En Santa Elena siguen en vilo por agrietamientos

En Santa Elena siguen en vilo por agrietamientos

Hasta noviembre se extenderán los estudios contratados por Dagrd para identificar los responsables.

Grietas en viviendas de Santa Elena

'Las Acacias' es una de las casas más afectadas por las grietas.

Foto:

Carlos Mario Cano

Por: Carlos Mario Cano R.
01 de agosto 2018 , 07:30 a.m.

Los turistas ni siquiera intentan acercarse. A lo sumo, llegan hasta el Monumento al Silletero o pasan por un lado de las escaleras que conducen a la iglesia de Santa Elena, patrimonio municipal que lleva más de cuatro meses cerrado al público por la aparición de unas grietas que alertaron a la comunidad.

“Algunos incluso se toman fotos con la iglesia cerrada”, dice el sacerdote Byron Saldarriaga, quien ha tenido que celebrar las misas en el salón parroquial. Para el párroco, que lleva un mes entre los habitantes de Santa Elena, solo hay un anhelo: “que la gente tenga su espacio para celebrar la eucaristía con dignidad”.

Muchas personas de la comunidad siguen inquietas por el futuro de las viviendas afectadas y, especialmente, por el tiempo que durará cerrada la iglesia. Técnicamente se deben esperar dos estudios adicionales e independientes que contrató el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres (Dagrd) para saber cuáles son las causas de los agrietamientos en algunos de los inmuebles de la centralidad. Los estudios servirán para comparar con el análisis hecho por la Concesión Túnel Aburrá-Oriente, que dio como resultado que las detonaciones para construir el Túnel no eran las responsables de los agrietamientos.

“Toda la actividad económica y el comercio se afectó en Semana Santa, y lo mismo va a pasar en Feria de las Flores. La gente llega a tomarse la foto en el Monumento al Silletero y a ver el templo”, dice David Alejandro García Hernández, edil de Santa Elena, quien considera que, paralelo a los estudios técnicos debería haber una solución inmediata para las familias afectadas.

El informe entregado por el Dagrd al concejo municipal, el pasado 8 de julio, afirma que las grietas en las viviendas y el templo se deben a alguna de estas cuatro problemáticas: deficiencias constructivas, degradación de los materiales, ausencia o insuficiencia de obras de drenaje y carencia o ausencia de mantenimientos de las edificaciones.


“Yo no dudo de ese estudio, pero si la comunidad quiere más certezas busquemos otros estudios”, afirma Carlos Alberto Zuluaga, concejal que lidera la comisión accidental que le hace seguimiento al tema. Sin embargo, para Silvia Hincapié, abogada cuya familia resultó afectada, debe analizarse la idoneidad de los resultados, pues la Concesión no debe ser juez y parte.

“Somos una familia con más de 75 años en el parque de Santa Elena, allí han crecido cuatro generaciones. Tenemos siete contadores conectados al acueducto veredal, y un derecho adquirido de aguas, desde hace más de 80 años, desde el naciente de una quebrada”, subraya Hincapié quien rechaza categóricamente las versiones que dicen que los problemas de las viviendas se deben a conexiones ilegales al agua.

Grietas en viviendas de Santa Elena

Cada ocho días, ingenieros contratados por el Dagrd van a revisar cómo evolucionan las grietas.

Foto:

Carlos Mario Cano

Buscarán conciliación

Hincapié ya ha perdido la cuenta del número de ingenieros que han pasado por su casa, que tiene grietas por todos lados.

“Desde marzo que empezó todo, han venido varios, hace como 15 días vinieron los últimos que dizque están haciendo el nuevo estudio”, dice mientras señala tres huecos que tiene el piso de la casa, que hicieron para adelantar análisis. Por su parte, el párroco Saldarriaga menciona que cada ocho días, ingenieros contratados por el Dagrd van a revisar cómo evolucionan las grietas.

Según el Dagrd, en sesión del concejo del 3 de julio, el Municipio contrató a una empresa privada de instrumentación geotécnica para adelantar los estudios que solicitaba la ciudadanía: este tercero independiente analizará el impacto de las detonaciones del Túnel de Oriente en las viviendas.

El segundo estudio que contrataron, que es mucho más completo y finalizará a mediados de noviembre, es un modelo geofísico e hidrogeológico de la centralidad de Santa Elena, que también incluye: instrumentación y monitoreo geotécnico, monitoreo topográfico y un monitoreo y análisis patológico de las edificaciones afectadas. Una vez se entreguen los resultados, se podrán definir responsabilidades y acciones a implementar.

Grietas en viviendas de Santa Elena

La iglesia de Santa Elena lleva más de cuatro meses cerrada para los feligreses. Las misas se están dando en el Salón Parroquial.

Foto:

Carlos Mario Cano

Hincapié reconoció la diligencia de las autoridades que desde el inicio del problema han estado atentas. Sin embargo, cuestiona que aún no llegan las soluciones.

“Creemos que el Estado va a responder, que debemos desarrollarnos y procurar el bien colectivo. Pero si el Estado hizo un daño lo debe reparar, no estamos pidiendo nada que no sea justo”, subraya Hincapié quien agrega que luego de la Feria de las Flores buscarán una conciliación con las autoridades para encontrar una solución.

Según el párroco Saldarriaga, la comunidad está dispuesta a mejorar sus instalaciones parroquiales y por eso en las próximas semanas se van a reunir con benefactores y grupos de apoyo para idear maneras de recoger fondos. “Lo que necesitamos es que nos digan cuándo podemos comenzar”, dice el sacerdote quien también anhela celebrar en esta capilla la primera eucaristía como párroco de Santa Elena.

Toda la actividad económica y el comercio se afectó en Semana Santa, y lo mismo va a pasar en Feria de las Flores

Frente a la premura de la comunidad, el concejal Zuluaga hace un llamado a esperar los resultados de los nuevos análisis: “se debe tener tranquilidad porque se necesitan los estudios para poder hacer acciones jurídicas a futuro y para tener tranquilidad de que esto no ha sido fruto de improvisaciones”, concluye el concejal.

Mientras tanto, Hincapié agradece que su mamá ya no está viva para que no presencie cómo quedó la casa en la que crio y vio crecer a sus hijos. “¿Sabe que esta casa se llama ‘Las Acacias’? Nos va a tocar cantarle la canción porque ya no vive nadie en ella”, dice mientras observa la casa inhabitada.

Carlos Mario Cano Restrepo
Para EL TIEMPO@carlosmariocano

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.