y, de hecho, es una experiencia que se ha tomado como ejemplo para el actual ejercicio.

El informe arrojó que en el norte y el sur se presentan manifestaciones específicas del delito. Iván Felipe Muñoz, profesor de la Universidad de Antioquia que participó en el estudio, explicó que, por ejemplo, en los municipios del sur hay más incidencia de utilización de menores de edad en pornografía y explotación sexual abierta, es decir, la que se presenta en vías y sitios públicos, como discotecas o bares.

Agregó el docente que en los municipios del norte la problemática está más asociada a viajes y turismo, así como a utilización de menores de edad con fines sexuales por parte de grupos delincuenciales organizados.

Sin embargo, hay otras modalidades como los matrimonios serviles (casar a un niño o adolescente con un adulto por intereses económicos) y la trata de personas con fines sexuales (llevar al menor de edad de un municipio o barrio a otro para explotarlo).

En el territorio metropolitano hay identificados unos 80 puntos de mayor riesgo, entre los que se resaltan paraderos y gasolineras en la autopista, donde los menores de edad son explotados sexualmente.

La idea es poder hacer un mapa interactivo en el que las autoridades y la comunidad puedan identificar los sitios de sus municipios en los que más se está presentando el problema.

Los resultados del estudio son absolutamente preocupantes, tristes y vergonzantes

Para John Jairo Arboleda, rector de la Universidad de Antioquia, los resultados del estudio son “absolutamente preocupantes, tristes y vergonzantes” y servirán para visibilizar aún más el problema con la sociedad y lograr la participación de la misma y de la institucionalidad para combatir el delito, tanto desde la prevención, como desde la atención.

El rector agregó que otro de los agravantes que encontraron es la temprana edad a la que los niños están iniciando el consumo de drogas y alcohol, que ya está en 11 años, lo que permite que los victimarios se aprovechen para incitarlos a realizar acciones que no harían estando sobrios.

El microtráfico y un turismo hecho de mala manera también son elementos que usan las mafias que recurren a la explotación sexual de niños como una forma de lucrarse.

“Es urgente enfocar con interés superior y prevalencia de derechos de los niños, niñas y adolescentes, las decisiones políticas, administrativas y financieras expresadas en acuerdos y decretos municipales”, es la recomendación general que se hace en el diagnóstico sobre Escna en el territorio metropolitano.

La idea es que se siga trabajando con base en los resultados, aun con los cambios en las administraciones municipales el próximo año.

Las dos mesas (sur y norte) fueron instaladas en julio y cada una se reunió de manera oficial durante cinco ocasiones hasta la fecha. Además, se realizaron siete movilizaciones contra el delito de la explotación sexual comercial de menores de edad en diferentes municipios del valle de Aburrá.

A estas actividades se vincularon las autoridades municipales de educación, bienestar social y gobierno, así como organizaciones de la sociedad civil y comunitaria. En total participaron 2.000 personas.

Deben actualizar políticas públicas de municipios

Durante la elaboración del diagnóstico, los investigadores estudiaron los planes de desarrollo de los 10 municipios del valle de Aburrá.

De acuerdo con Iván Felipe Muñoz, profesor de la Universidad de Antioquia que participó en el estudio, encontraron que en 7 de ellos se menciona el delito de la Escna pero solamente en la parte de diagnóstico.

Sin embargo, solo en 5 hubo acciones en los planes indicativos, pero solo en uno (Medellín) hay acciones integrales, que buscan combatir el problema desde todos los ángulos, con el fin de erradicarlo.

En los 4 restantes, las acciones están más enfocadas en educación y pedagogía, lo cual, aunque es muy importante, no responde a la complejidad de la problemática.
Entre tanto, al revisar las políticas públicas municipales, hallaron que hay baja visibilidad de la Escna.

Se espera que en los 10 municipios se haga actualización de las mismas, de modo que se tenga un panorama completo del delito, pero también estrategias en todos los entornos para evitarlo.

Medellín es el lugar que fue tomado como ejemplo para el inicio de este ejercicio en el territorio metropolitano.

MEDELLÍN

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.