Parte de colegio en Itagüí fue demolida pero no ha sido reconstruida

Parte de colegio en Itagüí fue demolida pero no ha sido reconstruida

Estudiantes y padres de la institución educativa Avelino Saldarriaga piden que se hagan las obras.

Colegio Avelino Saldarriaga

La Institución Educativa Avelino Saldarriga está ubicada en el barrio La Independencia y brinda educación de preescolar a 11.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Por: Heidi Tamayo Ortiz
16 de febrero 2019 , 12:54 p.m.

Una difícil situación viven los estudiantes de la Institución Educativa Avelino Saldarriaga, de Itagüí, quienes llevan unos ocho meses estudiando en unas instalaciones a medias, esperando que por fin comiencen las obras de remodelación que creían iban a empezar en junio de 2018, luego de que les demolieran parte de la estructura.

Padres de familia y estudiantes denunciaron que en el lugar están hacinados y que hasta hacer la fila para comprar algo en la cafetería escolar se volvió un lío.

“Hay unos pocos salones en pie donde estudian los niños. No hay espacios seguros ni adecuados para jugar; y cuando llueve, los niños desde que entran se mojan mucho porque hay que pasar un trayecto sin techo, sin contar cómo se empantanan”, expresó Adriana Escobar, madre de dos estudiantes de 11 y 12 años.

El sentir es generalizado en la comunidad educativa. Sin embargo, dijeron que aún no les dan respuesta sobre por qué demolieron parte del colegio si no iban a empezar las obras rápido.

Colegio Avelino Saldarriaga

Padres de familia y estudiantes denunciaron que en el lugar están hacinados y que hasta hacer la fila para comprar algo en la cafetería escolar se volvió un lío.

Foto:

Cortesía Adriana Escobar

Ante esta situación, el secretario de Educación de Itagüí, Guillermo León Restrepo, explicó que en efecto parte de las instalaciones fueron demolidas en junio de 2018, pues un mes antes estaba lista la licencia de demolición y construcción, en el marco de un convenio entre el Ministerio de Educación Nacional (MEN), el Municipio y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva).

Sin embargo, las obras no se iniciaron por parte del contratista, que fue elegido por el MEN, pese a que tanto Itagüí como el Amva giraron los recursos que les correspondían a la fiducia creada para tal fin y que, en el caso de este municipio del sur del valle de Aburrá, incluye nueve instituciones educativas, entre ellas la Avelino Saldarriaga.

Colegio Avelino Saldarriaga

Hay unos pocos salones en pie donde estudian los niños. No hay espacios seguros ni adecuados para jugar.

Foto:

Cortesía Adriana Escobar

“Tenemos un proyecto de infraestructura con el MEN, que hay en todo el país. Estuvimos en conversaciones entre 2014-2015, se surtieron varias etapas y en 2016-2017 se concretó. Se hizo convenio de cofinanciación y se creó un fondo de financiamiento de infraestructura educativa para poder hacer estas obras”, indicó el funcionario.

Asimismo, añadió que el MEN ponía el 70 por ciento, el Municipio el 15 por ciento y el Amva el 15 por ciento en cada una de las nueve instituciones que serían mejoradas.
En el caso de la institución Avelino Saldarriaga, el costo inicial presupuestado fue de 6.500 millones de pesos para beneficiar a 1.157 estudiantes, de preescolar a 11, que hay en la sede principal y que es la que hoy sufre las condiciones de incomodidad y retrasos.

Hay unos pocos salones donde estudian los niños. No hay espacios seguros ni adecuados para jugar; y cuando llueve, los niños desde que entran se mojan mucho porque hay que pasar un trayecto sin techo

“El Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa (Ffie), creado para estos proyectos, está en conversaciones con nosotros, el Amva, el contratista y la fiducia para mirar si se debe declarar el incumplimiento por parte del contratista en esta y en otras obras del país”, agregó Restrepo.

EL TIEMPO trató de obtener respuestas de parte del Ffie, pero no fue posible.
El secretario también dijo que en este colegio solo quedaron en pie unos salones que llevaban poco tiempo de construidos y que los estudiantes fueron divididos en dos jornadas.

Además, hicieron uso de placas polideportivas y una pista de BMX aledañas para que los niños pudieran ingresar. Unas aulas provisionales fueron construidas, especialmente para la parte administrativa.

Mientras tanto, la comunidad educativa sigue esperando que se resuelva la situación. La secretaría de Educación no se atreve a dar una fecha exacta, pues la decisión depende de terceros.

En este momento, de las nueve I. E. de Itagüí que están en este proyecto nacional, hay cuatro en la misma situación que la Avelino Saldarriaga, otra con avances incipientes y cuatro más con avances medios.

En total, el Amva y el Municipio giraron 7.400 millones, aproximadamente cada uno, para los nueve colegios de Itagüí.

Si la situación se resolviera y las obras comenzaran en marzo, por ejemplo, estarían listas más o menos en abril o mayo de 2020. Esa es la ilusión de padres, estudiantes y docentes de la Avelino Saldarriaga.

Entrar y salir, un peligro

Otro de los problemas que aqueja a los estudiantes de la Institución Educativa Avelino Saldarriaga es el peligro al que están sometidos, pues deben pararse en una avenida de alto tráfico vehicular al ingresar y salir de clases.

Esta vía es de las más concurridas del municipio, pues por allí transitan vehículos del municipio, del corregimiento San Antonio de Prado y de La Estrella.

Adriana Escobar, una madre de familia, indicó que los acudientes deben hacerse casi en la mitad de la calle para pedirles a los conductores que frenen y que así los niños puedan cruzar. “Es una zozobra cada que uno va a llevar a los niños, muchas veces para no llegar tarde se les tiran a los carros”, expresó Escobar.

Asimismo, se quejó de que varias veces han notado que no hay presencia de agentes de tránsito o policías que ayuden a que los niños estén protegidos. Aseguró que en ocasiones el tránsito llega a primera hora, ubica unos conos anaranjados en la vía y se va del lugar, para regresar unos 40 minutos después.

Es una zozobra cada que uno va a llevar a los niños, muchas veces para no llegar tarde se les tiran a los carros

Ante esta situación, el secretario de Educación dijo que hay permanente vigilancia de las autoridades viales porque son conscientes del riesgo que corren los estudiantes.

Aunque algunos padres de familia argumentan que la situación con el ingreso y la salida se complicó tras las demoliciones en el colegio, el funcionario afirmó que esto nada tiene qué ver y que es una situación permanente desde hace mucho tiempo.

“El ingreso de los estudiantes por esta vía de alta afluencia vehicular siempre ha sido así. Aunque se culminen las obras, la situación continuará de la misma forma porque la entrada del colegio no se va a cambiar”, agregó el funcionario.

Los padres de familia piden acciones de movilidad que permitan que sus hijos no expongan sus vidas a la hora de cruzar la calle.

HEIDI TAMAYO ORTIZ
Redactora de EL TIEMPO
Medellín
En Twitter: @HeidiTamayo

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.