A leer de nuevo bajo la sombra del pero

A leer de nuevo bajo la sombra del pero

La Feria, que reúne cada vez a más lectores, tendrá una nueva edición este sábado 15 de diciembre.

Feria del pero

La Feria la organizan dos de las librerías más importantes de la ciudad.

Foto:

Cortesía Palinuro

Por: Miguel Osorio Montoya
14 de diciembre 2018 , 07:47 p.m.

Hoy, sábado 15 de diciembre, a partir de las 10 de la mañana, comienza una singular feria que llega ya a su sexta versión. Esta no gira en torno al comercio, tampoco pretende generar cuantiosas sumas económicas. La Feria del Pero, por el contrario, tiene un fin particular que sus creadores consideran loable: brindar a la gente un lugar de esparcimiento diferente al fútbol y el licor. En ella, que se celebra cada seis meses desde 2015, el libro y la lectura son los actores principales. La de hoy trae novedades para los asistentes.

La Feria del Pero la organizan dos de las librerías más importantes de la ciudad, Palinuro y Grámmata. Ambas funcionan en una casa de dos pisos, cada una en un nivel. Luis Alberto Arango, dueño de Palinuro, cuenta que el escritor Héctor Abad Faciolince calificó como un ‘matrimonio perpetuo’ la unión de las dos librerías. Están ubicada cerca del centro comercial Obelisco (Calle 49B 75-33).

Y es precisamente la Feria del Pero el evento más importante que hacen en conjunto. Arango cuenta que la idea nació en el 2015, cuando Palinuro migró del centro de la ciudad al segundo piso de la casona, donde está ahora. “Yo estaba conversando con Wilson Mendoza, el dueño de Grammata, en el balcón. Entonces, entre la charla, le dije que organizáramos una feria propia en la que no tuviéramos que pedirle ayuda a nadie ni pedir permiso de espacio público”, rememora.

Yo estaba conversando con Wilson Mendoza, el dueño de Grammata, en el balcón. Entonces, entre la charla, le dije que organizáramos una feria propia en la que no tuviéramos que pedirle ayuda a nadie

Entonces, de manera espontánea, al librero se le ocurrió que el evento podía hacerse en el antejardín de la casa, justo debajo de un pero de agua (Syzygium malaccense) que da abundante sombra. Fue el inicio.

Mendoza, por su parte, cuenta que el evento fue un éxito desde la primera versión y que, paulatinamente, ha ido creciendo en público. Para esta versión, como en todas las anteriores, uno de los atractivos especiales será la ‘pesca milagrosa’.

Arango explica que esta actividad nació como una idea que tuvo su hija en una feria en el Jardín Botánico, pero solo con los años se perfeccionó. Los asistentes que quieran participar de esta deberán pararse en el balcón y, con una caña profesional en mano, tratar de pescar algún libro que esté dentro de una canasta ubicada en el primer piso. “Es una cosa muy curiosa, hay gente que incluso se pone aletas y esnórquel para tomarse una foto. Pero mire la coincidencia: el primer libro que se pescó en esta actividad fue El sueño de los peces voladores, una cosa increíble”, cuenta Mendoza.

Es una cosa muy curiosa, hay gente que incluso se pone aletas y esnórquel para tomarse una foto

Además de la pesca, este año también se celebrará el tradicional pícnic literario para niños. Allí, los infantes se reunirán bajo la sombra del pero a escuchar sus primeras lecturas. Mendoza también resalta que en esta edición se lanzarán dos libros durante el evento. El primero de ellos a la una de la tarde, titulado Oliverio y escrito por Diego Alejandro Restrepo. El texto, calificado como ‘para niños de todas las edades’, será leído por el propio autor. A las 5 p. m., por su parte, Diego Londoño presentará su libro Rodolfo Aicardi, el ídolo de siempre, una biografía de uno de los artistas musicales más importantes de la historia contemporánea del país.

Arango y Mendoza, cada uno dese su librería, comentan que la Feria del Pero ha adquirido dimensiones de ciudad. Según dicen, a ella asisten escritores como Juan Diego Mejía. Incluso, este año, Pablo Montoya, quien entre otras cosas ganó el premio Rómulo Gallegos, les dijo que de estar en Medellín habría asistido con gusto. El escritor se encuentra en Francia.

Para Diego Aristizábal, director de la Fiesta del Libro de Medellín, esta feria es de suma importancia para la ciudad. “Grammata es una librería muy importante, que ha traído nuevas editoriales. Palinuro, por su parte, cuenta con Luis, que es un librero excepcional. Esta feria es una oportunidad maravillosa que tiene la ciudad para seguir explorando la cultura y formar nuevos lectores”, expresa Aristizábal. Esa es la idea de los dos libreros creadores de la feria: crear nuevos lectores y fortalecer la relación con los ya existentes.

Esta feria es una oportunidad maravillosa que tiene la ciudad para seguir explorando la cultura y formar nuevos lectores

Esta mañana, de nuevo, el pero se reunirá con los lectores que cada seis meses acuden para departir plácidamente bajo su sombra y gozar de los beneficios de la literatura.

Miguel Osorio Montoya
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN 
​@MigoroMontoya

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.